Manuel Avendaño Arce. 18 mayo
La pista vacía del Aeropuerto Internacional Juan Santamaría refleja el cierre de los vuelos hacia el país como parte de las medidas para contener el contagio del coronavirus. Fotografía: Jorge Navarro.
La pista vacía del Aeropuerto Internacional Juan Santamaría refleja el cierre de los vuelos hacia el país como parte de las medidas para contener el contagio del coronavirus. Fotografía: Jorge Navarro.

Al menos 17 de las 32 aerolíneas que vuelan a Costa Rica buscaron algún tipo de ayuda financiera con los gobiernos de sus países o por medio de créditos bancarios que les permitan superar la crisis provocada por el coronavirus.

El tráfico aéreo de pasajeros cayó entre 80% y 90% a nivel global por los cierres de fronteras que obligaron a las compañías a dejar sus aviones en tierra durante varias semanas, salvo algunos vuelos de rescate humanitario.

La crítica situación de las líneas aéreas provocó que muchos gobiernos en el mundo impulsaran planes de rescate por medio de préstamos, moratorias, reducciones de impuestos, inyecciones de capital y otras medidas para mantener en pie a estas golpeadas compañías.

El mercado aéreo costarricense −del cual depende directamente el turismo− no escapa de esta realidad obligada para contener el contagio del coronavirus.

Alina Nassar, abogada especialista en derecho aeronáutico de Nassar Abogados y vicepresidenta de la Asociación de Líneas Aéreas (ALA), aseguró que la recuperación para este sector no será inmediata y podría prolongarse por hasta 24 meses, de acuerdo con informes de las consultoras internacionales ICF y McKinsey.

El futuro y la continuidad de muchas compañías aéreas está condicionado a factores como la continuidad de los cierres de fronteras, la reactivación económica de los países −sobre todo los principales emisores de viajeros−, la confianza de los consumidores para retornar a los vuelos, la adaptación de la oferta turística con precios más bajos y accesibles combinados con garantías de salubridad.

Radiografía por regiones

En Costa Rica operan 16 aerolíneas que conectan con Estados Unidos, México y Canadá. Las empresas estadounidenses más grandes como United, American Airlines, Delta y Southwest optaron por pedir al gobierno de Donald Trump subvenciones para mantenerse a flote.

Ocho empresas operan vuelos entre Costa Rica y distintos destinos europeos, siete de ellas están en proceso para recibir créditos o ayudas económicas de sus gobiernos.

Nueve compañías hacen viajes entre Costa Rica, Centroamérica y Sudamérica −Volaris Costa Rica se incluyó en las aerolíneas hacia Norteamérica y hacia Centroamérica−.

El caso más sonado en esta región es el de Avianca que, el pasado 11 de mayo, se acogió al Capítulo 11 de la Ley de Bancarrota en los Estados Unidos para buscar una reorganización que le permita continuar.

El miércoles 13 de mayo, la Corte del Distrito Sur de Nueva York autorizó las primeras solicitudes de la compañía tras revisar los resultados financieros ante el impacto del coronavirus en sus operaciones.

Acciones desde el Gobierno

La Dirección General de Aviación Civil (DGAC) informó que se mantiene en constante comunicación con los operadores aéreos que por ahora mantiene sus operaciones suspendidas debido a las restricciones internacionales para volar.

Álvaro Vargas, director de la DGAC, explicó a La Nación que varias aerolíneas evidenciaron el interés de retomar las operaciones hacia el país, aunque no puntualizó de cuáles compañías se trata.

“Existe un grupo de trabajo interinstitucional conformado por las instituciones públicas, el sector privado y las líneas aéreas; que trabaja en protocolos especiales para garantizar el distanciamiento social en las salas de espera de los aeropuertos, la limpieza de las terminales, el manejo de servicios de asistencia, la detección de viajeros sospechosos, entre otros temas”, agregó Vargas.

Las puertas de abordaje del Aeropuerto Internacional Juan Santamaría sin aviones por la prohibición de vuelos comerciales. Fotografía: Jorge Navarro.
Las puertas de abordaje del Aeropuerto Internacional Juan Santamaría sin aviones por la prohibición de vuelos comerciales. Fotografía: Jorge Navarro.

Mientras que en el Instituto Costarricense de Turismo (ICT) también se mantienen en comunicación directa con las principales compañías aeronáuticas para darle seguimiento a la situación que enfrenta cada una.

Hermes Navarro, jefe de atracción de inversiones del ICT, aseguró que la mayoría de las líneas aéreas manifiesta incertidumbre sobre quiénes y a dónde viajarán mientras no exista una vacuna, así como las medidas sanitarias que aprobará cada gobierno del mundo para operar.

La institución lanzó un programa de campañas cooperativas para aliarse con las empresas aéreas y ayudarlas con los costos de promoción de los vuelos a Costa Rica.

“También se logró dejar por fuera al Jet Fuel (combustible para aviones) de la Ley que congela los precios de los combustibles (para financiar los bonos Proteger). Se está trabajando, en conjunto con el sector privado, en iniciativas adicionales que se darán a conocer oportunamente”, añadió Navarro.

Recuperar la confianza

Uno de los temas medulares para que las personas decidan viajar en avión y, por ende, atraer turistas nuevamente a Costa Rica es reducir la desconfianza que rodea el transporte aéreo y las grandes aglomeraciones en los aeropuertos.

Una encuesta publicada por la Asociación Internacional de Transporte Aéreo (IATA, por sus siglas en inglés), realizada el 14 de abril, reveló que el 28% de las personas esperará mínimo seis meses tras el levantamiento de las restricciones para considerar la opción de volar.

69% de los consultados aseguró que no viajará en avión hasta que mejore la situación de sus finanzas personales y el 43% dijo que canceló vacaciones o cambió de destino.

Ocho de cada diez encuestados indicaron que sus empresas prohibieron los viajes internacionales.

De acuerdo con Nassar, existe una gran desconfianza y temor de contraer el virus en un aeropuerto o en un avión pese a que, según datos de IATA, hasta el momento no hay evidencia concluyente de contagio de covid-19 entre pasajeros.

“Recuperar la confianza del viajero y estimular la demanda son aspectos fundamentales para la reactivación del sector aeronáutico, el cual juega un papel fundamental en la recuperación del turismo en Costa Rica”, apuntó la especialista en derecho aeronáutico.

Aunque en el horizonte, la única opción, a criterio de Nassar, para que Costa Rica pueda estimular la demanda y adelantarse en la carrera a otras naciones que también son altamente dependientes del turismo, es reanudar los vuelos.

“Es claro que sin aviones no hay turistas y sin turistas no hay recuperación del sector. La reactivación del turismo en Costa Rica pasa por la reanudación de las operaciones aéreas internacionales y si bien hay muchísimos factores que inciden en ello, nuestro país debe ser una vez más innovador y visionario en la consecución de este objetivo”, zanjó.

El buen manejo sanitario que Costa Rica le dio hasta ahora a la pandemia sumado a las seguridad jurídica y la amplia oferta turística pueden jugar en favor de la industria aeronáutica en los próximos meses. Todo dependerá de que el contagio del virus se mantenga bajo control.