Irene Rodríguez. 19 enero
Si el resultado de la prueba es negativo se verá en rojo, si es positivo, amarillo. Fotografía: Karla Richmond/ UCR
Si el resultado de la prueba es negativo se verá en rojo, si es positivo, amarillo. Fotografía: Karla Richmond/ UCR

Más de 20 científicos costarricenses concluyeron ya el primer prototipo de una prueba de saliva que pretende acelerar la detección del virus SARS-CoV-2, causante de la covid-19.

Los investigadores ahora se encaminan a realizar las pruebas de validación. Para ello, desarrollaron genes sintéticos del virus y saliva artificial.

Su intención es comparar los resultados con los del llamado estándar de oro de pruebas diagnósticas: la PCR en tiempo real, utilizada en nuestro país desde inicios de la emergencia.

Científicos de la Universidad de Costa Rica (UCR), la Universidad Nacional (UNA), el Instituto Tecnológico de Costa Rica (Tec) y dos profesionales en microbiología del Instituto Costarricense de Investigación y Enseñanza en Nutrición y Salud (Inciensa) participan de este esfuerzo.

Este tipo de examen de detección en saliva utiliza una tecnología llamada LAMP (amplificación isotérmica por lazo o por bucle, por sus siglas en inglés).

La prueba toma la saliva de la persona, la calienta a 95 grados Celsius para amplificar posibles trazas del virus y da el resultado sin necesidad de equipos sofisticados o laboratorios de biología molecular, como los que se requieren con las actuales pruebas de PCR.

Si las pruebas superan con éxito esa fase, y otras dos más que aún están pendientes, en meses se estaría transfiriendo el conocimiento generado a la Caja Costarricense de Seguro Social (CCSS), al Ministerio de Salud y a cualquier productor nacional que desee fabricarlas.

La esperanza de quienes trabajan en este esfuerzo es que el país tenga un recurso diagnóstico adicional hasta un 70% más barato que la prueba PCR, pues cada prueba de saliva tendría un costo de entre $10 y $15 (entre ¢6.100 y ¢9.150, aproximadamente).

(Videos) UCR avanza con pruebas de detección de saliva de covid-19

Así es la prueba

¿Cómo funciona la prueba LAMP? Si una persona tiene síntomas o estuvo en contacto con un caso confirmado, esta escupirá su saliva en una cápsula de plástico.

Luego de 15 minutos a temperatura ambiente, la muestra de saliva se calienta hasta llegar a 95 grados Celcius. Luego se pone a 65 grados Celcius durante 45 minutos en baño maría.

Esto lleva a que se amplifique la muestra lo suficiente como para detectar la presencia (o ausencia) de la genética del virus en la saliva.

Al cabo de una hora, aproximadamente, se vería un cambio de color: si es negativo se verá en rojo, si es positivo, en amarillo.

¿En qué consiste la prueba LAMP?

Esta iniciativa busca desahogar la presa que hay en las pruebas diagnósticas de covid-19.

FUENTE: UNIVERSIDAD DE COSTA RICA    || J.C.INFOGRAFÍA / LA NACIÓN.

La idea no es que las pruebas LAMP sustituyan a las pruebas de PCR, sino que más bien sean una opción complementaria. Así, se pretende que el país cuente con más posibilidades para detectar casos de covid-19.

De momento, Costa Rica cuenta con tres tipos de pruebas para verificar la presencia de este virus: las principales son las PCR, que miden la presencia de genes del SARS-CoV-2.

También están las pruebas de antígeno, que miden la presencia de proteínas del virus.

Estas eran utilizadas solo por la CCSS pero las autoridades sanitarias anunciaron, la tarde de este martes, que se podrán hacer en laboratorios privados con el fin de ayudar a las personas que requieren una prueba negativa para salir del país.

Finalmente están las pruebas de anticuerpos, que no son exámenes diagnósticos en sí mismos, pues muestran que la persona estuvo expuesta anteriormente al virus y desarrolló anticuerpos contra este, pero no detectan una infección en curso.

Resultados hasta hoy

Hasta el momento, las pruebas en laboratorio han indicado que el prototipo de prueba de salida tiene una sensibilidad del 94,4% y una especificidad del 100%.

¿Qué son estos dos valores? Son parámetros muy importantes para determinar el nivel de confianza de la prueba. Esta es la explicación:

Sensibilidad: probabilidad de una prueba para detectar una infección. Si esta es alta, un resultado negativo sería muy cercano a la realidad y se podría descartar la presencia del virus. En otras palabras, a mayor sensibilidad, menor riesgo de falsos negativos.

Especificidad: la posibilidad de una prueba de descartar una infección cuando no se tiene. Si la especificidad es alta, la posibilidad de que un positivo realmente lo sea es muy alta. En otras palabras, a mayor especificidad, menor riego de falsos positivos.

“Los porcentajes obtenidos son muy altos y significan que la prueba tiene gran potencial para ayudar al diagnóstico de la covid-19″, manifestó German Madrigal, director del Instituto de Investigaciones Farmacéuticas (Inifar), de la Facultad de Farmacia de la UCR y uno de los investigadores del proyecto.

Andrés Gatica, investigador de la Escuela de Biología de la UCR y coordinador del proyecto, complementó: “La especificidad es bastante alta, porque se lleva a cabo una amplificación de secuencias específicas de los genes del virus, los mismos que se utilizan en el PCR”.

Andrés Gatica Arias, profesor de la Escuela de Biología de la UCR es el coordinador del proyecto que pretende desarrolar una prueba rápida de saliva para detectar la covid.-19. Foto: Cortesía Karla Richmond / UCR
Andrés Gatica Arias, profesor de la Escuela de Biología de la UCR es el coordinador del proyecto que pretende desarrolar una prueba rápida de saliva para detectar la covid.-19. Foto: Cortesía Karla Richmond / UCR
Prueba 100% costarricense

Los reactivos para esta prueba se consiguen en el extranjero, pero los investigadores trabajan para que sea una prueba en la que cada componente sea nacional.

Además, el equipo necesario es muy básico. Solo se requiere de termobloques (dispositivo para incubar el virus), baño maría, micropipetas, los consumibles plásticos donde se coloca la saliva, imprimadores y enzimas.

Ingenieros eléctricos de la UCR se están encargando de elaborar los termobloques, los cuales podrían albergar hasta 384 muestras.

“Desde un inicio, el proyecto pensó en abarcar todas las aristas que van desde la fabricación nacional de los insumos, los reactivos y los ingredientes que necesitamos para efectuar la prueba, hasta el equipo que se necesita para el análisis, en este caso, los termobloques.

“El propósito es no depender de casas comerciales internacionales”, aseveró Gatica.

German Madrigal, director del Instituto de Investigaciones Farmacéuticas (Inifar) es uno de los investigadores principales. Foto: Cortesía Karla Richmond / UCR
German Madrigal, director del Instituto de Investigaciones Farmacéuticas (Inifar) es uno de los investigadores principales. Foto: Cortesía Karla Richmond / UCR
Próximos pasos

La primera validación se hace con saliva sintética en laboratorio. Esta sustancia es sometida a una prueba LAMP y a una PCR, ambas deben dar el mismo resultado. Ya esa fase dio sus primeros resultados y está en proceso confirmatorio.

Una vez que se obtiene la validación en laboratorio con saliva sintética, se debe hacer una con saliva real. Se debe elaborar un protocolo para desarrollar un estudio con muestras reales de pacientes anónimos positivos por covis-19, previamente diagnosticados con la PCR.

Si la prueba LAMP realmente funciona, el resultado que arroje también debe ser positivo. Ya con esto se podrá hablar con autoridades nacionales de salud.

Por otra parte, una de las líneas que los investigadores piensan abordar en un futuro es la posibilidad de hacer una sola prueba con la saliva de tres a cinco individuos, por ejemplo, de una familia.

“Si un grupo salió negativo, se genera un ahorro porque no se hicieron pruebas individuales para llegar al mismo resultado. Ahora bien, si un grupo dio positivo, las muestras se individualizan para saber quién es el individuo positivo.

“La saliva, al ser un líquido más abundante que una muestra de hisopo, hace que esta oportunidad sea posible”, indicó Gatica.