Noé Leiva/AFP. 6 junio
Lorenzo Aguilera y un hijo pescaban camarones en la isla Exposición, en el golfo de Fonseca, en el Pacífico de Honduras.
Lorenzo Aguilera y un hijo pescaban camarones en la isla Exposición, en el golfo de Fonseca, en el Pacífico de Honduras.

Amapala, Honduras. Lorenzo Aguilera se resiste a desalojar, con su rebaño de ovejas y su ganado vacuno, la isla Exposición en el Pacífico, donde el Gobierno hondureño pretende instalar un zoológico como parte de su proyecto de “ciudades modelo”, inspirado en Singapur y Corea del Sur.

En octubre pasado, cuenta este campesino de 59 años, desembarcaron una jueza y una docena de soldados, algunos cubriéndose el rostro con pasamontañas, para advertirle de que tenía hasta el 1.° de enero anterior para salir de la hermosa isla.

La isla Exposición es un paraje de 30 hectáreas con un bosque virgen y montes de hasta 120 metros sobre el nivel del mar en el golfo de Fonseca, que Honduras comparte con El Salvador y Nicaragua en el océano Pacífico.

Hasta ahora, Lorenzo es la única persona presionada para desalojar una de las islas y zonas del litoral, dentro del proyecto que aparece detallado en el video Ciudad panacea Honduras.

Según este, se crearán ciudades con rascacielos de hasta 360 pisos, un moderno aeropuerto en San Lorenzo, un megapuerto en Amapala, diez líneas férreas, terminales de almacenamiento de contenedores, zonas comerciales e industriales y bancarias, grandes hoteles, hospitales privados y centros de estudios superiores.

De baja estatura y tez curtida por el sol, Lorenzo vive en una choza de cinc rodeada de 200 ovejas, una treintena de vacas y dos criaderos de peces y camarones, al pie de la montaña de este paraíso tropical al que se llega navegando una media hora desde tierra firme.

“Tengo mucho dinero invertido, soy una persona luchadora”, comenta mientras lanza la atarraya para pescar en una de sus dos pozas de cultivos de camarones en el terreno arenoso al pie de la montaña virgen de la isla.

Después de mucha resistencia judicial, el 15 de agosto de 2013 el Congreso hondureño aprobó la Ley de las Zonas de Empleo y Desarrollo Económico (ZEDE), también conocida como ley de “ciudades modelo”, una apuesta para sacar al país de la pobreza que afecta a más del 70% de los 8,7 millones de habitantes.

Algunos habitantes d ela isla Exposición, en el golfo de Fonseca, Honduras, se dedican a la cría de ganado. Es el caso de Lorenzo Aguilera
Algunos habitantes d ela isla Exposición, en el golfo de Fonseca, Honduras, se dedican a la cría de ganado. Es el caso de Lorenzo Aguilera

Según la ley, las ZEDE se extenderán como enclaves, como Estados dentro de otro Estado, en diferentes zonas, como por ejemplo la costa del Caribe, donde están las mayores atracciones turísticas del país.

El presidente Juan Orlando Hernández, quien en noviembre la presentó a un grupo de 20 inversionistas extranjeros interesados, ha defendido la iniciativa al señalar que se asemeja a lo que hicieron Singapur y Corea, “que eran más pobres que nosotros en el siglo pasado”.

Lorenzo se siente vulnerable al desalojo porque carece de escritura de propiedad de la tierra.

Habitantes se resisten a abandonar islas hondureñas del golfo de Fonseca

Al otro lado de la isla viven otras diez familias, incluyendo la de Mártir Acosta, un pescador de complexión fuerte de 58 años, quien dice sí tener documentos de propiedad.

'Primeros muertos...'

Renuente a hablar con la prensa por temor, Mártir asegura que todos los habitantes de las islas han acordado que “primero muertos antes que salir”, porque han hecho toda su vida y la de sus familias en este lugar.

El director de la Unidad Ambiental de la Alcaldía de Amapala, Miguel González, afirmó que el desalojo pende sobre unas 700 personas que habitan en tres de las 13 islas destinadas por el Gobierno a las “ciudades modelo”.

Las 13 islas del Parque Nacional Marino son un encanto que se levanta sobre el manto azul del mar. La más habitada es San Carlos, donde las viviendas de cemento y techos rojos suben por una ladera entre el bosque.

Está deshabitada la isla de las Sirenas, una elevación rocosa donde revolotean o se posan en las ramas de los árboles miles de fragatas, imponentes aves negras de cabeza y pecho blancos con cola de tijerilla que conviven con pelícanos, gaviotas, cigüeñas y otras aves marinas.

Mártir Acosta es otro pescador que vive en la isla Exposición, en el golfo de Fonseca, Honduras.
Mártir Acosta es otro pescador que vive en la isla Exposición, en el golfo de Fonseca, Honduras.

Dina Morel, directora de la ONG Comité de Defensa y Desarrollo de la Flora y Fauna del Golfo de Fonseca, aseguró que las “ciudades modelo” violentan la Constitución y la ley de protección del parque marino.La ambientalista anunció que saldrán en defensa de los pobladores, aunque duda que se concrete ese gran proyecto del Gobierno, por falta de inversores.