Salud

Vacunación contra la influenza comenzará este jueves 23 de junio

CCSS adquirió 1,5 millones de dosis para cubrir a la población con más riesgo de complicarse en caso de infectarse

La vacunación contra la influenza comenzará este jueves 23 de junio en los diferentes establecimientos de la Caja Costarricense de Seguro Social (CCSS). La institución dispone de 1,5 millones de dosis para cubrir a la población con mayor riesgo de complicarse en caso de infectarse.

A diferencia de la vacuna contra la covid-19, la de la influenza no es universal y está destinada a personas de riesgo de complicarse en caso de infectarse. Estos grupos son:

  • Niños de 6 meses a 7 años
  • Adultos de 58 años o más
  • Embarazadas
  • Diabéticos
  • Personas con una cardiopatía
  • Asegurados con obesidad grado II, III o mórbida
  • Enfermos respiratorios crónicos: asma, bronquitis, enfermedad pulmonar obstructiva crónica (EPOC), tuberculosis
  • Quienes tienen síndrome de Down.
  • Personas con enfermedades en el riñón.
  • Individuos con parálisis cerebral infantil (PCI)
  • Personas con desnutrición severa y moderada.
  • Pacientes de cáncer
  • Quienes tienen problemas inmunitarios

Además, otros grupos de servicios de atención pueden también optar por la vacuna.

  • Funcionarios de la CCSS
  • Trabajadores del Ministerio de Salud
  • Cruzrojistas
  • Bomberos
  • Policías
  • Funcionarios del Servicio Nacional de Salud Animal
  • Trabajadores del 911
  • Quienes trabajen en Migración y Extranjería
  • Estudiantes de ciencias de la salud y técnicos afines que están realizando campos clínicos dentro de los establecimientos de salud de la CCSS.

Esto incluye a los servicios contratados a terceros, como limpieza y seguridad y a los voluntarios.

Las personas en estos grupos pueden vacunarse en cualquier vacunatorio, siempre y cuando haya dosis disponibles.

Si usted no es de ninguno de estos grupos puede conseguir la vacuna a nivel privado, el valor es aproximadamente de ¢10.000.

Mientras se restablecen los sistemas informáticos institucionales, las personas deben aportar elementos para demostrar la pertenencia a uno de los grupos de riesgo.

De los niños se debe llevar identificación y su Libro Azul o carné de vacunas. Los mayores de 58 años solo deberán presentar su cédula. Los individuos entre los 7 y 58 años con alguna condición de salud deberán aportar su identificación y alguna evidencia de su condición, y a sea original o copia de epicrisis, referencias, dictámenes médicos, rectas, carné de medicamentos, entre otros.

En el caso de quienes tienen obesidad se les hará la valoración clínica en el momento de ir al vacunatorio.

Los funcionarios de alguno de los servicios que tengan opción de vacunarse podrán hacerlo con solo mostrar el carné.

Esta jornada de vacunación se hace al mismo tiempo que las campañas contra covid-19 que no se han detenido. Inclusive, una persona podría aprovechar su visita al vacunatorio para colocarse ambas vacunas y aumentar su protección contra ambas enfermedades. Eso sí, recibirá una inyección en cada brazo.

Hay dos razones. La primera es que la protección inmunitaria de una persona mediante la vacunación disminuye con el tiempo, por ende, es necesario recibir una vacuna anual para que la protección sea óptima.

La segunda, es que los virus de la influenza cambian constantemente (mutan). Entonces, las vacunas contra la influenza pueden ser actualizadas de una temporada a la siguiente para brindar protección contra los virus que, según las investigaciones, podrían ser los más comunes durante la próxima temporada de influenza.

No. Toma unas dos semanas para que los anticuerpos comiencen a desarrollarse y a brindar protección contra la infección por el virus de la influenza. Es por eso que lo mejor es vacunarse antes de que los virus de la influenza comiencen a propagarse en su comunidad.

Sí. Las probabilidades son mucho menores, pero siempre existe la posibilidad. Hay varias razones para ello:

1- Puede estar expuesto a uno de los virus de la influenza justo antes de vacunarse o durante el lapso que el cuerpo tarde en desarrollar la protección. Recuerde que los anticuerpos toman unas dos semanas en generarse, entonces usted podría enfermarse antes de que la protección se dé.

2- Usted puede estar expuesto a un virus de la influenza que no esté incluido en la vacuna. Todos los años circulan muchos virus de influenza diferentes. La vacuna contra la influenza está hecha para brindar protección contra los tres o cuatro virus de la influenza que, según las investigaciones, serán los más comunes.

3- La protección de la vacuna puede variar de persona a persona. La protección que brinda la vacuna contra la influenza puede variar ampliamente basándose, en parte, en los factores de salud y edad de la persona que se vacuna. En general, la vacuna contra la influenza tiene mayor efecto en adultos jóvenes y niños más grandes sanos.

Algunos individuos mayores o con ciertas enfermedades crónicas podrían desarrollar menos inmunidad después de la vacunación. No obstante, lo más posible es que si se enferman los síntomas sean más leves y tengan menor riesgo de complicaciones.

La vacuna contra la influenza no es una herramienta perfecta, pero es la mejor manera de estar protegido contra la enfermedad.

Irene Rodríguez

Irene Rodríguez

Periodista en la sección El País. Máster en Salud Pública con Énfasis en Gerencia de la Salud en la Universidad de Costa Rica. Ganó el Premio Nacional de Periodismo Científico del Conicit 2013-2014, el premio Health Systems Global 2018 y la mención honorífica al Premio Nacional de Periodismo de Ciencia, Tecnología e Innovación 2017-2018.

En beneficio de la transparencia y para evitar distorsiones del debate público por medios informáticos o aprovechando el anonimato, la sección de comentarios está reservada para nuestros suscriptores. El nombre completo y número de cédula del suscriptor aparecerá automáticamente con el comentario.