Política Económica

Billetes de ¢2.000, ¢5.000, ¢20.000 y ¢50.000 impresos en papel algodón pierden valor en 2022

Denominaciones empiezan un retiro gradual a partir del 1.º de enero del próximo año, así que las personas pueden canjearlos o depositarlos en las entidades financieras

Los billetes ¢2.000, ¢5.000, ¢20.000 y ¢50.000, impresos en papel algodón, perderán su valor como medio de pago, a partir del próximo año, e iniciarán un proceso de retiro gradual de circulación.

La medida, anunciada por el Banco Central, es parte de un proceso de sustitución de estas viejas denominaciones por nuevas impresas en polímero que es un material similar al plástico, las cuales fueron puestas en circulación a mediados de octubre pasado.

Las personas con billetes impresos en papel algodón pueden canjearlos en las entidades financieras por los nuevos. La banca también aceptará que sean depositados, según informó el ente emisor.

Los viejos billetes de ¢50.000 y ¢20.000 comenzarán a retirarse del mercado nacional a partir del próximo 1. ° de enero del 2022. En el caso de la denominación de ¢5.000, será a partir del 1.° de marzo próximo; y los de ¢2.000, el 1°. de mayo del 2022.

Varios comercios (el caso de Auto Mercado, por ejemplo) vienen alertando a sus clientes desde días atrás que a partir del 1.º de enero del 2022, las denominaciones de ¢50.000 y ¢20.000 pierden su valor como medio de pago.

El billete de ¢50.000 dejó de emitirse desde el 2018 por acuerdo de la Junta Directiva del BCCR, pero los ejemplares en circulación se mantuvieron activos y es hasta el próximo mes que dejarán de servir como medio de pago. En su momento se argumentó, entre otros factores, que no eran necesarios debido a la baja inflación y a que los pagos por montos iguales o superiores a los ¢50.000 se hacen, por lo general, con medios electrónicos.

Por su parte, los billetes impresos en papel de algodón de ¢1.000 y de ¢10.000 convivirán como medio de pago con las nuevas denominaciones en polímero hasta la fecha en que el Banco Central establezca su retiro.

El proceso de sustitución efectuado por el Banco Central en conjunto con las entidades financieras es para que en el país solo circulen billetes hechos en polímero que los hace más resistentes y pueden reciclarse.

En octubre de este año, el ente emisor puso en circulación los nuevos billetes de ¢1.000 y ¢10.000 y completó así la nueva serie.

Ahora todos los billetes están en un material que los hace más duraderos y tienen mayores seguridades comparado a los impresos en papel de algodón. Entre las seguridades que más destacan contra la falsificación están la ventana transparente, el círculo flotante y el cambio de color en el mapa de nuestro país, informó el Banco Central, el pasado 16 de diciembre.

La entidad pública también detalló que la nueva familia de billetes fue galardonada como la mejor serie de billetes nuevos de Latinoamérica en el 2021, por parte de la firma inglesa Reconnaissance International.

Óscar Rodríguez

Óscar Rodríguez

Periodista de Economía. Máster en Periodismo Económico de la Universidad Rey Juan Carlos de España. Escribe sobre finanzas y macroeconomía. Ganador del premio Jorge Vargas Gené 2015 y Distinción del Mérito Periodístico 2011 de Canatur. Redactor del año La Nación en 2017.

En beneficio de la transparencia y para evitar distorsiones del debate público por medios informáticos o aprovechando el anonimato, la sección de comentarios está reservada para nuestros suscriptores. El nombre completo y número de cédula del suscriptor aparecerá automáticamente con el comentario.