Conflictos

OTAN y potencias mundiales denuncian masacres contra civiles en Ucrania

Asesinatos de civiles en los alrededores de Kiev se constataron cuando el Ejército ruso se retiró de la zona ante la feroz resistencia de las fuerzas locales

Bruselas. Estados Unidos y la Organización del Tratado Atlántico del Norte (OTAN) se mostraron horrorizados este domingo por imágenes de atrocidades contra civiles en Ucrania y advirtieron que el repliegue de tropas rusas de los alrededores de Kiev no implicaba una retirada o el final de la violencia.

El secretario general de la OTAN, Jens Stoltenberg, dijo que los asesinatos de civiles en Bucha, Ucrania, son “horribles” e “inaceptables”, mientras que el jefe de la diplomacia estadounidense, Antony Blinken, los calificó como “un puñetazo en el estómago”.

“Es una brutalidad contra los civiles que no hemos visto en Europa durante décadas, y es horrible y absolutamente inaceptable”, declaró Stoltenberg a la cadena CNN, un día después de que se difundieran imágenes de Bucha, ciudad ucraniana recuperada de manos de las fuerzas rusas.

Asimismo, Stoltenberg, dijo que no era “demasiado optimista” sobre las afirmaciones de Rusia respecto a un repliegue de tropas en áreas los alrededores de Kiev, la capital de Ucrania.

“Lo que vemos no es una retirada, sino que vemos que Rusia está reposicionando sus tropas”, declaró. “En cierto modo, no deberíamos ser demasiado optimistas porque los ataques continuarán y también estamos preocupados por el posible aumento de los ataques”, añadió.

Los asesinatos de civiles en los alrededores de Kiev, la capital ucraniana, se constataron cuando el Ejército ruso se retiró de la zona ante la feroz resistencia de las fuerzas locales.

Reporteros de AFP vieron al menos 20 cuerpos, todos vestidos de civil, esparcidos en una sola calle en la ciudad de Bucha el viernes. Uno tenía las manos atadas a la espalda con un paño blanco y su pasaporte ucraniano abierto junto a su cuerpo.

De su lado, el jefe de la diplomacia estadounidense consideró horripilante esas acciones atribuidas a tropas rusas: “No puedes evitar ver estas imágenes como un puñetazo en el estómago”, aseguró Blinken. “Esta será la realidad cotidiana mientras continúe la brutalidad de Rusia contra Ucrania”, agregó.

Por su parte, el presidente de Ucrania, Volodímir Zelenski, acusó a Rusia de cometer “un genocidio” de civiles en su país, en una entrevista con la cadena CBS que será emitida este domingo.

“Esto es genocidio. La eliminación de toda la nación y el pueblo”, dijo Zelenski, según una transcripción de la entrevista proporcionada por la cadena.

De su lado, el canciller de Alemania, Olaf Scholz, exigió este domingo que se esclarezcan los “crímenes cometidos por el Ejército ruso” en Bucha. “Debemos arrojar toda la luz sobre estos crímenes cometidos por el Ejército ruso”, dijo Scholz en un breve comunicado enviado por su servicio de prensa.

“Los autores de estos crímenes y sus patrocinadores deben rendir cuentas”, agregó, exigiendo en particular que las organizaciones internacionales tengan acceso a la región para “documentar estas atrocidades”.

Los cuerpos de 57 personas fueron encontrados en una fosa común en Bucha donde descubrieron muchos cadáveres, dijo este domingo el jefe de socorro local, quien guió por el sector a un equipo de la AFP.

Uniéndose al llamado de los demás, minutos después del pronunciamiento alemán, el presidente francés, Emmanuel Macron, denunció las imágenes “insoportables” procedentes de Bucha y dijo que “las autoridades rusas tendrán que responder por estos crímenes”.

“Las imágenes que nos llegan de Bucha, ciudad liberada cerca de Kiev, son insoportables”, afirmó el jefe de Estado en Twitter, denunciando “en las calles, cientos de civiles asesinados cobardemente”.

Por su parte, el ministro francés de Relaciones Exteriores, Jean-Yves Le Drian, condenó “con la mayor firmeza” estos actos cometidos por el Ejército ruso contra varias ciudades ucranianas, “constitutivos, si son confirmados, de crímenes de guerra”.

“Trabajaremos, en colaboración con nuestro socios, las autoridades ucranianas y las jurisdicciones internacionales competentes, especialmente el Tribunal Penal Internacional, para que estos actos no queden impunes y que sus responsables sean juzgados y condenados”, declaró.

El primer ministro italiano, Mario Draghi, también denunció este domingo “las masacres de civiles desarmados” en Ucrania y advirtió que “las autoridades rusas tendrán que rendir cuentas”.

“Las imágenes de crímenes cometidos en Bucha y en otras zonas liberadas por el Ejército ucraniano nos dejan sin palabras. La crueldad de las masacres de civiles desarmados es aterradora e intolerable”, declaró Draghi en un comunicado. “Las autoridades rusas tendrán que rendir cuentas”, añadió.

En beneficio de la transparencia y para evitar distorsiones del debate público por medios informáticos o aprovechando el anonimato, la sección de comentarios está reservada para nuestros suscriptores. El nombre completo y número de cédula del suscriptor aparecerá automáticamente con el comentario.