AFP. 26 agosto
El colombiano Luis Alberto Moreno fue elegido presidente del BID en julio del 2005. EFE/Archivo
El colombiano Luis Alberto Moreno fue elegido presidente del BID en julio del 2005. EFE/Archivo

Ciudad de México. Exmandatarios de Latinoamérica y España acusaron el miércoles al presidente estadounidense, Donald Trump, de querer “imponer” a su candidato para dirigir el Banco Interamericano de Desarrollo (BID), en un nuevo llamado a postergar una elección que según dijeron “carecería de legitimidad”.

Ya lo habían dicho en junio, cuando el gobierno de Trump nominó a Mauricio Claver-Carone, un abogado de origen cubano de línea dura hacia Cuba y Venezuela, quien actualmente dice contar con el apoyo de 17 países.

La postulación estadounidense constituye una “agresión a la dignidad latinoamericana”, afirmaron en una declaración conjunta Fernando Henrique Cardoso, de Brasil (1995-2002); Ernesto Zedillo, de México (1994-2000); Felipe González, de España (1982-1996); Ricardo Lagos, de Chile (2000-2006); Juan Manuel Santos, de Colombia (2010-2018), y Julio María Sanguinetti, de Uruguay (1985-1990 y 1995-2000).

"Estados Unidos, sin consulta ni debate en los organismos pertinentes del BID, lanzó su candidatura pasando por encima de acuerdos y normas", indicaron, en referencia al acuerdo que rige desde la fundación del Banco en 1959, por el cual su presidencia es ocupada por un latinoamericano y su vicepresidencia, por un estadounidense.

"El presidente norteamericano quiebra esa convivencia y busca imponer a su candidato por encima del consenso histórico", dijeron en un texto publicado en Twitter por Santos.

“Por eso”, agregaron, “la elección convocada para el 12 y 13 de setiembre, de ocurrir, carecería de legitimidad y más pronto que tarde debiera considerarse nula”.

La elección del sucesor del colombiano Luis Alberto Moreno está prevista en una reunión virtual en esas fechas. Iba a ser en marzo en la asamblea anual del BID en Barranquilla, Colombia. Pero por la emergencia de la covid-19 la cita quedó para setiembre.

En julio, el directorio del BID volvió a aplazarla, esta vez para marzo del 2021, aunque la votación del nuevo presidente se mantuvo.

“Lo políticamente sensato era y es postergar ambas acciones”, señalaron los exmandatarios, quienes instaron a preparar “pulcra y cuidadosamente” una Asamblea que, según ellos, debe definir la estrategia para lidiar con la crisis derivada de la pandemia, y elegir quién la lidere.

‘Daño irreparable'

Una presidencia de Claver-Carone "sería una imposición arbitraria" y "el daño para el BID sería irreparable", opinaron.

Argentina, Costa Rica, Chile y México también se oponen a una elección en setiembre, al igual que el jefe de la diplomacia de la Unión Europea (UE), Josep Borrell, que así lo recomendó semanas atrás a los países europeos miembros del BID.

La semana pasada, en un espaldarazo al candidato de Washington, 17 países rechazaron aplazar la votación.

El BID, principal fuente de financiamiento para el desarrollo de América Latina y el Caribe, tiene 48 países miembros representados por gobernadores. El poder de voto de cada uno depende del capital suscrito.

Estados Unidos, el mayor accionista de BID, posee el 30%. Los otros 16 países que desestimaron postergar la elección suman otro 23,9%.

Argentina, México, Chile y Costa Rica alcanzan en total poco más de 22%.

Para que la elección se lleve a cabo se requiere un cuórum de una mayoría absoluta de los gobernadores (por lo menos 25), una mayoría absoluta de los gobernadores de los países miembros regionales (por lo menos 15) y al menos 75% de la totalidad de los votos de los países miembros.

"Hasta ahora, no se ha recibido ninguna solicitud para reprogramar la elección", indicó a la AFP un vocero del BID.

Según lo dispuesto por el directorio, se podrán proponer candidaturas hasta el 10 de setiembre.

Argentina ha dicho que respalda a Gustavo Beliz, secretario de Asuntos Estratégicos de la Presidencia, mientras Costa Rica promueve a su expresidenta Laura Chinchilla.

Pero según información del BID, Claver-Carone, postulado por Estados Unidos, El Salvador, Guyana, Haití y Paraguay, es el único en carrera formalmente.

El nuevo presidente del BID debe asumir no más de 60 días después de su elección, en una fecha determinada por la Asamblea de Gobernadores.

El mandato de Moreno, en el cargo desde 2005, expira el 30 de setiembre de 2020.