Irene Rodríguez. 14 agosto
El Instituto Clodomiro Picado de la Universidad de Costa Rica (ICP-UCR) trabaja en el desarrollo de sueros para pacientes graves de covid-19.
El Instituto Clodomiro Picado de la Universidad de Costa Rica (ICP-UCR) trabaja en el desarrollo de sueros para pacientes graves de covid-19.

El Instituto Clodomiro Picado, de la Universidad de Costa Rica (ICP-UCR), recibió $500.000 como aporte a su trabajo para la formulación de anticuerpos contra el coronavirus SARS-CoV-2, causante de la covid-19.

Los fondos provienen de una donación del Banco Centroamericano de Integración Económica (BCIE), que se anunció la mañana de este viernes.

Es parte del apoyo por $2,5 millones que el Banco hizo a sus países socios fundadores para enfrentar la pandemia. La suma se distribuye en partes iguales entre Guatemala, El Salvador, Honduras, Nicaragua y Costa Rica.

“Desde el inicio de la crisis sanitaria en la región, el BCIE se ha enfocado en brindar ayudas de diferente índole a través de la implementación del Programa de Emergencia de Apoyo y Preparación ante la covid-19 y su reactivación económica. Nos es grato saber que Costa Rica utilizará esta nueva cooperación en investigaciones clínicas tan sólidas que permitirán combatir la covid-19”, recalcó en un comunicado de prensa el presidente ejecutivo del BCIE, Dante Mossi.

El ICP-UCR trabaja en la obtención de sueros a partir de plasma equino para que los pacientes con covid-19 que están graves y requieren de un hospital puedan combatir el virus. Este producto ya pasó su fase de pruebas en laboratorio y ahora está a la espera del inicio de los ensayos clínicos en seres humanos.

Anticuerpos para combatir el virus

Los científicos del ICP-UCR crearon dos tipos de formulaciones de suero: una trabaja con una proteína del virus y otra con otras tres. Ya se produjeron y entregaron a la Caja Costarricense de Seguro Social (CCSS) los primeros 80 frascos (40 de cada tipo).

Una de las opciones trabaja con una proteína que se llamada S1 o spike protein, que está ubicada en la corona del virus. Se une al receptor celular y permite el ingreso del virus a la célula humana.

Este suero comprobó en laboratorio que neutralizaba la proteína, con lo cual no podría ingresar a nuevas células.

Los otros cuarenta viales (frascos) tienen como protagonistas porciones de las proteínas llamadas E (envoltorio) y M (membrana), como un complemento de acción.

La otra otra proteína clave se denomina nucleocápside N. Es un antígeno interno del virus. Los antígenos son sustancias con el poder de generar anticuerpos.

La nucleocápside N está asociada al material genético del SARS-CoV-2, y ha demostrado generar la mayor cantidad de anticuerpos.

Los sueros se probarán en cuatro hospitales: Centro de Atención Especializada de Covid-19 (Ceaco), San Juan de Dios, Calderón Guardia y México. En cada centro médico habrá 26 pacientes participantes: 13 recibirán un tipo de suero y 13 el otro tipo.

Aún no hay fecha para comenzar este ensayo, pues el comité ético científico de la CCSS está en revisión del protocolo. Sin embargo, se prevé que será a finales de agosto.