Patricia Leitón. 11 marzo, 2016

La Contraloría General de la República refrendó la adenda del contrato que permite incluir al programa Mi Primer Empleo en el fideicomiso entre el Ministerio de Trabajo y el Pronamype (Programa Nacional de Apoyo a la Microempresa y la Movilidad Social).

Julio Ortega es beneficiado de Mi Primer Empleo. | ADRIÁN SOTO/ARCHIVO
Julio Ortega es beneficiado de Mi Primer Empleo. | ADRIÁN SOTO/ARCHIVO

La decisión se encuentra en el oficio No. 3490 (DCA-0675), del 10 de marzo del 2016.

Mi Primer Empleo paga un incentivo de ¢1.456.000 a las empresas por cada trabajador que contraten que tenga una de tres características: que sea menor de 35 años, mujeres de cualquier edad y personas con alguna discapacidad.

Hasta el mes pasado, 201 empresas han firmado convenios para participar y se registran 1.615 contrataciones realizadas o en proceso.

6% de superávit. En otro tema, la Contraloría aclaró que no existe obligación de las instituciones públicas de aportar un 6% de sus superávits libres de periodos pasados, como lo establece la cláusula decimoquinta de la adenda del contrato de fideicomiso.

El órgano contralor argumentó que no se ha remitido ningún análisis jurídico que permita concluir que, efectivamente, se puede disponer de ese monto.

No fue posible conversar anoche con el ministro de Trabajo, Víctor Morales, sobre esta disposición.