Agro

Oferta de flores para San Valentín cae en Costa Rica por reducción de cultivos

Pandemia llevó a productores a sembrar fresas, chile, tomate y otros productos en sus invernaderos, para paliar la crisis local y cierres a las exportaciones.

Los productores de Llano Grande se devuelven poco a poco a la actividad de las flores, pero viven en incertidumbre. Aqui un vivero de la empresa de Asdrúbal Guzmán. Foto: Cortesía

La oferta de flores en Costa Rica para el Día de San Valentín o Día el Amor y la Amistad, que se celebra el domingo 14 de febrero, cayó este 2021, pues los productores bajaron el área cultivada, consecuencia del impacto de la pandemia.

De acuerdo con la versión de floricultores de Llano Grande, Cartago, distrito reconocido por esa producción, en vista de la caída en la demanda de flores, a partir de abril del 2020, debieron innovar y utilizar parte de los viveros para producir fresas, chile, tomate y hasta cebolla.

Por esa razón, el área cultivada se redujo en algunos casos alrededor del 40%, lo cual ahora está afectando la oferta para el Día de San Valentín. En otros casos, los productores ya están volviendo a las flores como su actividad principal, pero no alcanzan el 100%.

“Todo se está vendiendo en este momento; más bien hay escasez, especialmente de rosas rojas, pero también de rosas de otros colores y todas las variedades, como yerberas, girasoles, crisantemos y otros”, señaló Asdrúbal Guzmán, miembro de la Asociación de Floricultores de Llano Grande.

En la misma línea se expresaron los también productores de Llano Grande, William Zúñiga y William Quirós, este último presidente de la Asociación. Quirós, empero, dice que en su caso se está devolviendo casi en su totalidad a cultivar flores.

Los precios locales del producto, ante esto, aumentaron entre 15% y 20%, según cada flor, calcularon los productores. La de más demanda para San Valentín es la rosa roja.

Mientras tanto, quienes destinan la mayor parte de su producción a las exportaciones enfrentan el problema de los cierres en varios países y en ciudades de Estados Unidos, por las nuevas olas de la pandemia de la covid-19.

Sergio Madrigal, miembro de la junta directiva, y Bernardo Vargas, director ejecutivo, de la Cámara Nacional de Plantas, Flores y Follajes, explicaron que empresas grandes con acceso a exportar el producto para supermercados se han mantenido, pero quienes venden a mayoristas para comercializar en floristerías del exterior se ven más afectados.

Miguel Ignacio Vargas, propietario de Flores Tropicales El Jardín, ubicada en Río Jiménez de Guácimo, Limón, dedicada a la exportación, dijo que destinaron poco más del 50% de la finca de 28 hectáreas a sembrar yuca, ñame y todos los tubérculos, así como plátano, para paliar un poco la crisis.

Además, unas plantaciones de flores tropicales se dejaron abandonadas ante la falta de ingresos. “Nosotros vamos de pique. Si esto no se activa ya, no vamos a poder recuperarnos”, declaró este productor.

Impacto local

Los productores de Llano Grande vieron cómo prácticamente se cerró su actividad hacia abril del 2020. Los países pusieron medidas así que hoteles, centros de convenciones, iglesias, colegios y universidades, donde se usaban las flores, dejaron de funcionar. Igual sucedió en Costa Rica.

Tenían la esperanza de comenzar el repunte con ventas locales para el Día del Padre del año pasado, en junio, pero a 48 horas de esa celebración, las autoridades no definían las medidas a aplicar. Eso causó que prácticamente perdieran toda la producción.

Ante ese panorama, dijeron, se dedicaron a buscar cómo sobrevivir y, entonces, gran parte de los viveros se destinaron a sembrar fresa, tomate, chile, que son cultivos de invernadero, y hasta cebolla, papa y otros que, comúnmente, se cosechan a cielo abierto.

En vista de la extensión de la pandemia, no han podido regresar la mayoría de ellos a la actividad de la floricultura, explicaron Guzmán y Zúñiga. Por esa razón, para este 2021, se estima escasa la oferta del producto para San Valentín, una fecha que junto con el Día de la Madre son las mejores para el sector.

En cuanto al sector de exportaciones, Vargas recordó que las cifras de la Promotora del Comercio Exterior (Procomer) reflejan una caída dramática de las ventas. Así, para febrero del 2020 ya se dio una baja del 13% en el valor de las exportaciones de flores para el mercado norteamericano (Estados Unidos y Canadá), respecto al mismo mes del 2019.

En marzo, con los cierres por la pandemia, la reducción fue del 32%. Esos dos países adquieren alrededor del 95% de las flores que exporta Costa Rica.

A partir de este 2021, aseguró Sergio Madrigal, se comenzó a notar un lento repunte, pero con las nuevas olas y cierres, por ejemplo en Canadá y algunas ciudades de Estados Unidos, se afectaron de nuevo las ventas.

Explicó que a partir de abril, con la primavera y posteriormente con el verano, se inicia una época de graduaciones, bodas y otras actividades en Norteamérica, donde se utilizan muchas flores.

Si las condiciones de la pandemia mejoran, esa época podría ser buena para los exportadores, estimó el productor y dirigente.

Marvin Barquero

Marvin Barquero

Periodista en la sección de Economía. Realizó sus estudios de Comunicación en la Universidad de Costa Rica. Escribe sobre temas de producción y de comercio exterior.

LE RECOMENDAMOS

En beneficio de la transparencia y para evitar distorsiones del debate público por medios informáticos o aprovechando el anonimato, la sección de comentarios está reservada para nuestros suscriptores para comentar sobre el contenido de los artículos, no sobre los autores. El nombre completo y número de cédula del suscriptor aparecerá automáticamente con el comentario.