Irene Rodríguez. 1 octubre, 2017
Científicos chinos desarrollaron un método para reproducir la formación de células de esperma que sean viables mediante la técnica in vitro.
Científicos chinos desarrollaron un método para reproducir la formación de células de esperma que sean viables mediante la técnica in vitro.

El sobrepeso y obesidad no solo traen problemas de mayores posibilidades de hipertensión, diabetes o un infarto. También las posibilidades de engendrar son menores cuanto mayor es el sobrepeso del hombre.

Sin embargo, el solo regresar al peso ideal permitirá recuperar la calidad del esperma y con esto su fertilidad.

Estas son las conclusiones de un estudio efectuado en 1.285 hombres en edad fértil por el Centro de Reproducción Asistida en la Clínica Krishna de Fecundación in Vitro (FIV), en Visakhapatnam, India. Los resultados fueron publicados en la revista Andrology.

Los investigadores encontraron que tener obesidad se vincula con reducciones en el volumen del semen, la cantidad de espermatozoides y la concentración del esperma. Además, la movilidad espermática o motilidad (capacidad de desplazarse con rapidez por el tracto reproductivo femenino y llegar a fecundar) es menor en comparación con los hombres con peso normal.

Asimismo, el análisis arrojó que el esperma de los sujetos de estudio obesos tenía más defectos que otros espermatozoides. Estas anomalías incluían defectos en la cabeza de los espermatozoides, por ejemplo cabezas delgadas o con forma de pera.

Cuanto mayor es el nivel de sobrepeso, mayores son los problemas.

"La obesidad de los padres tiene efectos nocivos en la salud del embrión, la implantación, el embarazo y las tasas de nacimientos", comentó en un comunicado de prensa Gottumukkala Achyuta Rama Raju, coordinador de la investigación.

El estudio

Los investigadores examinaron, cada seis meses, durante cinco años, la calidad del esperma de hombres que buscaban ayuda para concebir en el instituto. En cada visita se les pesaba, se les medía y se les preguntaba por su estilo de vida.

Se vio que en quienes perdieron peso durante el tiempo de estudio la calidad del esperma bajó y la mayoría de ellos pudo concebir sin necesidad de un método de fertilidad asistida.

Incluso, el reporte indica el caso de una persona que se sometió a cirugía bariátrica, redujo dramáticamente su peso y con esto se reviritió la calidad de su esperma.

"Un buen consejo para los especialistas en fertilidad sería primero medir cuánta influencia tiene el sobrepeso del hombre. Tal vez la única medida para potenciar un embarazo sea el lograr salir del sobrepeso", apuntó el líder de la investigación.

Esperanza

Aunque no se tienen datos exactos de cuántas parejas sufren infertilidad a nivel mundial, las estimaciones de la Organización Mundial de la Salud indican que estas estadísticas podrían fluctuar entre el 10% y el 15% de las parejas. En la mitad de los casos, el hombre es el responsable de esta condición.

Sin embargo, ya sea el problema en el hombre o en la mujer, debe tratarse como un problema integral de la pareja, pues afecta los planes de los dos, así como su salud emocional.

Además, la baja calidad del esperma es algo que debe analizarse. Un estudio realizado por la Universidad de Stanford publicada en 2014 en la revista Fertility and Sterility señaló que la baja calidad de la esperma podría ser también un síntoma de enfermedades mayores en el hombre.

Según el reporte, el 44% de quienes tenían problemas en su semen también padecían hipertensión o diabetes y desconocían esta situación.