Salud

¿Quinta ola de covid-19 estará próxima a llegar a su pico?

Informe de la Universidad Hispanoamericana señala que 100 personas contagiarían a 116, lleva tres semanas a la baja

La tasa de contagio de covid-19 en Costa Rica, que mide la velocidad de transmisión del virus SARS-CoV-2, bajó muy ligeramente, al pasar de 1,17 a 1,16. Sin embargo, el indicador se mantiene en niveles altos y por eso los números están en aumento.

“Casi ni se movió”, señala el más reciente reporte de la Universidad Hispanoamericana (UH), divulgado la mañana de este viernes, en referencia al resultado de siete días atrás.

Lo ideal es que la también llamada tasa R o número básico de reproducción sea inferior a 1, porque eso quiere decir que está en disminución. Cuando está por encima de 1, implica que el virus se transmite más rápido. En el reporte anterior, 100 personas con el virus hubieran infectado a 117, pero en la última semana, del 22 al 28 de mayo, un grupo de 100 individuos con el virus lo habrían transmitido a 116. En el reporte de hace tres semanas, el más alto del último mes, habrían infectado a 143.

Esta es la tercera semana consecutiva en la que este indicador baja, pero lo hace cada vez menos. En otras palabras, los casos sí van en aumento, dado que el número es superior a 1, pero la velocidad de transmisión es más lenta que el reflejado en el reporte de hace una semana, dos o tres. Cada grupo de infectados da origen a otro mayor, pero esta variación es muy pequeña, en comparación con las vistas hace dos semanas.

Debe tomarse en cuenta, sin embargo, que muchos casos no se reportan porque hay asintomáticos, porque personas con síntomas muy leves pueden confundir la enfermedad con otra cosa (como alergia o simple catarro) o porque personas que intuyen tener covid-19 deciden no hacerse la prueba y simplemente se aíslan para no transmitir el virus.

Lo anterior podría provocar que se estén registrando menos casos de los que realmente hay, por lo que la tasa de contagio también podría ser mayor.

No obstante, medidas más fieles como hospitalizaciones y fallecimientos, dan cuenta de un aumento desde la semana anterior.

El descenso ―aunque cada vez más lento― lleva a los investigadores a considerar que esta quinta ola ya estaría próxima a tocar techo.

“Los datos indican que el ascenso de la curva pierde vitalidad con el transcurso del tiempo. De continuar esta tendencia, estamos próximos a tocar techo e iniciar el descenso”, indicó el médico y epidemiólogo Ronald Evans, coordinador del reporte.

Esta es una tendencia vista en olas anteriores, sin embargo, no todas las olas han mostrado las mismas características, pues dependen de la variante que esté circulando, de las acciones de protección que tome la gente y del nivel de vacunación, entre otros.

Evans y su equipo aseguran que todavía hay que esperar para determinar la tendencia. No obstante, tienen algunas hipótesis de lo que podría pasar.

  • Que este indicador se estabilice para entrar en una especie de meseta que lleve a mantenerse por encima de 1 durante algunas semanas. Esta situación ya se ha visto en otras olas.
  • Se puede especular sí R llegó al punto máximo y está pronto a bajar.

El análisis indica que despejar esta duda también dependerá de los datos. El hackeo que sufrió la Caja Costarricense de Seguro Social (CCSS) en sus sistemas la madrugada del martes 31 de mayo, ha impedido que desde entonces se envíen los datos al Ministerio de Salud. El último reporte epidemiológico enviado por Salud omitió los datos justamente de ese martes, dado que no están disponibles.

Se desconoce sí se tendrán los reportes el próximo martes, pues según la Caja, el daño a sus sistemas fue mayor al considerado inicialmente.

Cada provincia tiene su propia dinámica de contagios, pero todas están por encima de 1. Sin embargo, hay descensos en algunas.

La tasa más alta está en San José, con 1,21. Allí, 100 personas habrían contagiado a 121 esta semana recién pasada. Aquí sí se ve un descenso, hace siete días, la provincia que reportó un índice mayor (Cartago) tenía 1,33.

Le siguen Heredia, con 1,20 y Puntarenas, con 1,19. Luego están Alajuela y Guanacaste, ambas bajaron desde la semana anterior y mostraron 1,13. Limón tiene 1,11.

La tasa más baja está en una de las provincias que hace una semana mostró la tasa más alta: Cartago, que pasó de 1,33 a 1,07. Allí, hace una semana 100 personas habrían infectado a 107.

El análisis por cantones se enfoca en revisar el riesgo de la cantidad de casos de covid-19, según la población de cada territorio. Se hace de esa forma porque el cálculo de la tasa de contagio no es factible en lugares con menos de 25.000 habitantes.

Se considera categoría de alto riesgo cuando hay más de 250 casos por millón de pobladores. Los cantones en esta lista pasaron de 56 a 58. Hace dos semanas eran 39 y hace tres eran 23 cantones.

Esta vez, además, preocupa que hay dos cantones en los que la incidencia es superior a 1.000 por millón de habitantes. Estos lugares son Atenas, en Alajuela, con 1.046,9 casos por millón de habitantes; y Mora, en San José, con 1.014,9. Flores, en Heredia, está en tercer lugar, con 954,4.

Además, la lista de muy bajo riesgo, donde hay menos de 100 casos por millón de habitantes, pasó de seis a cinco cantones. Hace tres semanas eran 20.

Los Chiles y Río Cuarto, en Alajuela, Sarapiquí, en Heredia, León Cortés, en San José y el cantón central de Limón forman parte de este listado.

Otra de las preocupaciones de los investigadores son los altos niveles de positividad, es decir, del porcentaje de individuos que resulta positivo al hacerse la prueba diagnóstica en un laboratorio. Esta subió de 17,8% a 23,3%; es decir, 23 de cada 100 personas que se realizan el examen resultan positivas. Este es el número más alto de esta ola.

Lo ideal es que la cifra de casos positivos sea de un 5% o menos (o los negativos, por ende, un 95% o más) o, el mínimo para considerarse aceptable, según la Organización Mundial de la Salud (OMS), es de 10%. Si se tienen más pruebas positivas, es indicador de que no se están haciendo las suficientes y muchos casos podrían pasar desapercibidos, hacer “vida normal” porque no se saben infectados y contagiar a más personas.

Sin embargo, este número también debe verse con cautela, pues es un hecho que no todas las personas acuden a laboratorios a realizarse pruebas.

A diferencia del análisis del Ministerio de Salud, que presenta los casos de martes a lunes, la UH por tradición los ha hecho de domingo a sábado. Al tomar diferentes días en cuenta se ve un aumento del 19,9% y no del 20,69% anunciado por Salud este martes. Según este análisis, el promedio diario de casos fue de 2.179, 363 casos más que una semana antes.

Sin embargo, lo inquietante para la UH es que esto implica un aumento del 112,8% solo en el mes de mayo. Si se observa en tasas por millón de habitantes, se pasó de 351,7 a 422.

Desde hace seis semanas, la provincia con tasa más alta es Heredia, con 615,4 casos por millón de habitantes.

Le siguen San José, con 475,6; Guanacaste, con 440,7, y Alajuela, con 425,8. Más abajo están Cartago, con 370,9 y Puntarenas, con 309,1.

Por tercera semana al hilo, la más baja de todas es Limón, con 165,6, siendo la única provincia que está por debajo de los 250 casos por millón y no se encuentra en categoría de alto riesgo.

Las hospitalizaciones también aumentan, pero la velocidad avanza lentamente, al compararlos con lo ocurrido durante la cuarta ola pandémica. En salón el aumento es ligeramente más notorio, en cuidados intensivos los números han permanecido más estables.

Sin embargo, los internamientos en salón y en cuidados intensivos sí subieron en relación con la semana anterior, según el reporte de Salud. El lunes 30 de mayo se reportaban 385 personas en centros médicos a causa de la covid-19, de las cuales 52 estaban en una unidad de cuidado intensivo (UCI); son 39 internamientos más que siete días atrás y siete pacientes más en UCI.

LE RECOMENDAMOS

En beneficio de la transparencia y para evitar distorsiones del debate público por medios informáticos o aprovechando el anonimato, la sección de comentarios está reservada para nuestros suscriptores para comentar sobre el contenido de los artículos, no sobre los autores. El nombre completo y número de cédula del suscriptor aparecerá automáticamente con el comentario.