Óscar Rodríguez. 12 junio
Aldesa Corporación de Inversiones pidió la intervención judicial para enfrentar sus problemas de liquidez, desde marzo pasado, pero el caso aún no ha sido abierto en el Juzgado Concursal. Foto: Keyna Calderón
Aldesa Corporación de Inversiones pidió la intervención judicial para enfrentar sus problemas de liquidez, desde marzo pasado, pero el caso aún no ha sido abierto en el Juzgado Concursal. Foto: Keyna Calderón

La mayoría de los proyectos inmobiliarios por los cuales Aldesa Corporación de Inversiones captó $200 millones están inconclusos y en medio de la incertidumbre debido los problemas legales de la empresa.

De los ocho desarrollo, financiados por un grupo de 500 inversionistas, solo uno está concluido y otro en proceso de construcción.

El resto de iniciativas cuentan solo con el plan maestro de la obra; pero aún están pendientes algunos permisos como construcción o uso de agua.

Así lo confirmó la compañía a La Nación, a finales de abril, luego de solicitarse el estado de cada uno de los desarrollos.

También se solicitó el monto de recursos captados a inversionistas en cada proyecto; pero esa información no se suministró.

Aldesa sí confirmó que la aceptación de la intervención judicial, en el Juzgado Concursal de San José, es fundamental para el futuro de las obras.

Sin embargo, la empresa ha enfrentado dificultados para iniciar la apertura formal del proceso, primero porque no entregó los estados financieros de sus subsidiarias inactivas, situación que la firma asegura ya subsanó. Pero aún está pendiente, según el juzgado, la presentación de notificaciones de todos acreedores, con acuses de recibido.

Aldesa presentó un reclamo, ante el Tribunal de Apelación, está a la espera del resultado de su petición.

“Si bien existen proyectos construidos, en construcción y con financiamiento, o propiedades en proceso de diseño, es clave la apertura del proceso para la continuidad de los planes establecidos en el plan de salvamento”, informó la firma de inversiones.

Precisamente, un grupo de 120 acreedores de Aldesa Corporación de Inversiones también aboga por que se abra el caso en el juzgado y se nombre un curador.

“Promovemos el proceso de Administración y Reorganización con Intervención Judicial porque sabemos que la quiebra (de Aldesa) es lo peor que nos puede pasar a los inversionistas y acreedores”, destacó Guiza Pinchanski, vocera del grupo de inversionistas.

Además, recalcó que la denuncia penal contra Javier Chaves, presidente de Aldesa Corporación de Inversiones y del Grupo Bursátil Aldesa (negocio regulado de la firma), es totalmente distinto al caso presentado en el Juzgado Concursal.

Chaves quedó en libertad pero con medidas cautelares, este martes 11 de junio, luego de ser detenido el lunes 10 debido a una investigación penal en su contra.

Al salir del Juzgado Penal de Goicoechea, el empresario sostuvo que el dinero dado por los inversionistas ingresaron a Aldesa y se invirtieron en proyectos inmobiliarios.

“Cuando los proyectos inmobiliarios se liquiden se le irá pagando ordenadamente a cada uno de ellos. Nadie perderá su dinero”, sostuvo Chaves.

Asimismo dijo que espera no haya afectación del caso presentado en el Juzgado Concursal, por la denuncia en su contra.

El empresario solicitó, en marzo pasado, la intervención judicial del negocio privado para enfrentar problemas de liquidez. Entre las solicitudes está suspender pagos a acreedores por tres años.

Detalle de proyectos

Terra Industrial es el único proyecto inmobiliario, del portafolio de Aldesa Corporación de Inversiones que está concluido y en operación.

Se trata de una nave industrial ubicada en El Coyol de Alajuela, cuya inversión ascendió a $15 millones.

La segunda obra con avances físicos es el residencial Terra Verbena que albergará 1.593 casas y está ubicado en Alajuelita.

Chaves confirmó, desde marzo pasado, que esta iniciativa está financiado en su totalidad, tiene casas vendidas.

El resto de desarrollos no tienen avances físicos de relevancia.

Monte del Barco, donde Aldesa es propietaria del 30% del fondo de inversión, tiene los permisos y diseños de construcción. Pero no el dinero para desarrollar dos hoteles.

Este proyecto está ubicado en el Polo Turístico Papagayo y la empresa es la concesionaria ante el Instituto Costarricense de Turismo.

Luego la firma tiene otras iniciativas de construcción de viviendas. Se trata de la iniciativa Fortaleza Habitacional La Balvina, en Alajuela; Ciudad del Oeste en La Guácima de Alajuela; y Conde Montecristo, un proyecto de vivienda popular en El Roble de Puntarenas.

“El equipo de la división inmobiliaria continúa avanzando en cada proyecto según el estatus en que se encontraba al momento de solicitarse la Administración Judicial. Por ejemplo, se tramitan usos de suelo para un proyecto de vivienda de interés social en Puntarenas o disponibilidad de agua para otro en Alajuela”, resaltó la empresa por escrito.

Chaves incluso afirmó que, una vez aceptada la administración judicial, esperan poder empezar a pagarle a los inversionistas.

Aldesa enfatizó que los avances de este tipo de proyectos inmobiliarios son lentos y los cambios relevantes no se dan en el corto plazo.

Colaboró el periodista Hugo Solano.

Entrevista
Guiza Pinchansk, vocera de inversionistas: ‘La quiebra es lo peor’

La abogada Guiza Pinchanski forma parte de un grupo de 120 inversionistas, acreedores de Aldesa Corporación de Inversiones, que abogan por la apertura del proceso de intervención judicial de la firma para recuperar su dinero.

Guiza Pinchanski, vocera del grupo de inversionistas afectados por caso Aldesa. Foto: Cortesía.
Guiza Pinchanski, vocera del grupo de inversionistas afectados por caso Aldesa. Foto: Cortesía.

– ¿Qué impulsan como acreedores?

– Promovemos, hasta donde podemos, la aceptación del proceso de administración y reorganzación por intervención judicial porque sabemos que la quiebra es lo peor que nos puede pasar a los inversionistas y los acreedores.

“Los dineros se captaron por proyectos desarrollados y no por pedazos de tierra que hoy no tienen nada. Una quiebra nos llevaría a perder la mayoría de nuestras inversiones.

“Hacemos un llamado a los inversionistas que se apersonen al Juzgado Concursal a darse por notificados, para subsanar el defecto por el cual no se aceptó el proceso”.

– Hay inversionistas fuera del país. ¿Han podido comunicarse con ellos?

– Tratamos de comunicarnos con todos. Hay muchos que tienen apoderados en el país e intentamos hablar con ellos.

“Uno de los problemas que hemos tenidos es que Aldesa no ha querido suministrar la información para contactar con esas personas.

“Entre tanto tratamos de encontrar soluciones a los proyectos. Creemos que algunos pueden salir adelante, minimizando las pérdidas respecto a una quiebra. Queremos coadyuvar y dar soluciones a los desarrollos”.

– ¿Saben cuál es el estado de los proyectos?

– Hay unos que no son proyectos. Hay personas que tienen acciones y certificados de inversión de Aldesa Corporación de Inversiones.

“Los proyectos conocidos son Monte del Barco, La Verbena, Terra Industrial en El Coyol que tiene dos etapas y La Balvina. Estos son los proyectos que estamos revisando. En el edificio de Aldesa también hay inversores, porque está en un fideicomiso”.

– Aldesa argumentó, desde el inicio, que tienen los terrenos para responder...

– Vea, si en un proyecto se captó $18 millones, por decir un número, para un proyecto desarrollado y el terreno vale $4 millones, si lo remata lo hará en $2 millones. ¿Entonces cómo va a pagar?