AFP . 14 septiembre
Nvidia es una firma del sector de tarjetas gráficas que se utilizan enormemente en la industria de los videojuegos. Arm, por su lado, es de microprocesadores, con una parte del mercado mundial aplastante en el sector de los teléfonos inteligentes. Foto: AFP
Nvidia es una firma del sector de tarjetas gráficas que se utilizan enormemente en la industria de los videojuegos. Arm, por su lado, es de microprocesadores, con una parte del mercado mundial aplastante en el sector de los teléfonos inteligentes. Foto: AFP

El grupo japonés SoftBank anunció, este lunes 14 des setiembre, la venta por hasta $40.000 millones de de su firma británica Arm, fabricante de microprocesadores, al estadounidense Nvidia, líder de las tarjetas gráficas, que se consolida como un gigante de la inteligencia artificial.

En el marco de esta megacompra, que debería efectuarse para marzo de 2022 aproximadamente, Nvidia pagará más de la mitad del total ($21.500 millones) con sus propias acciones, según un comunicado.

El precio de $40.000 millones es un monto máximo, pues el pago de una parte de $5.000 millones (en efectivo o en acciones de Nvidia) estará condicionada a que Arm “alcance unos objetivos específicos de rendimiento financiero”, precisó el grupo estadounidense en un comunicado.

SoftBank Group debería así poseer entre el 6,7% y el 8,1% del capital de Nvidia tras la operación, según el grupo nipón.

El grupo, que había comprado el 100% de Arm en 2016 por unos $31.000 millones, obtendría así una importante plusvalía con esta cesión.

Los medios llevaban semanas especulando sobre la venta de Arm a Nvidia, después de que el grupo japonés iniciara en marzo un gran programa de cesión de activos.

Una gran transacción

Es una de las mayores operaciones de fusiones y adquisiciones anunciadas en lo que va de año, que podría convertir a Nvidia en un gigante del sector de los semiconductores.

Fundada en 1990 en Inglaterra, Arm es una empresa especializada en microprocesadores, con una parte del mercado mundial aplastante en el sector de los teléfonos inteligentes. Sus chips también se encuentran en multitud de sensores, objetos conectados y servicios de “nube” (informática a distancia).

Nvidia, cuyas tarjetas gráficas se utilizan enormemente en la industria de los videojuegos, registró un fuerte aumento de ventas desde la crisis del coronavirus. Sus productos también están cada vez más presentes en el ámbito de la inteligencia artificial y de los centros de datos.

El grupo de Silicon Valley, con sede en Santa Clara, California, es dirigido por su cofundador Jensen Huang, que le creó en 1993 a los 30 años. La marca haría referencia a la palabra latina Invidia, "ganas".

Sus acciones explotaron en los últimos meses en Wall Street siguiendo la tendencia de las firmas tecnológicas.

Desde marzo, los títulos de Nvidia subieron más de 100%. Las acciones terminaron a $486,58 el viernes pasado y estaban en fuerte alza el lunes tras el anuncio, financieramente el más importante del sector hasta ahora.

La capitalización bursátil de la firma estadounidense asciende a $300.000 millones, muy por encima de Intel, número uno del sector con un volumen de negocios siete veces superior.

En 2020, Nvidia debería facturar unos $11.000 millones.

“Queremos crear un grupo informático para la era de la inteligencia articial”, afirmó Huang interrogado en CNBC este lunes. “La más poderosa fuerza técnica de nuestra era es la inteligencia artificial, es la automatización de la automatización, programas escribiendo programas”, se entusiasmó.

Huang dijo a CNBC que pretende conservar la sede de Arm en Cambridge y contruir allí “un centro de investigación de nivel mundial en inteligencia artificial”.