Conflictos

Fiscalía de Nicaragua ordena detención del escritor Sergio Ramírez

Ministerio Público acusa al ex vicepresidente sandinista de ‘incitar al odio’ y ‘conspirar’ contra la soberanía, así como de recibir fondos de la Fundación Violeta Barrios de Chamorro

Managua. La Fiscalía acusó y pidió detener al escritor nicaragüense Sergio Ramírez, excolaborador del presidente Daniel Ortega, por actos que “incitan al odio” y por “conspirar” contra la soberanía, en el contexto de juicios abiertos a opositores y a dos meses de las elecciones generales.

“Se presentó acusación en contra de Sergio Ramírez Mercado por realizar actos que fomentan e incitan al odio y la violencia”, emitió en un comunicado la Fiscalía, entidad que además lo acusa de recibir fondos de la Fundación Violeta Barrios de Chamorro, cuyos directivos están acusados de lavado bienes y activos.

El ente acusador precisó que las acciones imputadas al novelista “encuadran en el tipo penal de conspiración para cometer menoscabo a la integridad nacional, en concurso con el delito de lavado de dinero, bienes y activos” tipificados en el Código Penal.

La acusación, petición de captura y allanamiento de morada fueron presentadas el martes contra Ramírez, de 79 años, quien según la Fiscalía recibió dinero mediante la Fundación Luisa Mercado, una entidad promotora de cultura, con el objetivo “desestabilizar” el país.

Ramírez respondió a las acusaciones una hora después de la acusación del Ministerio Público y comentó en un video: “No es la primera vez que ocurre en mi vida. En el año de 1977, la familia Somoza me acusó por medio de su propia Fiscalía, y ante sus propios jueces, de delitos parecidos a los de ahora: terrorismo, asociación ilícita para delinquir, y atentar contra el orden y la paz, cuando yo luchaba contra esa dictadura igual que lucho ahora contra esta otra”.

“Soy un escritor comprometido con la democracia y con la libertad, y no cejaré en este empeño desde donde me encuentre. Mi obra literaria de años es la obra de un hombre libre. Las únicas armas que poseo son las palabras, y nunca me impondrán el silencio”, sentenció.

Según el diario nicaragüense Confidencial, el escritor se encuentra fuera de Nicaragua y ya había anunciado que no regresaría al país para evitar represalias del régimen tras ser interrogado en junio por el Ministerio Público.

Ramírez fue miembro de la Junta de Gobierno de Reconstrucción Nacional que asumió el país tras el triunfo de la revolución de 1979, y fue vicepresidente de Ortega en su primer mandato, entre 1985 y 1990.

En 1995, renunció por discrepancias al Frente Sandinista de Liberación Nacional (FSLN).

Persecución a opositores

Los cargos contra el autor de Castigo divino son los mismos que la Fiscalía le atribuye a 34 opositores y críticos del Gobierno, detenidos entre junio y agosto, entre ellos siete aspirantes a la presidencia, bajo leyes aprobadas por el Gobierno en diciembre pasado.

Ganador en el 2017 del Premio Cervantes, el más importante de la literatura en español, Ramírez permanece fuera de Nicaragua después de que a inicios de junio fuera entrevistado en calidad de testigo por la Fiscalía sobre sus vínculos con la Fundación Violeta Barrios de Chamorro, que dirigía la aspirante opositora a la presidencia Cristiana Chamorro.

“Mi obra literaria de años es la obra de un hombre libre. Las únicas armas que poseo son las palabras, y nunca me impondrán el silencio”.

—  Sergio Ramírez, escritor nicaragüense

En ese entonces, el también premio Alfaguara 1998 por Margarita, está linda la mar, explicó que el apoyo financiero a la Fundación Luisa Mercado, nombre de su madre, era para actividades de la plataforma cultural Centroamérica Cuenta, que anualmente reúne a escritores, narradores y poetas del mundo.

A casi dos meses de celebrar las elecciones, la Justicia ha remitido a juicio a más de 20 detenidos, entre los que destacan cinco de siete aspirantes a la presidencia; Cristiana Chamorro, quien se perfilaba como una importante rival de Ortega en las elecciones de noviembre, es una de ellas.

Daniel Ortega, de 75 años, estuvo en el gobierno entre 1979 y 1990, primero al frente de una Junta de Gobierno y luego como presidente. En 1990 fue derrotado por la expresidenta Violeta Barrios de Chamorro, pero regresó al poder en el 2007 y se mantiene hasta la fecha.