Salud

No vacunados contra covid-19 tienen 3,6 veces más riesgo de morir, según análisis de CCSS

Personas sin vacunar también tienen 7,6 más probabilidades de llegar a cuidados intensivos que quienes tienen esquema completo

Las personas sin vacunar contra covid-19 tienen un riesgo 8,6 veces mayor de requerir cuidados intensivos y 3,68 veces más probabilidades de morir que quienes cuentan con el esquema completo de dos dosis y llegan a necesitar de un hospital, de acuerdo con un análisis de la Subárea de Vigilancia Epidemiológica de la Caja Costarricense de Seguro Social (CCSS).

Además, quienes tienen dos dosis presentan una estancia promedio de nueve días, versus los 32 días de personas sin ninguna dosis.

El análisis tomó en cuenta los datos del 11 de enero, cuando la CCSS reportaba 212 pacientes hospitalizados por covid, 150 en salón y 62 en unidades de cuidados intensivos (UCI). La mayoría de ellos tiene factores de riesgo como diabetes, hipertensión y obesidad, además de ser mayoritariamente personas de 50 años y más.

Para ese momento, no se reportaban internamientos de personas que hubieran recibido refuerzo. Esta tercera dosis es voluntaria para los mayores de 58 años que tienen más de seis meses de haber recibido la segunda dosis y para quienes forman parte de la primera línea de atención a la pandemia y también cumplieron dicho plazo. Quienes tienen entre 18 y 57 años y ya cumplieron ese semestre de haber completado el esquema solo reciben refuerzo como parte de planes de contingencia.

Hasta este 10 de enero, había 308.694 costarricenses y residentes pendientes de comenzar su esquema. Este número, no obstante, podría ser menor, porque los vacunados en el extranjero no se ven reflejados directamente en el expediente institucional y las personas deben inscribirlo por aparte.

Sin embargo, aunque las cifras oficiales no se conocen, las autoridades de salud siguen contando con que son miles de personas las que siguen sin protección contra la enfermedad.

Si se toma en cuenta a los internados según su estatus de vacunación, para la fecha del estudio, el 34,4% de las personas no tenía una sola vacuna.

Al separarse por la condición de internamiento, en UCI el 27,4% no tenía ninguna dosis, el 4,8% tenía una dosis y el 1,6% había recibido ambas vacunas, pero sin que hubieran transcurrido dos semanas desde su segunda dosis, por lo que el cuerpo aún no había mostrado la respuesta completa contra la enfermedad.

En salón, el 38% estaban sin inocular, un 3,3% tenían una dosis y un 0,15% no había cumplido las dos semanas de su segunda dosis.

Roy Wong, epidemiólogo de la CCSS, aseguró que ocho de cada diez personas hospitalizadas que ya habían completado su esquema tenían hipertensión o diabetes.

Si se sacan los porcentajes de personas con esquema completo en UCI se verá que el 66,2% de quienes estaban en UCI y el 58,55% tenían su esquema completo. Esta cifra ha venido en aumento, pero no quiere decir que la vacuna no funcione.

Una de las formas de ver mejor el impacto de la vacunación en las poblaciones es medir dos variables: la cantidad de hospitalizaciones y la cantidad de personas vacunadas.

“Lo que debemos ver es la cantidad de personas que requieren hospitalización en comparación con hace un tiempo, ahí veremos más a fondo la importancia de la vacunación y el impacto positivo que arroja”, expresó días atrás el inmunólogo More Bayone.

El primer análisis de la CCSS, divulgado el 21 de setiembre, se hizo con datos del 14 de setiembre. Ese día, había 1.343 internados: 849 en salón y 494 en UCI. En un análisis posterior, en noviembre, se reportaban 361 individuos en hospital: 212 en salón y 149 en UCI. Para este nuevo reporte, las hospitalizaciones son de 150 en salón y 62 en UCI.

En salón, esta es una reducción del 29,24% desde noviembre y una del 82,33% desde setiembre; en UCI la baja es del 58,39% desde noviembre y del 87,45% desde setiembre.

Los porcentajes de vacunación también son otros. El 14 de setiembre, el 60,9% de la población había comenzado su esquema y el 33,5% ya lo había completado. Al 8 de noviembre, un 73,4% de la población ya había recibido al menos una dosis y 56,6% de esquema completo. A este 10 de enero, el 76,81% ya tiene al menos una dosis y el 69,54% ya completó.

En futuros análisis habría que ver también cuánto protege el refuerzo. Datos al pasado 10 de enero precisan que el 8,92% de la población tiene tres dosis. Si se toma en cuenta solo a la población mayor de 58 años, este refuerzo ha llegado al 48,7%.

Mientras más personas vacunadas y con esquemas de vacunación completos haya, mayor será su porcentaje entre los hospitalizados y en UCI: el número que queda sin vacunar es pequeño y por eso su peso cada vez será menor en cualquier estadística de este tipo.

“Es claro que cuando uno tiene una población altamente vacunada los casos van a ocurrir en vacunados. ¿Por qué? Porque la población no vacunada es cada vez menor y llega a ser ínfima. Esto es un fenómeno esperable. Si hay 100 personas en un lugar y de esas 95 están vacunadas y 5 no, y hay siete personas en hospital, pues ahí se verá que hay más gente vacunada en hospital, no porque la vacuna no funcione es porque el número de no vacunados casi no existe”, había explicado la epidemióloga y exministra de salud Ana Cecilia Morice.

“Verlo como si fuera que cada vez hay más hospitalizados con vacuna sin tener el cuadro completo es interpretar un dato erróneo. No debería usarse así”, señaló el también epidemiólogo Juan José Romero.

No obstante, sí es posible que en algunos casos que ya requieren refuerzo, las vacunas hayan perdido algo de su eficacia primaria. Por eso las autoridades recomiendan recibirlo, así como mantener prácticas como el buen uso de mascarillas y de distanciamiento.

LE RECOMENDAMOS

En beneficio de la transparencia y para evitar distorsiones del debate público por medios informáticos o aprovechando el anonimato, la sección de comentarios está reservada para nuestros suscriptores para comentar sobre el contenido de los artículos, no sobre los autores. El nombre completo y número de cédula del suscriptor aparecerá automáticamente con el comentario.