Marvin Barquero. 19 diciembre, 2019
Dyalá Jiménez, ministra de Comercio Exterior (Comex) y coordinadora del proceso de adhesión a la OCDE. Foto: Marvin Caravaca
Dyalá Jiménez, ministra de Comercio Exterior (Comex) y coordinadora del proceso de adhesión a la OCDE. Foto: Marvin Caravaca

El proceso de adhesión de Costa Rica a la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económicos (OCDE) ya se evidencia en muchos puntos de mejora de la institucionalidad y los programas estatales, aún sin que el país haya completado el plan de acceso a este grupo.

Así lo considera la coordinadora del proceso y ministra de Comercio Exterior (Comex), Dyalá Jiménez Figueres. La jerarca asegura que el país va sobre ruedas hacia el ingreso, en mayo del 2020, tal cual se propuso.

La OCDE es una organización de adhesión voluntaria que promueve la excelencia en las prácticas de políticas públicas. Actualmente tiene 37 países. Costa Rica fue invitada a iniciar el plan de acceso en el 2015, un camino que demanda rendir exámenes de políticas en 22 comités diferentes.

El país aprobó, a la fecha, 18 de estas pruebas y solo faltan los comités de competencia, mercados financieros, coecho, y análisis económico y desarrollo.

Jiménez puso ejemplos de la mejoría por ese proceso. La puesta en vigencia de las pruebas Pisa que cambia la enseñanza de matemáticas, el fortalecimiento de la Red Nacional de Cuido, el fortalecimiento del sistema de estadísticas, el cambio en el nombramiento de directivos de empresas del Estado para despolitizarlo, el fortalecimiento de las políticas en manejo de químicos y la cualificación de los títulos profesionales son algunos de ellos.

– ¿Ha mejora el Estado con el proceso de adhesión a la OCDE?

– Es una herramienta o una llave para un mejor Estado, que atienda las necesidades de toda la gente. Porque cuando usted va a la Caja o cuando usted manda el niño a la escuela o va a la Red de Cuido o va al ICE (Instituto Costarricense de Electricidad), al INS (Instituto Nacional de Seguros), usted necesita saber que esa institucionalidad entiende cuál es la finalidad que usted busca y, además, que entiende que trabaja para usted.

– ¿Cómo se expresa esa mejoría en casos específicos?

– Uno de ellos es las pruebas Pisa. Venimos trabajando con la OCDE desde el 2009 para que le apliquen al país el Programa de Evaluación Internacional de Alumnos, que se le conoce como programa o prueba Pisa. nos mide con parámetros o niveles objetivos que usa para todos los países y permite que nosotros sepamos por dónde tenemos que ir cambiando. Y uno de los cambios que se dieron fue la manera en que se enseña matemáticas. En el 2013 se instalaron en el país, en el Ministerio de Educación Pública, una nueva metodología para matemática.

”Otro tema en el cual nos ha ayudado mucho la OCDE es entender y convencernos de que la red de cuido no solo una muy buena idea sino que hay que fortalecerla. Otro es entender que los países deben tener muy buen sistema de estadísticas. Parecen algo muy frío, muy números, muy lejano para la gente. Entonces, la gente dice con toda razón que no soy una estadística, soy una persona, pero las estadísticas nos sirven para ir orientando a dónde podemos poner más recursos y más prioridades. Aquí se fortaleció con ley y recursos al Instituto Nacional de Estadística y Censos (INEC).

– ¿Cuáles cambios hay con las empresas del Estado?

- Se trata del Instituto Costarricense de Electricidad (ICE), el Instituto Nacional de Seguros (INS), el Banco Nacional, el Banco de Costa Rica, incluso el Instituto Costarricense de Acueductos y Alcantarillados (AyA), la Refinadora Costarricense de Petróleo (Recope), Correos de Costa Rica. Todas las empresas del Estado que se están gobernando y que tienen gerentes que los pagamos todos los costarricenses, por lo cual necesitábamos mejorar cómo designábamos y nombrábamos a los presidentes ejecutivos, como se hacía con los miembros de la junta directiva, cuál es el rol de una junta directiva.

”Se hicieron varias cosas. Lo primero es que se creó una unidad asesora que ahora se sienta en el Consejo de Gobierno y en la Casa Presidencial. Es muy bueno eso, porque está muy cerca del presidente de turno, en Zapote, y es con gente profesional que tiene que elaborar política de propiedad del Estado. Además, ya se publicó en el sitio web de esa unidad un informe agregado completo, financiero y no financiero, de las empresas del Estado. También definir una cosa que se llama “Nota de expectativas”, lo cual es qué espera el presidente de la República de turno y el ministro del área de cada empresa del Estado

– ¿Qué avances hay en el campo ambiental?

– Antes de este proceso no teníamos claridad en la política de manejo de desechos químicos o de productos químicos. Se llama gestión integral de productos químicos; la teníamos pero muy floja y estaba dispersa. Hoy en día sabemos cómo se deben almacenar los productos químicos, cómo se deben transportar y tenemos un protocolo de accidentes.

– ¿Hay más en el tema de la educación?

– Ya tenemos un marco de cualificaciones en materia de educación formal y técnica que se construyó entre varias entidades. Usted, cualquier persona, que vaya a sacar un título desde maestría o bachillerato o licenciatura o un certificado de un curso debería, hoy, poder saber que, cuando va a buscar trabajo, ese título equivale a ciertas habilidades. El empleador tiene una idea de a qué equivale ese título.

– ¿Se cumplirá la meta para ingresar a esa organización en mayo del 2020?

– La gran ventaja de nosotros, y que va a ser recomendada para futuros procesos de acceso a la OCDE, es que creamos una comisión especial en la Asamblea Legislativa. Todos los miembros y sus asesores se han puesto la camiseta fuertemente. Estoy muy optimista; las superintendencias, el Banco Central, Conassif, también han hecho un trabajo importante. Se han aprobado 13 leyes en un año y tres meses.

– Cuando el país ya esté en la OCDE, ¿quién o como se supervisa el cumplimiento?

– Una de las grandes ventajas de ingresar a la organización es que cada dos años hay un comité que se llama el Comité de Análisis Económico y de Desarrollo el cual evalúa muy duro a todos los países miembros. También usted puede tener evaluaciones en los diferentes comités. No hay sanciones, pero el país es el que más pierde si no acata las recomendaciones.