6 febrero, 2013

Quito. AFP. El presidente de Ecuador y candidato a la reelección, Rafael Correa, descartó un móvil político en el asesinato a cuchilladas de dos partidarios suyos en un mitin en la población de Quinindé, y anticipó que hoy podría retomar la campaña que suspendió ayer.

“Se trata de un hecho aislado, ha sido una campaña muy pacífica”, dijo Correa a periodistas en Quinindé, donde la noche del lunes un hombre arremetió contra la multitud congregada en el coliseo 20 minutos antes de que el gobernante llegara para un acto de campaña .

Correa comentó que el atacante sería un “consumidor de droga (...) que en un estado de alienación total empezó a dar cuchilladas”.

Este es el segundo hecho de violencia que se registra durante la campaña, después de un “secuestro exprés” que sufrió el pasado viernes el candidato derechista Mauricio Rodas.

El suceso de Quinindé fue condenado por los demás postulantes en sus cuentas en Twitter.

“Expreso mi rechazo total al acto de violencia sucedido anoche en Quinindé, nada lo justifica”, escribió el banquero Guillermo Lasso, principal rival de Correa, aunque lejos de este en los sondeos.