AFP . 12 abril

Ciudad del Vaticano. La imagen del papa Francisco arrodillado el jueves con aparentes dificultades para besar los pies de los líderes de Sudán del Sur se explica por “el clima de perdón recíproco” de su reunión en el Vaticano, consideró este viernes la Santa Sede en su sitio oficial.

En esta foto tomada y publicada el 11 de abril de 2019 por la Oficina de Prensa del Vaticano, Medios del Vaticano, el Papa Francisco se arrodilla para besar los pies al Presidente Salva Kiir Mayardit de Sudán del Sur y al líder opositor de Sudán del Sur, Riek Machar (derecha) en la residencia del Papa en Santa Marta en el Vaticano. Foto: AFP
En esta foto tomada y publicada el 11 de abril de 2019 por la Oficina de Prensa del Vaticano, Medios del Vaticano, el Papa Francisco se arrodilla para besar los pies al Presidente Salva Kiir Mayardit de Sudán del Sur y al líder opositor de Sudán del Sur, Riek Machar (derecha) en la residencia del Papa en Santa Marta en el Vaticano. Foto: AFP

El “retiro espiritual” inédito de dos días de las más altas autoridades civiles y eclesiásticas de Sudán del Sur, en la residencia en la que se aloja el papa Francisco, no era “una cumbre político-diplomática”, según Andrea Tornielli, director editorial del “ministerio” para la comunicación de la Santa Sede.

Se trató más bien de “una experiencia de oración y reflexión común entre líderes a los que, aun habiendo firmando un acuerdo de paz, les cuesta hacer que se respete”.

“Comenzaron un proceso, que termine bien. Habrá luchas entre ustedes, pero que se quedan en los despachos; ante el pueblo, íunan sus manos!”, dijo el jueves el papa argentino tras una oración conjunta.

Después se arrodilló ante el presidente de la República de Sudán del Sur, Salva Kiir, y el jefe rebelde Riek Machar, exenemigos llamados a gobernar juntos.

El acto del papa Francisco tiene lugar una semana antes de que el gesto se reproduzca en las iglesias de todo el mundo en referencia a la Última Cena, cuando, según la tradición cristiana, Jesús lavó los pies de los apóstoles y les indicó su vocación de servicio, señaló Andrea Tornielli.

Sudán del Sur, país de mayoría cristiana, es el país más joven del mundo tras haber obtenido la independencia de Sudán en 2011, tras 22 años de conflicto. En diciembre de 2013 se sumió en una guerra civil iniciada por la rivalidad entre Salva Kiir y Riek Machar, otrora aliados durante el combate común contra las autoridades de Sudán.

En septiembre, ambos firmaron en Adís Abeba un nuevo acuerdo de paz que establecía un reparto del poder y buscaba poner fin a más de cinco años de guerra civil, que dejó más de 380.000 muertos y llevó a cuatro millones de personas a huir de sus hogares.

El papa, quien felicitó el jueves a los firmantes presentes, expresó su esperanza de que “las hostilidades cesen por fin y se respete el armisticio”, insistiendo sobre todo en este punto.