Consumo

Comience la aventura de invertir en su primer apartamento propio

Tener claridad sobre la disponibilidad de dinero y la capacidad de endeudamiento son factores clave

Carlos Delgado es un joven profesional de 29 años que habita actualmente con su familia en una casa en Heredia. En este punto de su vida, se plantea comprar su primer apartamento en busca de la independencia.

Las exigencias de Carlos son pocas pero muy específicas: desea un apartamento de dos dormitorios para poder recibir visitas de amigos o familiares; en cuanto a las amenidades, quiere que el complejo tenga piscina, área verde y zona de cowork. Además, un aspecto en el que cada vez pone más atención es en la vista del apartamento.

“La vista se ha hecho un atractivo. No sé si es una característica que buscaba, pero ahora es una característica apetecible”, cuenta Carlos, quien está viendo opciones en su provincia, aunque admite que en Heredia son limitadas. A través de su indagación, se ha dado cuenta que sitios como San Rafael de Alajuela o Curridabat ofrecen apartamentos más económicos, accesibles para jóvenes, pero su ubicación “no es buena”.

Así como Carlos, otros muchos jóvenes profesionales están en la búsqueda de salir de casa e independizarse, y los apartamentos en torres parecen ser una tendencia que se consolida en el país, especialmente en el Gran Área Metropolitana (GAM). Decenas de edificios residenciales se han levantado y se construyen en zonas como los alrededores de La Sabana, Los Yoses, Escazú, Curridabat, Heredia o barrio Escalante.

No obstante, embarcarse en este proceso implica posibles obstáculos o dudas que surgen sobre la marcha. Aquí, algunos consejos para enfrentarlo.

Dar el paso

Lo primero que la persona debe tener claro es la disponibilidad de dinero con la que cuenta antes de moverse a su sitio individual.

“Tener claro cuánto gano y cuánto gasto. ¿Para qué? Para saber cuánto dinero tengo disponible para esa inversión que voy a hacer, ya sea comprar o alquilar”, comentó Julio Espinoza, asesor financiero.

Ahora bien, las entidades bancarias suelen financiar entre el 80% y 85% del valor de la propiedad, por lo que, antes de solicitar un préstamo, la persona debería tener ahorrado un 20% del costo total, que será dedicado a la prima.

Aquí entra en juego un segundo factor: la planificación. La compra de un apartamento puede conllevar meses o hasta años de antelación. El tiempo específico de preparación previa dependerá de cada caso, especialmente de la capacidad de ahorro para poder desembolsar el monto de la prima.

Este es justamente uno de los obstáculos que ha encontrado Carlos en su proceso de consulta, pues los bancos exigen una determinada cantidad de dinero disponible, algo que puede ser una tarea difícil para una persona joven que lleva unos años de carrera profesional.

“Lo que dicen que a un joven casi que le es imposible comprar casa o apartamento, es cierto. El ahorro no es tan fácil de hacer”, dice el herediano.

Para lograr ese monto de prima se debe sacar provecho de todos los ingresos: no solo salarios, sino también bonos, aguinaldos, salario escolar incluso, todo con el fin de potenciar la capacidad de ahorro.

“Lo ideal antes de tomar la decisión es averiguar si yo tengo la posibilidad de que me financien. Una de las cosas que pasa en Costa Rica es que hay cierta población a la que no le dan financiamiento por sus ingresos. Y hay que ser realistas en eso”, afirmó Espinoza.

Otro punto a considerar es el porcentaje máximo con el que la persona puede comprometerse. En el sector financiero se suele aconsejar un 30% de los ingresos netos como un porcentaje “sano” para dedicar a la cuota del préstamo o alquiler.

También hay que tomar en cuenta la moneda en la que se recibe el salario. La recomendación siempre reiterada es que, si los ingresos son en dólares, hay que endeudarse en esa moneda; si los ingresos son en colones, entonces el crédito debería ser en la moneda nacional.

Comparar opciones en distintos lugares e identificar la opción que más se ajusta a su presupuesto y situación financiera son claves para tomar una mejor decisión.

A pesar de las dificultades, Espinoza comentó que existe en el país una creciente población profesional de jóvenes que están percibiendo mejores ingresos, especialmente ligados a multinacionales, y que cuentan, cada vez más, con la capacidad de hacer una inversión de compra o alquiler.

Menú variado

Actualmente se levantan en diferentes partes del GAM edificios de apartamentos que se suman a otros que se han construido en los últimos diez años principalmente. Las opciones son más variadas en cuanto a ubicación, diseño y precios. Este medio consultó a cuatro de ellos.

Start, desarrollado por Argo, es el nombre de un edificio de 14 pisos con 128 apartamentos de una y dos habitaciones que se construirá frente a la Universidad de las Ciencias Médicas (Ucimed), cerca de La Sabana.

El concepto apunta a jóvenes profesionales e inversionistas, con un enfoque especial en los estudiantes universitarios. Los apartamentos arrancan en los $70.000 y en $105.000 para los de dos dormitorios. Entre las amenidades que ofrece son gimnasio, piscina, área de coworking y azotea.

Para ser comprador, se requiere de un salario neto mínimo de ¢500.000 y se ofrece dividir la prima en 12 mensualidades para facilitar el acceso, comentó Francisco Avilés, gerente general de Argo.

La desarrolladora Citizen está a cargo de dos proyectos: Sky Garden, en construcción en Nunciatura; y Bö Escalante, en el barrio josefino del mismo nombre, actualmente en etapa de preventa.

Ambos proyectos están dirigidos a personas adultas “con espíritu joven”, afines a vivir en comunidades urbanas vibrantes y cosmopolitas, según dijo Verny Campos, director comercial de Citizen.

Los dos inmuebles ofrecen soluciones de una y dos habitaciones, con piscina en la azotea con vistas a la ciudad y áreas multiusos.

Una persona que quiera comprar un apartamento en cualquiera de los dos edificios requiere de ingresos mensuales de entre los $1.600 y $3.400, dependiendo de la solución que escoja, con la posibilidad de financiar la prima sin intereses directamente con el desarrollador.

Los precios en Sky Garden van de los $150.000 a los $210.000 aproximadamente, y los de Bö inician en los $95.000.

También en Escalante se construirá Ser Escalante, cuyo público meta son personas solteras, parejas sin hijos o con hijos en edades tempranas, interesadas en el arte y la gastronomía que ofrece la ciudad.

El edificio tendrá estudios y apartamentos de dos habitaciones, y el precio de los primeros empezará en $96.000.

El comprador tendrá la posibilidad de crear un espacio personalizado de acuerdo con sus gustos y preferencias, explicó Denia Rosich, gerente comercial de Civitar, desarrolladora del proyecto.

Rosich no precisó un monto de ingresos mínimo del potencial comprador, sino que indicó que lo importante es que el cliente tenga claridad de cuál es la cuota mensual que tiene presupuestada para vivienda, con el fin de buscar un apartamento que cumpla con sus necesidades y su presupuesto mensual.

Civitar ofrece al cliente la oportunidad de pagar el 15% de prima fraccionado en 24 meses sin intereses.

Francisco Ruiz León

Francisco Ruiz León

Periodista de la sección de Economía y Política de El Financiero. Bachiller en Comunicación Colectiva con énfasis en Periodismo por la Universidad de Costa Rica.

En beneficio de la transparencia y para evitar distorsiones del debate público por medios informáticos o aprovechando el anonimato, la sección de comentarios está reservada para nuestros suscriptores. El nombre completo y número de cédula del suscriptor aparecerá automáticamente con el comentario.