Interés Humano

Inconvenientes de la ‘covid cero’ hacen huir a extranjeros de China

Estrategia, con vuelos internacionales reducidos, visados otorgados a cuentagotas y cuarentenas a las llegadas, complicó también la contratación de trabajadores extranjeros

Pekín. Al cabo de diez años en China, Colin Chan decidió volver a Singapur, harto de la interminable cuarentena y de las estrictas restricciones sanitarias que impulsan a un creciente número de expatriados extranjeros a dejar el país.

Lo que incomoda a este hombre de 46 años, exempleado de una multinacional en Pekín, es la estrategia china de “covid cero”, que pretende evitar a toda costa la aparición de nuevos casos. Consiste en confinamientos localizados y en largas cuarentenas para los viajeros procedentes del extranjero y para las personas que dieron positivo al virus.

Estas medidas permitieron garantizar una vida casi normal en China desde el 2020 y de limitar a menos de 5.000 el número oficial de muertos por la covid-19. Pero su carácter imprevisible, incluso arbitrario, irrita a muchos habitantes.

Cuando Colin Chan llegó a Shanghai a fines de febrero tras un viaje a Singapur, hizo una cuarentena de tres semanas en el hotel, procedimiento normal para cualquier llegada a territorio chino.

Pero una vez en Pekín, su ciudad de residencia, las autoridades sanitarias le impusieron dos semanas suplementarias en su domicilio, con una alarma instalada en su puerta para desechar en el la idea de cualquier salida.

Fue la gota que colmó el vaso para Colin Chan: “Tenemos la impresión de que las restricciones cambian permanentemente”, declaró a la AFP, Chan, que abandonó definitivamente China en abril.

No es el único en quejarse. Según un sondeo hecho en marzo por la Cámara de comercio de Estados Unidos en China, más del 80% de las empresas interrogadas afirmaron que la política sanitaria mermó su capacidad para atraer o retener a sus empleados extranjeros.

Un tercio de esas sociedades dicen haber perdido al menos el 10% de su personal extranjero desde el inicio de la pandemia. La hemorragia puede ser muy importante en Shanghai, donde sus 25 millones de habitantes padecen un estricto confinamiento en sus domicilios desde principios de abril, lo que genera mucha exasperación.

Shanghai tiene al menos 164.000 extranjeros, según un censo publicado en el 2021. Algunos piensan ya en irse. Un británico, residente desde hace mucho tiempo en esta ciudad, declaró a la AFP su deseo de volver a su país, harto del último confinamiento, señal según él de una política sanitaria que se “vuelve demente”

“La covid cero es ahora como una especie de religión” declaró este hombre, que requiere el anonimato. “Poco importa si al final la covid no es especialmente grave. Es como si de todas formas tuvieran que llegar al nivel cero”.

Asimismo, la “covid cero”, con sus vuelos internacionales reducidos, sus visados otorgados a cuentagotas y sus cuarentenas a las llegadas, complicó la contratación de trabajadores extranjeros por parte de las empresas.

La Cámara de comercio de la Unión europea en China dirigió recientemente una carta al gobierno chino, cuestionando el aislamiento de personas positivas. “El coste social y económico (de estas medidas) es cada vez más importante” indicó el correo, consultado por la AFP. “Ello tiene además repercusiones lamentables para la imagen de China en el resto del mundo” agregó el texto.

Para China, la “covid cero” evitó innumerables muertes por la covid-19, y los consecuentes problemas para los servicios de hospitales. Pero al cabo de más de dos años, esta estrategia irrita cada vez más tanto a chinos como a extranjeros. El confinamiento de Shanghai es un “desastre total”, estimó Rory Grimes, un británico de 40 años que vive desde hace una década en China, donde trabaja en la educación.

Al ser declarado positivo a la covid-19, fue colocado en un centro de cuarentena “No tengo la impresión de que se nos quiera realmente curar. No hay ningún material médico aquí” aseguró a la AFP. “Se trata más de llenar estadísticas que de respetar la más mínima de las lógicas” agregó.

LE RECOMENDAMOS

En beneficio de la transparencia y para evitar distorsiones del debate público por medios informáticos o aprovechando el anonimato, la sección de comentarios está reservada para nuestros suscriptores para comentar sobre el contenido de los artículos, no sobre los autores. El nombre completo y número de cédula del suscriptor aparecerá automáticamente con el comentario.