Agro

Cultivo de cannabis en Costa Rica entrega altos rendimientos en primeros ensayos

Cantidad de inflorescencias por planta llega a entre 40 y 50 y extracción de aceite sería superior al 10% de la materia. Aroma atrae plagas, un factor relevante a considerar.

Las plantas de Cannabis pueden crecer hasta el tamaño de un arbusto, en su corto ciclo de tres y medio a cuatro meses. Necesitan al menos 17 horas de luz blanca al día, por lo cual se les aportar una parte de manera artificial. Foto: Cortesía INTA.

Los ensayos de cultivo y extracción de aceite con las plantas del cannabis medicinal y el cáñamo industrial en Costa Rica, para uso humano y de materia seca, generan hasta ahora excelentes resultados preliminares, aunque la información final no estará disponible sino hasta mediados de enero.

Las plantas lograron una cantidad de entre 40 y 50 inflorescencias (grupos de flores) cada una, en los cultivares de cannabis medicinal, y una extracción muy preliminar indica que el volumen de aceite está por encima del 10% de la materia.

Esa extracción de aceite del material de flores se hizo con una máquina portátil, pues se está instalando el equipo definitivo para ese fin, informó el Instituto Nacional de Innovación y Transferencia en Tecnología Agropecuaria (INTA), coordinador de los ensayos.

Esa entidad pública y la empresa privada Roco Plants desarrollaron los ensayos conjuntos, mediante un convenio, con 12 cultivares de cannabis importados de Estados Unidos, desde inicios de noviembre del 2020. El cultivo se realizó en terrenos de las estaciones experimentales Los Diamantes, en Guápiles (tropical húmedo), y en Cañas, Guanacaste (tropical seco), en la Enrique Jiménez Núñez.

Arturo Solórzano, director del INTA, explicó que aunque haya un convenio con una empresa, la información de los resultados es pública. Empero, dijo, no estará disponible en su totalidad sino hasta mediados de enero próximo, pues se divulgará en un congreso panamericano acerca del tema que organiza Costa Rica.

En ese informe también se revelarán los resultados sobre cáñamo, una planta de la familia del cannabis pero destinada a la producción de fibras para uso industrial (telas, mecates y otros). Tanto los cultivares de esta planta como los de cannabis para uso humano (medicamentos, alimentos, cosmetología, champúes y otros) tienen baja cantidad de tetrahidrocannabinol (THC) y mejor incidencia de cannabidiol (CBD), garantizado por la entidad que los vendió.

Sin embargo, Solórzano adelantó que los cultivares de cannabis medicinal requieren de muchas horas de luz blanca. Por tal razón, en los cultivos en los invernaderos se ha debido encender luz artificial de ese color a las 5 p. m., pues al menos deben ser 17 horas de exposición.

También advirtió de que la planta es susceptible a plagas, particularmente a la mosca blanca, pues su aroma atrae a esos animales. Se trata de algunos áfidos y de las hormigas, pero la especie de mosca ha sido el principal problema, tanto que obligó a quitar las plantas de los invernaderos y a limpiar y preparar de nuevo para la siembra.

El director del INTA explicó que el cannabis tiene un olor fuerte a cítricos, frambuesa u otras frutas, lo cual se convierte en un atractivo para las plagas. Señaló que la mosca blanca es una plaga presente en Costa Rica en muchos cultivos, por lo que debe ser uno de los puntos a vigilar.

Agregó que el manejo del agua también es fundamental, así como de una buena nutrición, pues el objetivo es que la planta crezca bastante y concentre los nutrientes en el desarrollo de la mayor cantidad de inflorescencias.

El ciclo de vida de los cultivares de cannabis es de entre tres y medio y cuatro meses, lo cual es una ventaja para Costa Rica porque puede obtener al menos tres cosechas anuales con la planta.

Mientras esto sucede, Solórzano reconoció que “cientos” de empresas, casas de estudio, investigadores y organismos internacionales se han acercado al INTA por el interés de conocer el resultado y el eventual uso en Costa Rica del cannabis. Entre las empresas hay muchas conocidas del sector alimentario, pero prefirió no dar nombres.

El funcionario dijo que la esperanza es tener en el país cultivos comerciales y la venta de producto a la industria hacia el segundo semestre del 2022. Esto por cuanto el proyecto de ley donde se autoriza la actividad con fines medicinales e industriales, aprobado por los diputados en primer debate el 19 de octubre, fue enviado a consulta a Sala IV y, además, se le debe reglamentar.

LE RECOMENDAMOS

En beneficio de la transparencia y para evitar distorsiones del debate público por medios informáticos o aprovechando el anonimato, la sección de comentarios está reservada para nuestros suscriptores para comentar sobre el contenido de los artículos, no sobre los autores. El nombre completo y número de cédula del suscriptor aparecerá automáticamente con el comentario.