10 abril, 2012
Pantalla completa Reproducir
1 de 2

Estados Unidos rechazó dos cargamentos costarricenses de jugo concentrado de naranja, al detectar la supuesta presencia de residuos de un agroquímico.

Se trata del fungicida (que se aplica en la finca contra los hongos) carbendazim, sobre cuyo uso ya había alertado el Gobierno estadounidense a sus vendedores.

La medida se publicó en un boletín del mercado de valores Nasdaq y en la página en Internet de la Administración de Drogas y Alimentos (FDA, siglas en inglés) estadounidense, el 5 de abril.

El rebote de los dos cargamentos no implica el cierre de ese mercado al producto nacional, pero causará algún grado de recelo.

A inicios de este año se presentó una situación parecida con cargamentos procedentes de Brasil, el principal productor y exportador mundial de jugo de naranja.

Aunque se mantuvo el recibo de producto brasileño, la demanda se redujo por precaución de los consumidores. Así lo dijo en aquella ocasión Carlos Odio, presidente de la firma Tico Frut, la principal exportadora nacional.

Destino. Los cargamentos brasileños rechazados –igual que los de Costa Rica– tenían como destino la compañía Coca Cola.

Tico Frut tiene un contrato a largo plazo para vender todo su jugo a Coca Cola. Sin embargo, ayer no fue posible corroborar si el producto rechazado pertenece a esa firma pues Odio –el único vocero– no regresa a su oficina sino hasta el lunes de la próxima semana.

Según la FDA, al 30 de marzo pasado había analizado 144 muestras de jugo o concentrado de naranja. De ellas, 103 (incluidas dos de Costa Rica) dieron negativo en cuanto a la presencia de carbendazim.

Pero el resto presentó residuos por arriba de 10 partes por billón de ese fungicida, entre ellas, dos procedentes de Costa Rica.

Magda González, directora del Servicio Fitosanitario del Estado (SFE), adscrito el Ministerio de Agricultura y Ganadería (MAG), dijo que las empresas fueron advertidas del incremento en la rigurosidad estadounidense.

Las firmas nacionales del ramo pidieron de inmediato al SFE que les vendiera servicios de laboratorio para determinar si había muestras, pero la entidad aún no cuenta con todo lo necesario, dijo González.

El 14 de marzo pasado, el SFE envió a la prensa un comunicado en que difundía la decisión de Estados Unidos de “cero tolerancia” ante varios productos, entre ellos el carbendazim.