Interés Humano

América Latina responde con medidas duras por avance de nuevo coronavirus

Toque de queda, militares en las calles, cierre de fronteras, cuarentena general...

Montevideo. Toque de queda, militares en las calles, cierre de fronteras, cuarentena general: a medida que avanza la epidemia del nuevo coronavirus, los gobiernos latinoamericanos están tomando medidas más duras que restringen al mínimo los movimientos de la población.

En Perú, el gobierno decretó este miércoles el toque de queda por las noches y en todo el territorio nacional.

“Estamos decretando la inmovilización obligatoria a partir de hoy (miércoles) desde las ocho de la noche hasta las cinco de la mañana”, anunció el presidente Martín Vizcarra en una conferencia de prensa.

El Ejército peruano ya estaba en las calles desde el lunes, luego de que el Ejecutivo decretó el estado de emergencia también por la expansión de la epidemia.

Este mismo miércoles, entró a su vez a regir en Chile el “estado de excepción constitucional por catástrofe” por una duración de 90 días, una disposición que deja en manos de las Fuerzas Armadas el resguardo del orden y la seguridad.

"Las Fuerzas Armadas podrán actuar como verdaderas fuerzas sanitarias, colaborando con todos los funcionarios de nuestro sistema de salud", dijo el presidente Sebastián Piñera al anunciar su decisión.

Ambos países del Pacífico se encuentran entre los más afectados de América Latina por la expansión del nuevo coronavirus: Chile presenta 238 casos y Perú, 145.

En Uruguay, donde se han confirmado hasta el momento 50 casos de covid-19, un número que lo coloca como el país más infectado de América del Sur en relación con su población, el gobierno tiene a estudio la declaración de la cuarentena general obligatoria, una medida que le fue sugerida por el Sindicato Médico.

El ambiente de desolación es general en la gran mayoría de las ciudades latinoamericanas, donde los espectáculos públicos, incluidas las competencias deportivas, y todas aquellas actividades que provoquen aglomeraciones han sido prohibidas o desaconsejadas por las autoridades.

Perú, Chile, Argentina, Colombia, Venezuela, Brasil, Uruguay ya han anunciado cierres de fronteras, parciales o totales.

El acceso al aeropuerto de Lima, una de las principales terminales aéreas de América Latina, estaba este miércoles bloqueado y custodiado por soldados equipados con máscaras quirúrgicas y rifles de asalto.

En Argentina, el gobierno de Alberto Fernández resolvió el martes paralizar durante cinco días incluso los vuelos domésticos, buses y trenes de larga distancia para evitar la circulación interna de turistas.

La nota contrastante a nivel regional con este panorama la da Nicaragua, cuyo gobierno no solo no ha dispuesto medida restrictiva alguna, sino que decidió promover el turismo y las actividades masivas.

"Nicaragua sigue siendo un país abierto", dijo este miércoles la vicepresidenta nicaragüense, Rosario Murillo, tras destacar que su país es uno de los pocos del subcontinente que no reporta casos del virus.

En medio de críticas de la oposición política, que la acusó de violar el derecho de los nicaragüenses a la salud, Murillo convocó el fin de semana a una marcha bajo el lema “Amor en tiempos del covid-19”.

Hasta las 16:15 GMT (10:15 a. m. en Costa Rica) del miércoles se llevaban registrados 1.235 casos del nuevo coronavirus en 19 países latinoamericanos, según un recuento de AFP. Diez de ellos han sido mortales.

Chile es el que presenta el mayor número (238), seguido de Brasil (234). Los fallecimientos se han producido en Argentina, Ecuador (2 en cada uno), Brasil, República Dominicana, Cuba, Surinam, Guatemala y Panamá.