Política

Estados Unidos vota un día martes para cumplir con Dios y con el César

El Congreso estableció la fecha en 1845 y se ha mantenido invariable hasta el presente

Remontémonos a 1845.

Ese año, el Congreso de Estados Unidos aprobó una ley que estableció cuándo se realizan las elecciones presidenciales y legislativas: el primer martes después del primer lunes de noviembre y rige para todo el territorio del país.

Cualquier cambio de fecha solo el Poder Legislativo federal puede autorizarlo y desde entonces nunca ha ocurrido, ni siquiera cuando Estados Unidos se vio sacudido por situaciones tan extraordinarias como su participación en las dos guerras mundiales.

¿Por qué martes? Los legisladores decidieron que era el mejor día pues así los ciudadanos podían cumplir con sus deberes religiosos (sábado o domingo), viajar el lunes en caballo o carruaje hasta el centro de votación más cercano para sufragar el martes y volver a casa.

¿Y por qué en noviembre? El Estados Unidos de 1845 era un país con una economía principalmente agrícola, por lo cual los periodos de cosecha y recolección de esta eran fundamentales. En noviembre ya el producto estaba recogido y los comicios no distraían a los granjeros.

En este video les cuento sobre esta particularidad del proceso electoral estadounidense.

Víctor Hugo Murillo S.

Víctor Hugo Murillo S.

Editor de la sección de El Mundo. Aficionado a la política internacional y la Historia. El blog "Vistazo al mundo" es un espacio para comentar asuntos de índole internacional con el propósito de facilitar la comprensión.

LE RECOMENDAMOS

En beneficio de la transparencia y para evitar distorsiones del debate público por medios informáticos o aprovechando el anonimato, la sección de comentarios está reservada para nuestros suscriptores para comentar sobre el contenido de los artículos, no sobre los autores. El nombre completo y número de cédula del suscriptor aparecerá automáticamente con el comentario.