Irene Rodríguez. 4 febrero
En Costa Rica, la Agencia Costarricense de Investigación Biomédica realiza un estudio para determinar si una sola dosis de la vacuna es suficiente para prevenir el cáncer de cuello de útero. Foto: Agencia Costarricense de Investigaciones Biomédicas (ACIB).
En Costa Rica, la Agencia Costarricense de Investigación Biomédica realiza un estudio para determinar si una sola dosis de la vacuna es suficiente para prevenir el cáncer de cuello de útero. Foto: Agencia Costarricense de Investigaciones Biomédicas (ACIB).

Vacunarse contra el virus del papiloma humano (VPH) es seguro, eficaz y una medida contundente y necesaria en la lucha contra el cáncer de cérvix.

Así detalló este lunes, en un comunicado oficial, la Agencia Internacional de Investigación del Cáncer (IARC, por sus siglas en inglés) con motivo del Día Mundial de la Lucha Contra el Cáncer, que se celebra cada 4 de febrero.

De acuerdo con el ente internacional, adscrito a la Organización Mundial de la Salud (OMS), cada año se diagnostican unos 570.000 tumores de este tipo en el mundo y ocurren 310.000 muertes, la mayoría en países en desarrollo. Si esto no se controla, para 2040 los fallecimientos anuales ascenderán a 460.000.

“Rumores infundados hacia la vacuna contra el VPH contnúan impidiendo o retrasando innecesariamente la vacunación, la cual es crítica para prevenir el cáncer cervical”, evidenció Elisabete Weiderpass, directora de la IARC.

Dentro de los rumores está una situación sucedida en Colombia, donde un grupo de niñas aseguró que esa vacuna les generó lesiones que van desde dificultad para caminar hasta parálisis total.

En abril pasado, una costarricense también denunció que la misma vacuna la tiene con parálisis desde hace un año.

"El Comité Asesor Global de Seguridad de las Vacunas (SAGE, por sus siglas en inglés) sigue recomendando su uso. En muchos casos son problemas de salud que coinciden con el tiempo en el que se hizo la vacunación, pero no quiere decir que sea la vacuna la que haya causado esos males”, destacó el médico costarricense Rolando Herrero, coordinador de la Sección de Detección Temprana y Prevención del IARC y jefe de la Grupo de Investigación de Trabajo en el Iniciativa de Eliminación del Cáncer de Cérvix de la OMS.

¿Por qué aplicarse la vacuna?

La vacuna protege contra los tipos de virus que están más relacionados con el cáncer de cérvix.

El VPH es un microorganismo de transmisión sexual. Trece de sus 150 cepas pueden infectar células del cérvix. Casi siempre, el cuerpo combate la infección y la elimina por sí mismo, pero a veces se forman lesiones que, con los años y si no se tratan, derivan en cáncer.

Otros estudios han vinculado este virus con cáncer de ano, cáncer de vulva, pene, verrugas genitales y varios tipos de tumores orales.

En Costa Rica, la Caja Costarricense de Seguro Social (CCSS) anunció que comenzará este año con la vacunación en niñas de 10 años.

Cáncer de cérvix en nuestro país

Datos de la CCSS indican que durante el 2015 (año más reciente para el que hay datos disponibles), se registraron 372 cánceres in situ (estadío temprano, sin metástasis a otros órganos), hubo 321 diagnósticos en estado invasor a otros órganos. Puede decirse que cada 12 horas se registra un caso nuevo de cáncer de cérvix en el país. Es una incidencia de 13,5 casos por cada 100.000 mujeres.

Además, se contabilizaron 143 muertes en el 2017 (último año para el cual hay datos de mortalidad). Esto representa una tasa de 5,9 por cada 10.000 habitantes.

También hay buenas noticias: en las últimas tres décadas la enfermedad ha decrecido en un 54% y la mortalidad en un 48%.

Costa Rica el segundo país latinoamericano con el índice más bajo por mortalidad de este tipo de cáncer, después de Chile.