Interés Humano

SpaceX lleva a los primeros turistas al espacio en un viaje de tres días

El despegue está previsto a partir de las 6:02 p.m. (hora en Costa Rica) de este miércoles, con una ventana de lanzamiento de cinco horas y, por el momento, una meteorología favorable en una jornada que comenzó soleada

Florida. SpaceX está preparándose para enviar la primera tripulación totalmente civil a la órbita de la Tierra este miércoles por la noche, culminando así un verano de vuelos espaciales privados en una de las misiones turísticas más ambiciosas hasta la fecha.

Llamada Inspiration4, la misión es la primera de la historia que envía solo a novatos a la órbita terrestre, sin astronautas profesionales a bordo.

El despegue está previsto a partir de las 6:02 p.m. (hora en Costa Rica), con una ventana de lanzamiento de cinco horas y, por el momento, una meteorología favorable.

Tras recibir la visita del jefe de SpaceX, Elon Musk, los cuatro tripulantes se subieron en torno a las 4 p.m. en varios Tesla blancos bajo el sol y el aplauso de una pequeña multitud, para llegar al edificio donde se colocarían sus trajes especiales antes de embarcar. Musk es también el fundador de la compañía de autos eléctricos.

El cohete Falcon 9, que lleva la cápsula Dragon encima, será lanzado desde la legendaria plataforma 39A del Centro Kennedy de la NASA en Florida, donde despegó la misión Apolo 11 a la Luna.

Los cuatro estadounidenses a bordo viajarán más lejos que la Estación Espacial Internacional (ISS), hasta una órbita a 575 km de la Tierra. Cada día darán la vuelta al mundo unas 15 veces.

Los viajeros tendrán una espectacular visión del espacio gracias a una cúpula de vidrio que será descubierta 13 minutos después del despegue.

Al final de su viaje, “aproximadamente tres días después del despegue”, iniciarán un vertiginoso descenso para aterrizar frente a la costa de Florida, frenados por paracaídas.

“¡El lanzamiento de #Inspiration4 nos recuerda lo que se puede lograr cuando nos asociamos con la industria privada!”, escribió en Twitter el administrador de la NASA, Bill Nelson, antes del lanzamiento.

Desde su fundación en el 2011, la visión del programa de tripulación comercial de la NASA ha sido desarrollar la capacidad comercial.

La misión fue fletada por el multimillonario de 38 años Jared Isaacman, director de una empresa de servicios financieros y experimentado piloto.

El precio que pagó a SpaceX no ha sido revelado, pero es de suponer que se trata de decenas de millones de dólares. Él será el comandante a bordo y ofreció otras tres plazas a desconocidos.

Hayley Arceneaux, superviviente de un cáncer pediátrico, es una asistente médica de 29 años. Será la mujer estadounidense más joven en entrar en órbita y la primera persona con una prótesis (de fémur) en hacerlo.

Chris Sembroski, de 42 años, es un exoficial de la Fuerza Aérea estadounidense que ahora trabaja en la industria de la aviación.

Por último está Sian Proctor, una profesora de geología de 51 años que estuvo a punto de ser seleccionada en el 2009 para convertirse en astronauta de la NASA. Será la cuarta mujer afroestadounidense que viaja al espacio.

Pruebas físicas

El objetivo es marcar un punto de inflexión en la democratización del espacio y demostrar que el cosmos también es accesible para personas que no han sido seleccionadas y entrenadas durante años como los astronautas.

Para SpaceX, se trata nada menos que de un primer paso hacia una humanidad multiplanetaria, que es la visión definitiva de Musk.

“Nos damos cuenta de lo afortunados que somos y estamos tratando de ser muy reflexivos en la forma como abordamos esto, con la esperanza de establecer el estándar que tendrán las misiones futuras”, dijo Jared Isaacman en una conferencia de prensa el martes. “Esto acaba de empezar”.

A bordo, serán analizados sus datos biológicos (ritmo cardíaco, sueño, por ejemplo), así como sus capacidades cognitivas.

También serán sometidos a pruebas antes y después del viaje para medir el efecto de la falta de gravedad en sus cuerpos.

Su entrenamiento duró apenas unos seis meses. El vuelo debería ser totalmente automático, pero la tripulación ha sido entrenada por SpaceX para tomar el control en caso de emergencia.

Los tripulantes también fueron sometidos a pruebas físicas. Juntos caminaron por la nieve hasta una altitud de más de 3.000 metros en el noroeste de Estados Unidos.

También experimentaron la fuerza g a la que estarán expuestos a través de una centrifugadora (un brazo largo que gira rápidamente) y de vuelos en jet.

La misión además recauda fondos para el Hospital Infantil St Jude (Memphis, Tennessee), donde Hayley Arceneaux trabaja ahora tras haber sido tratada allí de niña.

La nave contendrá diversos objetos (un ukelele, 30 kg de lúpulo para hacer cerveza con sabor a espacio en la Tierra, obras de arte de NFT certificadas digitalmente, etc.) que luego serán subastados.

Esta misión pone fin a un verano boreal marcado por vuelos de multimillonarios al espacio. El primero fue Richard Branson, el 11 de julio, quien despegó a bordo de la nave de Virgin Galactic, y unos días después Jeff Bezos, el fundador de Amazon, con su empresa Blue Origin.

Pero estos vuelos solo ofrecieron unos minutos de ingravidez.

Es la cuarta vez que la empresa de Elon Musk, que se ha convertido en un gigante de la industria en pocos años, envía personas al espacio, después de haber lanzado a 10 astronautas a la ISS por encargo de la NASA.

SpaceX prevé otros vuelos de turismo espacial, incluyendo uno a partir de enero de 2022, que debe transportar a tres empresarios a la ISS.