Conflictos

‘Brusco giro’ de España sobre Sáhara Occidental y provoca descontento de Argelia y Frente Polisario

Gobierno español asumió riesgo, ya que de los argelinos depende enormemente su aprovisionamiento en gas natural

Sáhara Occidental. Argelia convocó a su embajador en Madrid para mostrar su descontento por el “brusco giro” dado por España al apoyar el plan de autonomía de Marruecos para el Sáhara Occidental, una región donde los argelinos apoyan a los independentistas saharauis.

España, expotencia colonial de esa región, siempre había defendido la neutralidad entre Rabat y los independentistas saharauis del Frente Polisario, pero el viernes anunció su cambio de postura, asumiendo el riesgo de descontentar a Argelia, de la cual depende enormemente su aprovisionamiento en gas natural.

“Las autoridades argelinas, sorprendidas por este brusco cambio de posición de la antigua potencia administradora del Sáhara Occidental, decidieron llamar a consultas a su embajador en Madrid con efecto inmediato”, indicó un comunicado del Ministerio argelino de Asuntos Exteriores.

El ministro español de Asuntos Exteriores, José Manuel Albares, aseguró el viernes en Barcelona que España “considera la iniciativa de autonomía presentada en 2007″ por Marruecos como “la base más seria, realista y creíble para la resolución de este diferendo” entre Rabat y el Polisario. Las autoridades marroquíes expresaron rápidamente su satisfacción por los “compromisos constructivos” de España, allanando el camino para el deshielo de las relaciones bilaterales.

La crisis diplomática entre Marruecos y España empezó en abril del 2021, cuando Madrid permitió la llegada a la península del líder del Frente Polisario, Brahim Ghali, enemigo jurado de Rabat, para ser hospitalizado por la covid–19.

El resultado fue la llegada masiva en mayo del 2021 de migrantes al enclave español de Ceuta, en el norte de Marruecos, después de que el gobierno marroquí relajara la vigilancia fronteriza. En el marco de la normalización de las relaciones bilaterales, España anunció el viernes una visita a Marruecos del presidente de gobierno, Pedro Sánchez, en una fecha sin precisar. Y Albares viajará a Rabat “antes de finales de mes”.

Según Bernabé López, profesor de estudios árabes e islámicos en la Universidad Autónoma de Madrid, el cambio de posición del gobierno español sobre el Sáhara tiene como principal objetivo obtener de Marruecos una gestión de los flujos migratorios. “Implica apretar un poco las tuercas para que haya un poco más de control y no ese descontrol intencionado que Marruecos tiene”, analiza.

El Sáhara occidental es considerado por la Organización de Naciones Unidas (ONU) como un “territorio no autónomo”. Es de hecho el único territorio africano cuyo estatuto poscolonial sigue en suspenso.

Marruecos, que controla cerca de 80% de este territorio rico en recursos minerales y con aguas de abundante pesca, propone un plan de autonomía bajo su soberanía.

El Frente Polisario reclama un referendo de autodeterminación organizado por la ONU, previsto en el alto el fuego de 1991, que nunca se concretó.

El Frente Polisario recibió la noticia “con mucha extrañeza”, según un comunicado difundido este sábado. Los independentistas saharauis consideran que “la posición expresada por el gobierno español contradice totalmente la legitimidad internacional” e instan a las fuerzas políticas españolas a “presionar al gobierno para que corrija este grave error”.

“La ONU, la Unión Africana, la Unión Europea (UE), la Corte Internacional de Justicia (CIJ) y todas las organizaciones regionales no reconocen ninguna soberanía de Marruecos sobre el Sáhara Occidental”, prosigue el comunicado del Polisario.

Argelia suministra más del 40% del gas natural importado por España y la mayor parte pasa por el gasoducto submarino Medgaz.

Otra parte llegaba a España hasta el pasado octubre gracias a otro gasoducto, el GME, que pasa por Marruecos. Pero Argelia suspendió la explotación del oleoducto después de romper sus relaciones diplomáticas con Rabat a finales de agosto.

En beneficio de la transparencia y para evitar distorsiones del debate público por medios informáticos o aprovechando el anonimato, la sección de comentarios está reservada para nuestros suscriptores. El nombre completo y número de cédula del suscriptor aparecerá automáticamente con el comentario.