Política Económica

Banco Central aumenta tasa de política monetaria a 5,50% y eleva encaje a entidades financieras

El incremento acordado la tasa de referencia es el quinto desde el 15 de diciembre del 2021, cuando el Banco comenzó un proceso de incremento en el indicador para atacar la inflación

La Junta Directiva del Banco Central de Costa Rica (BCCR) acordó por unanimidad, en la sesión de este miércoles 15 de junio, aumentar su tasa de política monetaria (TPM) en 1,5 puntos porcentuales (150 puntos base) para ubicarla en 5,50% anual, el quinto ajuste consecutivo de dicha tasa, desde diciembre del 2021. Esta medida, junto con un aumento en el encaje mínimo a los ahorros en el sistema financiero, son parte de las medidas adoptadas por el emisor para tratar de controlar la alta inflación.

“En su cuarta reunión de política monetaria de este año, la Junta Directiva reiteró su compromiso con el control de la inflación, por lo que considera necesario continuar con el proceso de incrementos graduales y ordenados de la TPM, hasta ubicarla, al menos, en una posición neutral”, indicó la autoridad monetaria por medio de un comunicado de prensa.

El incremento acordado es el quinto desde, el 15 de diciembre del 2021, cuando el Banco comenzó un proceso de incremento en el indicador. En ese momento, la TPM pasó de 0,75% a 1,25%. La entidad aceleró los ajustes como medida para frenar el crecimiento de los precios en Costa Rica, en gran parte derivados de las alzas en las materias primas por la pandemia y la guerra en Ucrania.

En mayo pasado, el índice de precios al consumidor (IPC) tuvo un incremento de 8,71%, en su variación interanual, debido principalmente por el alza en el costo de los combustibles y de bienes y servicios cuyo valor está determinado en dólares.

Con el más reciente ajuste, la TPM llegó a su nivel más elevado desde junio del 2011, cuando estuvo en 6,50%, según la información publicada en el sitio web de la institución monetaria. Esta tasa se utiliza como referencia para conducir el costo de las operaciones financieras y el resto de tasas de interés en colones del mercado financiero costarricense.

Como medidas complementarias para atacar la inflación, el Banco acordó aumentar la tasa de encaje mínimo legal (EML) en el sistema financiero para los depósitos y obligaciones en moneda nacional, de manera gradual, así como la reserva de liquidez en colones para las cooperativas de ahorro y crédito y las asociaciones solidaristas.

En ambos casos, la entidad llevará el porcentaje del 12% actual a 13,5% en la primera quincena de julio del 2022, y a 15% a partir de la segunda quincena de julio del 2022. Con esta decisión, el emisor pretende evitar que los excesos de liquidez que muestran los intermediarios financieros exacerben las presiones inflacionarias.

El encaje mínimo legal es un porcentaje de las captaciones que las entidades financieras supervisadas deben mantener como reserva en el Banco Central, pero bajo ciertas condiciones. Al subirlo, la autoridad monetaria contrae la cantidad de dinero en circulación, lo cual puede presionar al alza las tasas de interés porque resta recursos disponibles para prestar.

La Directiva del BCCR tomó la decisión de aumentar su TPM, el encaje mínimo y la reserva de liquidez con el objetivo de frenar el rápido ascenso de la inflación, como consecuencia de la influencia externa por el alza de las materias primas a nivel global, por la guerra en Ucrania, y las sanciones comerciales y financieras aplicadas a Rusia por Estados Unidos y la Unión Europea.

“La inflación importada continúa como el principal factor que explica esa presión alcista, manifiesta, en mayor medida, en los precios de alimentos y combustibles; este efecto fue reforzado por la depreciación del colón”, sostuvo la entidad monetaria en su comunicado.

El BCCR reconoce que existen factores de riesgo, para una inflación más duradera, por la continuidad del conflicto bélico y porque los precios internos al productor de la manufactura continúan al alza, en mayo del 2022 mostraron una variación interanual de 16,7%. “Existe el riesgo de una transmisión más acentuada hacia los precios al consumidor”, sostuvo la institución.

Por último, la entidad monetaria informó de que sus modelos de proyección prevén que la inflación del país se mantenga, durante este año y el 2023, por encima del límite superior del rango de tolerancia de la meta de inflación de mediano plazo. Dicho objetivo central es de 3%, pero puede desviarse en un punto porcentual, hacia abajo o arriba.

El ajuste en la política monetaria no es exclusivo de Costa Rica. Este miércoles 15 de junio, la Reserva Federal de los Estados Unidos (FED) subió sus tasas en 0,75 puntos base y las ubicó en un rango entre 1,5% y 1,75%. El ajuste acordado fue el mayor desde 1994 y se tomó con el objetivo de frenar la elevada inflación, del 8,6%, registrada en mayo pasado.

Una cantidad importante de bancos centrales modificaron, algunos desde el año pasado, su postura de política monetaria para hacerla menos expansiva e iniciaron un alza de sus tasas de referencia.

Óscar Rodríguez

Óscar Rodríguez

Periodista de Economía. Máster en Periodismo Económico de la Universidad Rey Juan Carlos de España. Escribe sobre finanzas y macroeconomía. Ganador del premio Jorge Vargas Gené 2015 y Distinción del Mérito Periodístico 2011 de Canatur. Redactor del año La Nación en 2017.

Esteban Ramírez

Esteban Ramírez

Editor de Economía. Egresado de la Licenciatura en Periodismo de la UCR. Máster en Gerencia de Proyectos con énfasis en Proyectos de Negocios del Instituto Tecnológico de Costa Rica.

LE RECOMENDAMOS

En beneficio de la transparencia y para evitar distorsiones del debate público por medios informáticos o aprovechando el anonimato, la sección de comentarios está reservada para nuestros suscriptores para comentar sobre el contenido de los artículos, no sobre los autores. El nombre completo y número de cédula del suscriptor aparecerá automáticamente con el comentario.