Agro

Floricultores de Llano Grande venden sus rosas a domicilio pues coronavirus apagó la demanda

Viveros como Flores Retes, en Cartago, ofrecen entregar el producto en la casa “a precios demasiado razonables” para reducir las pérdidas causadas por el cierre de las floristerías locales y las exportaciones.

Miles de flores se están perdiendo en Llano Grande de Cartago, un distrito conocido por este tipo de producción, además de las fresas y las hortalizas.

Unos 70 productores, dedicados a cosechar flores en esa zona, prácticamente “están tirando al basurero” su producción, señaló Alberto Cedeño, tesorero de la Asociación de Floricultores de Llano Grande. Ahí se desechan rosas especialmente, pero también yerberas, lirios, pomas y margaritas, entre otras.

¿La razón? Se cerraron las exportaciones y la demanda local declinó totalmente, pues las floristerías no están abiertas, en cumplimiento de las medidas recomendadas por el Ministerio de Salud relacionadas, con el nuevo coronavirus.

Los productores, comúnmente,colocaban su producto con intermediarios, ya fuera para la exportación o para mercado local. Pero los compradores dejaron de llegar a las fincas o viveros.

El producto, mientras tanto, se tiene que cosechar porque es perecedero. Pero una vez cosechado también tiene un periodo de vigencia determinado.

Puerta a puerta

Rosas rojas, blancas, amarillas, rosadas, papaya o de dos colores pueden llegar a la puerta de su casa, a precios muy bajos. Si las adquiere, ayudará a los productores de Llano Grande.

Algunos productores acuden a medidas de emergencia para colocar alguna parte del producto y aliviar las pérdidas.

Tal es el caso de Luis Eduardo Madrigal Aguilar y su familia, quienes poseen alrededor dos hectáreas, en dos sectores de Llano Grande, sembradas especialmente con rosas de diferentes colores: blanco, amarillo, rosado, papaya, coral (papaya oscuro) y la tradicional roja.

Cinco mayoristas, dueños de floristerías o exportadores, llegaban al vivero de esta familia, semanalmente, a adquirir el producto.

Don Luis Eduardo y su familia cortaban unos 400 paquetes por semana, los cuales corresponden a 800 docenas.

Hoy los compradores desaparecieron; solo uno llega esporádicamente y con precios demasiado bajos. Las rosas -en este caso- se están perdiendo.

La familia de don Luis Eduardo está llevando flores a Cartago centro, Tres Ríos, La Lima, Paraíso, Cot, San Rafael de Oreamuno y Tejar, pero tanto ellos como los otros productores necesitan diversificar destinos y volumen.

Las flores se pueden pedir por medio de WahtsApp a esta familia. Los números son 6087-9036 y 8549-9835. El productor Madrigal explico que, por ejemplo, le han pedido un paquete para llevarlo a Turrialba. “Desearía hacerlo, pero no es rentable llevar solo una unidad”, dijo.

Por esa razón, agradeció mucho a vecinos de condominios, urbanizaciones o barrios, quienes se han organizado y hacen pedidos en grupo. Esto facilita el envío a lugares más lejanos del vivero, que se encuentra ubicado tres kilómetros al este de la escuela de Llano Grande.

En el caso de la Asociación de Floricultores de Llano Grande, el número telefónico es 2530-2032.

También se puede solicitar a a otros productores: Alberto Cedeño, al 2530-0673; William Quirós, al 8973-4358; Asdrúbal Guzmán, al 8471-8514: Rónald Piedra, al 8546-6109; y William Zúñiga, al 8324-3706.

Marvin Barquero

Marvin Barquero

Periodista en la sección de Economía. Realizó sus estudios de Comunicación en la Universidad de Costa Rica. Escribe sobre temas de producción y de comercio exterior.

LE RECOMENDAMOS

En beneficio de la transparencia y para evitar distorsiones del debate público por medios informáticos o aprovechando el anonimato, la sección de comentarios está reservada para nuestros suscriptores para comentar sobre el contenido de los artículos, no sobre los autores. El nombre completo y número de cédula del suscriptor aparecerá automáticamente con el comentario.