Marvin Barquero. Hace 2 días
El cultivo de yuca y de otras raíces y tubérculos para la exportación brinda trabajo en áreas rurales, como la zona norte y el Caribe.
El cultivo de yuca y de otras raíces y tubérculos para la exportación brinda trabajo en áreas rurales, como la zona norte y el Caribe.

Autoridades del puerto español de Algeciras comenzaron a rechazar productos costarricenses, el mes pasado, por la aplicación de un reglamento del 2008 que regula el uso de ceras en la cáscara como preservante.

Dicha medida afecta, especialmene, a raíces y tubérculos, así como a frutas, lo cual mantiene en incertidumbre a los exportadores desde mayo pasado.

La situación no solo pone en peligro exportaciones valoradas en $75 millones anuales, sino que se podría extender a otros puertos europeos, reconoció la Cámara de Exportadores de Costa Rica (Cadexco).

El problema ocurre mientras están vigentes negociaciones por la intencion de la Unión Europea (UE) de aplicar una reducción en los Límites Máximos de Residuos (LMR) de plaguicidas en productos agrícolas.

Tal medida afectaría todas las exportaciones y, en particular, el banano.

En este momento, hay 150 contenedores con productos que están actualmente en tránsito marítimo y que llevan en la cáscara la cera como preservante, de acuerdo con los datos de Cadexco.

Solo por las ventas de yuca a la Unión Europea (UE) Costa Rica percibió $30,12 millones el año pasado. Los envíos a España se valoraron en $8,9 millones en el 2020.

Pero al Viejo Continente se envían otras raíces y tubérculos, como el tiquisque, el ñampí y el ñame.

Gestiones

La normativa que están aplicando ahora las autoridades españolas especifica las características de la cera utilizada para recubrir el producto y aislarlo de hongos con el objetivo de prolongar su vida útil, explicó el gremio exportador.

El problema radica en que la cera empleada por Costa Rica para recubrir los productos no está registrada en la Unión Europea (UE).

Dicha situación necesitó ya de una negociación a nivel de gobiernos, con el Ministerio de Comercio Exterior (Comex) encabezando las gestiones de Costa Rica, aunque no se tienen todavía resultados.

El jerarca del Comex, Andrés Valenciano, reconoció que se están dado negociaciones a alto nivel, para buscar una salida.

“Desde hace varios días hemos venido dando un seguimiento continuo a las dificultades que se han estado presentando para el ingreso de algunos productos de origen vegetal en el puerto de Algeciras en España”, indicó Valenciano.

Agregó que las negociaciones se realizan en coordinación con el Ministerio de Agricultura y Ganadería (MAG) y la Promotora del Comercio Exterior (Procomer), en procura de resolver el asunto lo antes posible.

Los contactos están abiertos, aseveró Valenciano, tanto con altas autoridades del gobierno español como con las de la Unión Europea, en Bruselas.

El jerarca del Comex reconoció los aportes que brinda en este proceso las embajadas de Costa Rica en España, así como de la representación española en nuestro país.

Impacto

El sector más afectado por la nueva disposición es el de raíces y tubérculos, el cual tradicionalmente ha utilizado la cera como recubrimiento para alargar la vida del producto.

No obstante, otros sectores ya comenzaron a sufrir el impacto, directa o indirectamente.

Abel Chaves, presidente de la Cámara Nacional de Productores y Exportadores de Piña (Canapep), explicó que los exportadores de esa fruta no tienen muchos problemas, pero dijo que ya se dieron algunas complicaciones.

La complicación mayor, agregó Chaves, es con los contenedores consolidados, es decir, los que llevan varios productos.

Si la piña va en un mismo contenedor donde van raíces y tubérculos, la posibilidad de rechazo es inminente, declaró el representante del sector piñero.

En el caso de esta fruta, un rechazo generalizado en la UE tendría muy serias consecuencias.

El año pasado se exportaron piñas por un valor de $384 millones a ese bloque de países, mientras que en el 2019 (sin el efecto de la pademia) las colocaciones sumaron $431 millones.