Óscar Rodríguez. 13 agosto
Andrés Víquez, subgerente de Banca Mayorista BCR, cuestionó a Juan Carlos Bolaños –en octubre del año pasado– por la venta de cemento a Perú y exigió el pago del producto. Foto: Alejandro Gamboa .
Andrés Víquez, subgerente de Banca Mayorista BCR, cuestionó a Juan Carlos Bolaños –en octubre del año pasado– por la venta de cemento a Perú y exigió el pago del producto. Foto: Alejandro Gamboa .

Cuatro días antes de que el Ministerio Público efectuara los arrestos por el caso del cemento chino, el Banco de Costa Rica (BCR) exigió a Juan Carlos Bolaños depositar el dinero de una venta de cemento hecha en Perú.

En el oficio SGBMA-10-126-2017, del 30 de octubre del 2017, Andrés Víquez, subgerente de Banca Mayorista, solicitó a Bolaños la devolución inmediata de la ganancia generada por la venta de 7.500 toneladas en el país Suramericano.

Así se reseña en el Informe No. 060-DEF-R-023-18 del Organismo de Investigación Judicial (OIJ), del pasado 21 de mayo, que hizo una reconstrucción de las operaciones de crédito por $20 millones y ¢5.390 millones entregadas a Sinocem Costa Rica.

“El Banco ha obtenido información certera y que es pública en el sistema aduanero del Perú, que la empresa Cementos Yura adquirió e importó 7.500 toneladas transportadas por el buque Star Crimson. Lo que significa que las deudoras vendieron el cemento que es garantía mobiliaria de los créditos otorgados por el Banco”, enfatizó Víquez en su oficio.

La misiva del Subgerente cuestiona al empresario porque el cemento adquirido por Sinocem, según el contrato de crédito con el BCR, fungía como garantía mobiliaria en la operación.

Según las diligencias del BCR, el barco salió de Costa Rica llevándose el cemento pese a que, ante el Sistema Aduanero Nacional, el producto había sido nacionalizado al menos en forma documental.

José Miguel Villalobos, abogado de Juan Carlos Bolaños, afirmó que solicitaron una aclaración –del informe del OIJ– sobre la supuesta venta de cemento que no estaba pagada.

“El cemento que terminó en Perú es el que se dejó el barco porque no le pagaron; pero no fue una decisión de Sinocem romper el contrato. Fue el transportista quien tomó la decisión ante la falta de pago”, afirmó Villalobos.

En julio del año pasado, Víquez había informado a la Superintendencia General de Entidades Financieras (Sugef) que el barco traía 15.000 toneladas de cemento.

Además, argumentó, según la información dada por el cliente, que desde el 2016 a julio del 2017 habían ingresado al país cinco barcos con 124.272 toneladas, de las cuales se habían vendido 120.084.

Sin embargo, el OIJ confirmó en su informe que el ingreso de producto al país no es preciso, luego de revisarse la información en Aduanas, dados los reportes aportados por Sinocem al BCR y al Banco Popular, entidad que también le prestó recursos para la importación.

Incluso, el peritaje policial concluyó que Víquez entregó información equivocada a la Sugef porque sobrevaloró el ingreso de cemento adquirido por Sinocem.