AFP. 2 octubre, 2018
El presidente de Chile, Sebastián Piñera, y su esposa, Cecilia Morel, salieron a celebrar con sus compatriotas -en Santiago- el triunfo en el juicio en la Corte Internacional de Justicia, el lunes 1.° de octubre del 2018
El presidente de Chile, Sebastián Piñera, y su esposa, Cecilia Morel, salieron a celebrar con sus compatriotas -en Santiago- el triunfo en el juicio en la Corte Internacional de Justicia, el lunes 1.° de octubre del 2018

Santiago y La Paz. Chile está abierto a un “diálogo constructivo y de buena fe” con Bolivia en la medida de que ese país no persevere en su pretensión de recuperar su acceso soberano al mar, afirmó este martes el presidente Sebastián Piñera.

Un día después de que la Corte Internacional de Justicia de La Haya (CIJ) rechazó la demanda que en el 2013 presentó este país vecino en contra de Chile, Piñera viajó hasta la ciudad de Antofagasta, un antiguo territorio boliviano que hoy constituye el norte chileno. Allí, con el mar como telón de fondo, celebró la decisión del tribunal internacional y condicionó un eventual diálogo con el país vecino.

“En la medida de que Bolivia no persevere en esta infundada pretensión sobre mar, territorio y soberanía chilena, nuestro país siempre va a tener las puertas abiertas a un diálogo constructivo y de buena fe para enfrentar problemas y oportunidades”, dijo el mandatario, quien advirtió de que “si Bolivia insiste en un camino equivocado -como el que yo creo ha seguido en los últimos años- el diálogo se hace difícil, sino imposible”.

La Corte Internacional de Justicia en La Haya rechazó el lunes por 12 votos contra tres la demanda que interpuso Bolivia en 2013 contra Chile, para exigirle que se le obligara a negociar la salida al mar que perdió en la Guerra del Pacífico (1879-1883). Este reclamo ha marcado la política exterior de ambos países, que carecen de relaciones diplomáticas formales desde marzo de 1978.

"Tenemos derecho a estar contentos; hemos ganado, hemos obtenido un gran triunfo y lo hemos hecho con los argumentos y fundamentos de la razón", celebró el presidente Piñera que, junto al canciller Roberto Ampuero, optaron por permanecer en Santiago y no viajar a La Haya para seguir este histórico fallo.

La sentencia se vivió con especial emoción en Antofagasta, a unos 1.200 km de Santiago.

La alcaldesa de la ciudad, Karen Rojo, hizo instalar pantallas de televisión en la costanera para seguir los alcances de la histórica sentencia, hasta donde llegaron un centenar de personas con banderas chilenas y atuendos típicos.

Fallo ‘injusto’

En la otra acera, el presidente de Bolivia, Evo Morales, calificó este martes de “injusto” el fallo de la Corte de La Haya, y anunció que “la lucha del pueblo boliviano (...) sigue”.

“Quiero decirle al país que, pese al informe de la CIJ, que ha sido injusto, la lucha del pueblo boliviano sigue”, escribió Morales en su cuenta de la red Twitter, un día después de la contundente sentencia de la Corte Internacional de Justicia (CIJ).

"Lo importante en este momento es que, aún siendo un resultado que no hace justicia, hay una Corte Internacional que reconoce que existe un tema pendiente con Chile", agregó.

Morales califica la decisión de la máxima instancia de la Justicia internacional de “informe” y no de fallo judicial.

El gobernante retornó en la mañana del martes desde La Haya y fue recibido por el vicepresidente Álvaro García, su gabinete y delegados de sindicatos afines a su administración, en el hangar presidencial del aeropuerto de El Alto, ciudad vecina de La Paz.

Morales no formuló ninguna declaración a los medios nacionales e internacionales (mayormente chilenos), que le aguardaban expectantes en el aeródromo.

Bolivia perdió 120.000 km² de territorio, entre ellos sus 400 km de costa, en la denominada Guerra del Pacífico (1879-1884) que sostuvo contra Chile, apoyada por Perú