21 abril, 2012

Naciones Unidas. (AP).  El Consejo de Seguridad de Naciones Unidas aprobó hoy por unanimidad una resolución que amplía el número de observadores del organismo en Siria, de 30 a 300, y que exige un alto inmediato a la violencia que se ha intensificado desde hace una semana, cuando entró en vigor una tregua.

La resolución confiere al secretario general de ONU, Ban Ki-moon, la autoridad para decidir cuándo desplegar a los observadores internacionales, con base en los hechos que ocurran en Siria, incluida la consolidación del cese al fuego.

Ban acusó el jueves al presidente sirio Bashar al-Asad de no cumplir con el alto al fuego, y se mostró consternado por la intensificación de la violencia.

La resolución concilió declaraciones contradictorias de Rusia y Europa, y retiró la exigencia de sanciones no militares si Siria no retiraba sus fuerzas y armamento pesado de las ciudades y pueblos. La Unión Europea había propuesto esa exigencia.

Etiquetado como: