Salud

Tasa de contagio de covid-19 en Costa Rica sigue en niveles bajos por cuarta semana consecutiva

Indicador de Universidad Hispanoamericana la ubica a 0,83, es decir: 100 personas infectarían a 83, Guanacaste registra el mayor ritmo de contagio; número de casos semanales bajó un 61% desde enero

La tasa de contagio de covid-19 en Costa Rica llega a su cuarta semana consecutiva con niveles bajos, según el análisis realizado por la Universidad Hispanoamericana.

Esta semana el indicador se ubica en 0,83, lo que indica que cada 100 personas portadoras del virus podrían infectar a 83.

Si se toma en cuenta el tiempo de incubación del virus (tiempo en el que las personas manifiestan síntomas y se hacen la prueba), estos contagios se dieron aproximadamente seis días antes.

Hace una semana esas 100 personas habrían infectado a 84. Hace dos semanas lo habrían hecho a 81 y hace tres, a 89.

Estas cifras se consideran bajas porque cada grupo de 100 personas con el virus daría origen a un grupo más pequeño de contagiados. Esta situación ya se ve reflejada en los números de casos que se reportan a diario en el país.

“Para la semana pasada, el promedio de casos diario fue de 409, en tanto que dicho promedio en la semana antepasada fue de 515, es decir, que hubo 106 casos menos, lo que significa una disminución de 20,6 %”, explicó el médico y epidemiólogo Ronald Evans, coordinador del análisis.

Este descenso es aún más marcado si tomamos los datos a partir de la semana finalizada el 9 de enero. En ese entonces, la semana tuvo un promedio de 1.040 casos por día. Si se compara con los 409 de esta última semana, la reducción es del 60,7%.

Para ese mismo período, la tasa de contagio pasó de 1,12 a 0,83, una baja del 25,9%.

Indicador de la velocidad de contagio, no de agresividad

La tasa de contagio, también llamada número de reproducción básico o tasa R, representa la velocidad con la que este virus se esparce en un lugar e indica, en promedio, cuántas personas contagiaría cada portador del virus SARS-CoV-2, causante de la covid-19.

Es importante destacar que una persona sin síntomas, ya sea porque no los haya registrado (presintomático), o porque no los vaya a presentar (asintomático) sí pueden transmitir la infección.

Si la tasa de contagio es igual a 1, cada persona infectará, en promedio, a otra más, y esto mantendrá la transmisión constante. Si está en 2, en promedio, cada persona infectará a dos más y la velocidad de transmisión se duplicará.

Lo ideal es que R sea inferior a 1, lo cual es señal de que el ritmo de casos nuevos va hacia la baja. Si el índice es superior a 1 la evolución de la enfermedad tendrá mayor velocidad.

Con una tasa en 1 la infección se mantendría constante.

Por eso, lo ideal es que se mantenga por debajo de 1, pues esto es indicador de que la transmisión va perdiendo fuerza. Aunque, en términos de pandemia, esta puede subir en cualquier momento, pues el número es muy volátil.

La tasa R no tiene que ver con la cantidad de casos, sino con la velocidad de transmisión o la velocidad con la que se propaga el virus.

Tampoco mide cuán agresivo es, sino cómo es su movimiento y evolución en determinado lugar.

En las provincias

Esta semana hay una particularidad: Guanacaste, provincia que la semana pasada tenía la tasa más baja (0,73) esta semana es quien la tiene más alta: 1,04. Es la única provincia que tiene una tasa superior a 1. Aquí, 100 personas transmitirían el virus a 104.

Por su parte, Cartago, provincia que la semana anterior tenía la tasa más alta (0,94), para esta semana es la que tiene la más baja, con 0,64. Esta es la tasa de contagio más baja registrada por provincias desde octubre pasado.

“Son hechos que reflejan la volatilidad de la covid-19″, subraya el informe.

En las otras provincias, Puntarenas y Limón, subieron ligeramente su tasa R, para 0,9 y 0,91, respectivamente.

Mientras tanto, San José tiene un índice de 0,83, seguido de Alajuela y Heredia, ambas con 0,82.

Comportamiento en los cantones

La tasa de contagio solamente nos habla de la velocidad de la transmisión, pero no de la cantidad de casos que hay en determinado lugar.

Puede haber lugares en donde, por su cantidad de casos, aún con una tasa R muy baja, sea más fácil contagiarse que en uno con una tasa R más elevada, pero con pocos casos.

Por ello, el análisis por cantones se enfoca en ver el riesgo en la cantidad de casos, según la población de cada uno. Esto también se hace porque el cálculo de la tasa de contagio no es factible en lugares con menos de 25.000 habitantes, situación que se da en varios cantones del país.

En la categoría de alto riesgo hay más de 250 casos por millón de habitantes, por lo que más personas podrían contagiar.

En las últimas tres semanas, esta es la lista con menos cantones. Esta semana hay cuatro: Sarchí y Orotina (Alajuela), Siquirres (Limón) y Garabito (Puntarenas). De esta lista salió el cantón de Corredores, cuyos casos bajaron.

De la lista actual, el análisis indica que preocupa el cantón de Garabito, pues por su población sí puede hacerse cálculo de tasa R, y esta está en 1,42.

En cambio, el 83% de los cantones está en el grupo de muy bajo riesgo, ahí están 68 territorios.

En San José: Pérez Zeledón, Escazú, Puriscal, León Cortés, Tibás, Santa Ana, Montes de Oca, Moravia, Alajuelita, Goicoechea, Curridabat, Desamparados, Mora, Aserrí, Coronado, Tarrazú, Acosta, Turrubares, Dota.

En Alajuela: Grecia, San Carlos, Palmares, Alajuela, Atenas, Río Cuarto, Naranjo, Los Chiles, Poás, San Ramón, Upala, San Mateo, Zarcero, Guatuso.

En Cartago: El Guarco, Cartago, Turrialba, Alvarado, Jiménez, Oreamuno, La Unión, Paraíso.

En Heredia: Santo Domingo, Belén, San Rafael, San Pablo, Barva, Heredia, Sarapiquí, Santa Bárbara, San Isidro, Flores.

En Guanacaste: Santa Cruz, Nicoya, Liberia, La Cruz, Cañas, Carrillo, Bagaces, Abangares, Tilarán, Nandayure, Hojancha.

En Puntarenas: Coto Brus, Montes de Oro, Puntarenas, Osa, Buenos Aires, Esparza.

Limón es la única provincia que no registra cantones en esta lista. La semana anterior estaba Talamanca, pero sus casos aumentaron y hoy está en la categoría de mediano riesgo.

No confiarse

Pese a las buenas noticias de este análisis, los investigadores recuerdan lo voluble de este número, por lo que la población no debe confiarse.

“Son buenas noticias, sin duda alguna, pero no para creer que el pequeño monstruo que azota al mundo entero está domado, sino más bien, para continuar observando con rigurosidad las medidas que lo mitigan. Debemos, sin contemplaciones de ninguna especie, continuar en guardia, hasta al menos tener más de la mitad de la población vacunada”, manifestó Evans.

Irene Rodríguez

Irene Rodríguez

Periodista en la sección El País. Máster en Salud Pública con Énfasis en Gerencia de la Salud en la Universidad de Costa Rica. Ganó el Premio Nacional de Periodismo Científico del Conicit 2013-2014, el premio Health Systems Global 2018 y la mención honorífica al Premio Nacional de Periodismo de Ciencia, Tecnología e Innovación 2017-2018.