Manuel Avendaño Arce. 25 abril
Los restaurantes son uno de los sectores de la economía más afectados por las restricciones de aislamiento social implementadas por el Gobierno para mitigar el contagio del coronavirus. Fotografía: Jeffrey Zamora.
Los restaurantes son uno de los sectores de la economía más afectados por las restricciones de aislamiento social implementadas por el Gobierno para mitigar el contagio del coronavirus. Fotografía: Jeffrey Zamora.

Los empresarios del sector privado, propietarios de restaurantes y exportadores confían en que la buena imagen de Costa Rica se convierta en un factor clave para superar el golpe que el coronavirus le dará a la economía mundial y nacional este año.

Luego de que el Banco Central de Costa Rica (BCCR) anunciara, la tarde de este viernes 24 de abril, que prevé una contracción de 3,6% en la economía nacional para el cierre del 2020; diferentes grupos empresariales del sector productivo consultados por La Nación coinciden en que los datos del manejo de la emergencia sanitaria juegan a favor del país.

Medios internacionales destacan que Costa Rica es una “excepción” en América Latina, mientras que el resto del continente −convertido en el nuevo epicentro mundial de la pandemia− enfrenta la peor fase, el país acumula siete días de reducciones en la cantidad de casos activos y la tasa de mortalidad más baja de la región, según datos de la Universidad John Hopkins.

Álvaro Saénz, presidente de la Unión Costarricense de Cámaras y Asociaciones del Sector Empresarial Privado (Uccaep), considera que los buenos resultados en el manejo del brote del virus lanzan señales positivas a los mercados, como se refleja, por ejemplo, en las exportaciones de banano.

“Hay que entender que dependemos mucho de los mercados internacionales. La baja tasa de contagio de Costa Rica proyecta una muy buena imagen internacional del país, lo cual ayuda a la compra de productos y eventualmente de inversiones”, aseguró Sáenz.

La caída en el producto interno bruto (PIB) real del país este año se explica por una reducción en las exportaciones −sobre todo de servicios− y por una contracción en el consumo de los hogares, por primera vez en 38 años. Así lo explicó Rodrigo Cubero, presidente del Banco Central.

Así se vive ahora en Wuhan, China, donde comenzó la epidemia del coronavirus

El sector de restaurantes y hoteles tendrá una caída del 27,6% este año y las demás actividades económicas registrarán tasas de contracción de un dígito.

Jorge Figueroa, presidente de la Cámara Costarricense de Restaurantes y Afines (Cacore), acepta que el panorama del sector es adverso para este año. Actualmente trabajan en la construcción de cifras más claras para conocer cuántos restaurantes cerraron temporalmente y cuántos lo hicieron de manera definitiva.

Sin embargo, el jerarca es optimista y coincide en que el buen manejo de las autoridades, que se refleja en una baja tasa de contagios, y las perspectivas positivas sobre el país como un destino turístico posterior al apagón económico ayudarán a las industrias más golpeadas.

“Cuando los países que nos proveen turistas; que son Estados Unidos, Canadá y Europa; mejoren su situación y abran sus aeropuertos de seguro va a haber un grupo de gente que hará turismo. Sin duda van a considera a Costa Rica porque aparece en los medios internacionales como uno de los países con mejores resultados en el manejo de la pandemia”, indicó Figueroa.

El economista Eli Feinzaig apuntó que las proyecciones del Central sobre restaurantes y hoteles señalan que el 2020 será prácticamente “un año perdido” para esas actividades económicas y su recuperación dependerá del levantamiento de las restricciones en los países que son socios comerciales de Costa Rica.

Desafíos para exportadores

El BCCR estimó que la caída en las exportaciones para este año rondará el 5,3% por la menor demanda de bienes en los mercados internacionales.

Luis Fernando Quesada, vicepresidente de la Cámara de Exportadores de Costa Rica (Cadexco), dijo que consideran importante retomar paulatinamente la apertura de las diferentes actividades económicas del país.

“Esto permitirá que el sector exportador empiece a generar trabajo, consumo y se pueda comprender cómo vamos a proyectarnos hacia a afuera. Después viene un trabajo en conjunto con el Gobierno con una política cambiaria acorde que ayude al sector exportador a mantener rentabilidad en el precio de sus productos”, comentó Quesada.

Los exportadores esperan que la normalización del consumo hacia mercados como Estados Unidos, Europa y Asia se dará lentamente, por lo que prevén que la venta de los productos nacionales a estos destinos crezca poco a poco y a un ritmo todavía desconocido.

A criterio de Quesada, las variables sobre las que se puede trabajar a lo interno del país son el tipo de cambio, la reducción de trámites para exportación, y fortalecer la seguridad, ya que se pierden cerca de 14 o 15 contenedores por mes debido a robos.

“Aligerar el proceso de negociación de las tarifas de APM Terminals es también un tema medular para el sector”, agregó.

En Cadexco aseguran que el apoyo del Gobierno y las medidas de flexibilización de crédito con líneas en condiciones blandas podrían ayudar a los empresarios a salir adelante tras el golpe asestado por la crisis del coronavirus.

Coronavirus en Cuba: Así la están pasando en una isla que importa 80% de lo que come

“Si se continúa con el manejo de la pandemia como hasta ahora, no hay duda de que la imagen del país va a salir fortalecida. Eso va a tener sus repercusiones a nivel internacional, sumado a temas como nuestra sólida democracia, que no tenemos ejército, la gran biodiversidad con la que contamos, entre otros factores”, concluyó Quesada.

Los diferentes grupos empresariales están a la expectativa de la publicación de las nuevas cifras fiscales que dará a conocer el Ministerio de Hacienda la próxima semana.