AFP. 13 octubre
Un misil balístico intercontinental lanzado desde una plataforma montada en un camión en algún lugar de Rusia. AP/Archivo
Un misil balístico intercontinental lanzado desde una plataforma montada en un camión en algún lugar de Rusia. AP/Archivo

Washington y Moscú. Estados Unidos anunció este martes un “acuerdo de principio” con Rusia para prolongar el tratado New Start, el último gran acuerdo nuclear entre las dos naciones, que expira en febrero.

“Estamos de hecho dispuestos a extender el tratado New Start por un periodo mientras ellos a cambio acuerden limitar -congelar- su arsenal nuclear”, dijo el negociador estadounidense, Marshall Billingslea.

Casi de inmediato, el viceministro ruso de Relaciones Exteriores, Serguéi Riabkov, manifestó que esa condición "es una proposición inaceptable”.

El pacto, firmado en el 2010 por los entonces presidentes Barack Obama y Dmitri Medvédev, limita a cada país a no más de 1.550 ojivas nucleares instaladas y 700 misiles y bombarderos. El tratado, prorrogable por cinco años más, contempla un mecanismo de verificación que incluye inspecciones in situ de las bases nucleares de cada país.

El gobierno del presidente Donald Trump ha insistido sin éxito que China participe en el acuerdo para reducir el armamento nuclear, pero a tres semanas de las elecciones en Estados Unidos, dice que por ahora está dispuesto a mantener el tratado en su mayoría como está.

"Creemos que hay un acuerdo de principio al más alto nivel entre los dos gobiernos", agregó Billingslea hablando en la Heritage Foundation.

El funcionario estadounidense acortó la semana pasada su viaje a Asia para entrevistarse con su homólogo ruso en Helsinki, al señalar que pensaba que había un ánimo de compromiso.

Agregó que Rusia aún tiene que dar una aprobación final al “acuerdo de caballeros” y autorizar la concreción de los detalles.

“Estamos listos para llegar a este acuerdo. De hecho, podemos alcanzarlo mañana, pero Moscú va a tener que mostrar también la voluntad política de hacerlo”, recalcó.

Billingslea añadió que Estados Unidos seguirá insistiendo en la participación de China, cuyo programa nuclear está creciendo con velocidad, pero sigue siendo una fracción en comparación con los arsenales de Rusia y Estados Unidos.

El negociador declaró: “Todo lo que acordemos con los rusos debe ser enmarcado y en un formato que permita extender ese acuerdo a los chinos cuando finalmente sean llevados a la mesa de negociaciones”.

Indicó que Estados Unidos también busca medidas de verificación de Rusia y está dispuesto a tomar acciones recíprocas.

“Si sabemos algo sobre los rusos es que son violadores en serie de tratados”, afirmó.