Irene Rodríguez. 30 junio
En Costa Rica, desde el pasado 27 de junio, es obligatorio el uso de mascarillas o caretas en el transporte público para evitar mayores contagios por covid-19. Fotografía: Rafael Pacheco
En Costa Rica, desde el pasado 27 de junio, es obligatorio el uso de mascarillas o caretas en el transporte público para evitar mayores contagios por covid-19. Fotografía: Rafael Pacheco

La Organización Panamericana de la Salud (OPS) estima que el pico de la pandemia por covid-19 para Costa Rica llegaría en octubre.

Esto fue una de las informaciones dadas durante la conferencia de prensa de este martes, durante la cual actualiza la situación de la pandemia en América Latina y el Caribe.

Según la información brindada por Carissa M. Etienne, directora de la OPS, los primeros países de la región en llegar a pico serían Chile y Colombia, donde se prevé que llegue entre inicios y mediados de julio.

Le seguirían Argentina, Bolivia, Brasil y Perú, naciones que lo experimentarían en agosto.

Para El Salvador, Honduras, Guatemala y México se proyecta para setiembre.

Costa Rica sería el país que encararía el aumento de enfermos de covid-19 de manera más tardía, según lo expuesto, aunque no adujo razones.

Para el 1.° de octubre, se prevé que el mundo tenga más de 627.000 muertes.

“Estos modelos son proyecciones; tienen limitaciones y no deben ser tomados como interpretación del futuro, sino como herramientas para tomar decisiones. Estos escenarios ocurrirán solo si siguen las condiciones actuales. Las decisiones que tomen los países podrían cambiar las fechas de este pico”, dijo Etienne.

Y añadió: “En los próximos meses veremos más casos y muertes. Cada país deberá adaptarse y tomar decisiones basados en la evidencia que le dan sus datos”.

Características del pico en Costa Rica

La información de la conferencia de prensa fue tomada de estimaciones del Instituto de Métricas y Evaluación para la Salud (IHME, por sus siglas en inglés) de la Universidad de Washington.

El modelo presenta dos escenarios: uno en el que las medidas se alivianan y otro en el que se hace uso universal de mascarillas y de medidas de distanciamiento físico y medidas más restrictivas.

En el escenario con medidas relajadas, Costa Rica arrancaría el décimo mes del año con 394 casos nuevos ese día, 20 más de los que se presentarían el 30 de setiembre.

En el escenario de uso universal de mascarillas y mayor distanciamiento físico, tanto el 30 de setiembre como el 1.° de octubre se presentarían 41 casos nuevos de covid-19.

Esta proyección señala también que el sistema hospitalario costarricense no colapsaría. Si se mantienen las condiciones actuales, habría ocho pacientes en cuidados intensivos.

En cuanto a las muertes, se prevé que nuestro país llegue a octubre con 39 muertes, las cuales podrían ser menos de aplicarse medidas más rigurosas.

De toda la parte continental de América Latina, Costa Rica sería el país con menos fallecimientos. Sus 39 decesos contrastan con, por ejemplo, las 166.632 proyectadas para Brasil, o las 88.160 para México, o incluso las 2.802 proyectadas para Panamá o las 340 de Uruguay.

Un factor que debe tomarse en cuenta es que, aunque las proyecciones se actualizaron este lunes, el corte de datos se hizo el 20 de junio, una fecha en la que Costa Rica tenía 1.300 casos menos y cuatro muertes menos de las que vemos hoy.

Daniel Salas, ministro de Salud, indicó que no ha revisado estos datos, pero señaló que estas proyecciones parten de un modelo estandarizado para todos los países, y no de uno específico para la condición de Costa Rica.

“Hay países que no tienen toda la capacidad, la fortaleza de datos para hacer el modelamiento de las proyecciones. Entonces, en realidad nosotros consideramos que es un aporte que dan para tratar de entender el comportamiento, pero lo cierto es que las presunciones o los factores que asumen son básicamente los mismos para todos los países”, destacó el jerarca.

“No es que no sean válidas, hay diferentes tipos de modelos para proyecciones; sin embargo, sí es importante decir que tienen muchas limitaciones a la hora de hacer una proyección mucho más específica para un país en particular. En el caso de Costa Rica, hacemos presunciones que son mucho más apegadas a la realidad nacional y nos permiten hacer modelaciones que están en realidad más ajustadas”, añadió.

Salas recordó que esta semana se dará una actualización de las proyecciones realizadas por el Centro de Investigación en Matemática Pura y Aplicada de la Universidad de Costa Rica (CIMPA-UCR).

Desigualdad en la región

El IHME indicó, al presentar estos resultados, que no todos los países latinoamericanos cuentan con la misma dinámica de la enfermedad, por lo que no todos se encuentran en el mismo punto.

“Muchos países en América Latina están enfrentando trayectorias explosivas, mientras que otros contienen las infecciones eficazmente”, indicó en un comunicado de prensa Christopher Murray, director del IHME.

“No puedo poner mayor énfasis en la necesidad de medidas de mitigación, como el distanciamiento físico o el uso de mascarillas, especialmente en Suramérica, donde las infecciones están creciendo”, añadió.

Etienne subrayó la necesidad de que los países que ya comienzan a relajar medidas y permitir mayores actividades deben tomar estas decisiones cuando ya tengan la enfermedad bajo control.

“La transmisión en el área debería estar disminuyendo de manera sostenible, las muertes deberían disminuir y las tasas de ocupación de las camas hospitalarias deberían ser bajas” antes de que se relajen las restricciones, agregó.