Banca

Crédito en colones responderá de manera paulatina a subida de tasas en el BCCR

Banqueros prevén que efecto llegue a deudores con operaciones a tasa variable, en unos meses, y lo mismo respalda estudio del Banco Central

Las personas y empresas con una deuda en colones a tasa variable tendrían, en los próximos meses, un ajuste paulatino en la tasa de interés de sus préstamos a raíz de la decisión del Banco Central de Costa Rica (BCCR) de incrementar la tasa de política monetaria (TPM) por segunda ocasión en menos de dos meses.

El aumento de la TPM no se traspasará de manera inmediata a los créditos. El efecto llegará en unos meses e influye solo en las operaciones que se ajustan con base en algún indicador de referencia, coincidieron banqueros y economistas consultados por La Nación.

De igual manera, un estudio efectuado por el Central, cuyo primer avance se presentó en enero del 2021, encontró que las tasas de préstamos en colones se ajustan en un plazo de tres meses en la banca privada. Mientras que en los públicos el efecto es de ocho meses para las operaciones en general, y hasta de 17 meses en los préstamos para vivienda, es decir, aquellos a más de 20 años plazo.

“Se encontró evidencia de no linealidad en el traspaso, así como de asimetría, es decir, incrementos en TPM tienden a transmitirse más rápido que disminuciones”, se sostuvo en el informe Traspaso de la tasa de política monetaria en Costa Rica de 2000 a 2018.

La Junta Directiva del Banco Central aumentó la TPM, este miércoles 26 de enero, en 0,5 puntos porcentuales para llevarla hasta el 1,75%, desde el 1,25%. El pasado 15 de diciembre, la entidad anunció la primera alza cuando de 0,75% pasó a 1,25%.

El cambio se fundamentó por el incremento de la inflación internacional, el análisis del entorno macroeconómico actual y, sobre todo, de la evolución prevista para la inflación, incluyendo los riesgos en esas proyecciones.

La TPM es una referencia que se fija de acuerdo con lo que el ente emisor estima que es coherente con el costo de la liquidez en un momento dado y, generalmente, tiene impacto en el resto de tasas de interés en el mercado. La TPM había disminuido desde 2019 hasta 2020, hasta tocar un nivel histórico más bajo de 0,75%.

El economista José Luis Arce destacó que el cambio de la política monetaria del ente emisor, de una expansiva a otra más restrictiva, conducirá a presiones alcistas sobre las tasas de interés en colones.

“Esto encarecerá el acceso al crédito para las familias y las empresas, pero también para el Gobierno que logró financiarse en los últimos dos años localmente en condiciones extraordinarias gracias a la gran liquidez existente, una parte de ella producto de la política monetaria expansiva del BCCR”, consideró el director de FCS Capital.

La previsión de las entidades financieras es que el efecto del aumento de la TPM tendría incidencia, primero, sobre las intereses pagados por quienes tienen depósitos en los bancos, lo cual causaría un efecto en la tasa básica pasiva (TBP).

“Los créditos en colones a un indicador variable están referenciados normalmente a TBP, que consiste en un promedio de intereses a plazo. Para que crezca la cuota de los créditos vigentes debe aumentar la tasa básica, empero, esta a su vez depende de si en efecto crecen las tasas pasivas (de captación), lo cual no necesariamente se va a dar en el corto plazo”, explicó Reinaldo Herrera, director de Finanzas del Banco Nacional.

Para Juan Francisco Rodríguez, subgerente de Negocios del Banco Popular, el ajuste también dependerá de otros factores como el comportamiento esperado de la demanda de crédito, el tipo de cambio, los interés internacionales y las necesidades de fondos del Gobierno.

“Históricamente, el plazo de transmisión de los ajustes de la tasa de política monetaria a otros indicadores ha llevado varios meses; es decir, los ajustes no son proporcionales”, apuntó Rodríguez.

En el caso de los nuevos créditos en colones, formalizados de manera posterior a la subida de la TPM, las entidades financieras no se aventuraron a dar una respuesta directa, pues dependen de factores como la liquidez en el mercado local.

Alberto Franco, economista de Ecoanálisis, aseveró que el incipiente crecimiento de la demanda del crédito, por la reactivación del sector privado, llevaría a las instituciones financieras a brindar una mejora en tasas para los ahorrantes y captar más colones.

Algunas organizaciones bancarias ya están en el análisis de las nuevas condiciones para tomar decisiones.

“El banco se encuentra evaluando los potenciales impactos del ajuste en la TPM sobre la estructura de costos, con el fin de determinar el ajuste de las tasas activas y pasivas que corresponde en caso de requerirse”, comentó Rossy Durán, gerenta Corporativa de Finanzas del Banco de Costa Rica (BCR).

Laura Moreno, vicepresidenta de Relaciones Corporativas de BAC Credomatic, comentó que las nuevas operaciones en colones, tanto activas como pasivas, reflejarán la realidad del mercado de cada momento, lo cual incluye niveles de liquidez, demanda por crédito y costos de captación.

Óscar Rodríguez

Óscar Rodríguez

Periodista de Economía. Máster en Periodismo Económico de la Universidad Rey Juan Carlos de España. Escribe sobre finanzas y macroeconomía. Ganador del premio Jorge Vargas Gené 2015 y Distinción del Mérito Periodístico 2011 de Canatur. Redactor del año La Nación en 2017.

En beneficio de la transparencia y para evitar distorsiones del debate público por medios informáticos o aprovechando el anonimato, la sección de comentarios está reservada para nuestros suscriptores. El nombre completo y número de cédula del suscriptor aparecerá automáticamente con el comentario.