Interés Humano

Caravana de migrantes que se dirige a Estados Unidos se separa al ingresar a Guatemala

Falta de un documento de identificación o de pruebas negativas de covid–19 generó detenciones y regresos a suelo hondureño

Corinto. La caravana de cientos de migrantes que partieron este sábado de San Pedro Sula, al norte de Honduras, con intenciones de llegar y entrar a Estados Unidos se disipó al ingresar a Guatemala por los controles impuestos por las autoridades. Aunque un grupo de unas 500 personas llegó compacto a la ciudad fronteriza de Corinto, se separaron en grupos pequeños para ingresar. Sin embargo, al carecer de un documento de identificación o pruebas negativas de covid–19 eran detenidos y retornados a suelo hondureño, observó un fotógrafo de la AFP.

Con pocas pertenencias en bolsas y mochilas, unas 500 personas salieron de la gran terminal de transporte de San Pedro Sula, 180 kilómetros al norte de Tegucigalpa, rumbo a Corinto, a donde llegaron horas después de un largo recorrido a pie, autobuses o automotores cuyos conductores los trasladaban de forma gratuita.

Se busca “un mejor futuro para la familia”, expresó un nicaragüense que dijo llamarse Ovaldo y no dio su apellido. Originario de Managua, lamentó que la situación en su país “está bastante difícil”, por lo que viajaba con su familia sabiendo que “es un camino bien duro”.

Como él, decenas de hombres y mujeres, algunos con niños, se habían congregado desde la tarde del viernes en la terminal. En la madrugada salieron unas cien personas y con las primeras luces del sábado empezaron los demás a caminar por la orilla de la carretera, bajo un fuerte sol y alta temperatura.

“Le pedimos a Dios y al gobierno hondureño que por favor nos acompañe hasta la frontera con Guatemala, que no nos pongan más retenes (...). Vamos sin recursos prácticamente, al gobierno guatemalteco, si lo está viendo, que por favor nos dejen pasar, no deseamos estar estorbando en ninguno de esos países, deseamos seguir nuestra caminata”, dijo Ovaldo a la AFP.

A los hondureños se sumaron nicaragüenses, haitianos, venezolanos y africanos que cruzan diferentes fronteras por puntos ciegos, caminando hacia Estados Unidos en una corriente migratoria interminable, aunque la inmensa mayoría no logra cruzar desde México.

Un joven de 17 años que se identificó como Daniel, originario de Villanueva, a 10 kilómetros de San Pedro Sula, relató a periodistas que emigra por “la necesidad económica básicamente”. Hay que “buscar un mejor futuro, demasiado difícil aquí, no hay buena educación y no hay un apoyo del gobierno para poder estudiar”, lamentó.

Según el Instituto Guatemalteco de Migración, policías y soldados redoblaron los controles en Corinto para verificar que las personas cumplan con los requisitos de ingreso al país, de lo contrario se les impidió el tránsito. Las autoridades guatemaltecas reportan que unas 150 personas ingresaron al país por puestos no autorizados y por carecer documentos y pruebas sanitarias se les prohibió el paso.

La última caravana de unas 7.000 personas salió en enero del 2021. Fue desarticulada en Guatemala, al ser atacada con palos y gases lacrimógenas por cientos de soldados, por lo que los migrantes tuvieron que regresar a Honduras.

Una docena de caravanas han emprendido la marcha desde octubre del 2018 en San Pedro Sula. La mayoría han fracasado por los bloqueos de las autoridades estadounidenses. Los migrantes aducen falta de oportunidades para tener una vida digna, la violencia de los narcotraficantes y pandilleros que los flagelan en sus comunidades y los fenómenos naturales, como inundaciones y sequías ocasionadas por el cambio climático.