AFP. Hace 4 días
Personas depositan flores en memoria de las víctimas de la masacre de El Mozote, uno de los peores episodios de violencia en la guerra civil de El Salvador.
Personas depositan flores en memoria de las víctimas de la masacre de El Mozote, uno de los peores episodios de violencia en la guerra civil de El Salvador.

San Salvador. La Corte Suprema de Justicia (CSJ) de El Salvador ordenó este viernes al Congreso que emita de aquí a noviembre una ley de reconciliación para indemnizar a víctimas de graves violaciones de derechos humanos ocurridos durante la guerra civil, entre 1980 y 1992.

El Congreso tenía hasta este mes de julio para aprobar la ley de reconciliación por mandato de la Sala de lo Constitucional de la CSJ, pero esta instancia decidió ampliar el plazo hasta el 13 de noviembre, según indicó en una resolución.

La Sala declaró inconstitucional en el 2016 una ley de amnistía de 1993 que perdonaba a los responsables de atrocidades cometidas en la guerra y permitió así que esos crímenes fueran tratados en los tribunales.

Tras declarar inconstitucional la ley, se ordenó a los parlamentarios elaborar una ley de reconciliación.

Este viernes, la Sala indicó al Congreso que para elaborar esa nueva ley "debe propiciar aún más un proceso de diálogo abierto, transparente e inclusivo con los diversos sectores de la sociedad civil", pero especialmente "con los grupos de víctimas del conflicto armado".

En mayo, el Congreso intentó avanzar en la aprobación de un proyecto de ley de reconciliación, pero renunció a su propuesta ante el fuerte rechazo que generó dentro y fuera del país. Organismos humanitarios denunciaron entonces que esa normativa planteaba la inclusión de una nueva amnistía.

Los congresistas discuten ahora una nueva propuesta de ley de reconciliación, pero la Corte Suprema les recordó que, de momento, el debate legislativo "no ha sido capaz de generar niveles de confianza mínimos", por lo que insistió en que debe "tomarse en consideración la opinión de las víctimas".

El Salvador puso fin a la guerra civil en 1992 con un acuerdo de paz mediado por la ONU entre el gobierno y la entonces guerrilla del Frente Farabundo Martí para la Liberación Nacional (FMLN), tras 12 años de un conflicto que dejó más de 75.000 muertos y 7.000 desaparecidos.