Michelle Soto. 9 enero, 2017
Los observadores de aves costarricenses se preparan antes de salir a pajarear y recurren a guías, láminas u otro material bibliográfico que consultan durante las caminatas. | LUIS NAVARRO
Los observadores de aves costarricenses se preparan antes de salir a pajarear y recurren a guías, láminas u otro material bibliográfico que consultan durante las caminatas. | LUIS NAVARRO

En un año, Diego Quesada y Ariel Fonseca reportaron la observación de más de 700 especies de aves, lo cual los convirtió en los pajareros del año.

Ellos fueron los ganadores de la primera edición de Big Year Costa Rica, concurso organizado por Costa Rica Birding, organización que agrupa a hoteles y operadores turísticos en una ruta diseñada especialmente para observar avifauna en el país.

"El jurado determinó otorgar un empate a ambos participantes, ya que ambos registraron más de 700 especies y visitaron la mayoría de sitios de la Ruta de Aves: Costa Rica Birding Hotspots", manifestó la organización a través de un comunicado.

En el caso de Quesada, él registró 708 especies. Por su parte, Fonseca reportó 734 variedades de aves.

Según la Asociación Ornitológica de Costa Rica (AOCR), en el país existen 920 especies. Eso quiere decir que ambos pajareros lograron observar más del 75% de las especies presentes en el país.

"Este año me ha traído muchas alegrías pajareando y me ha convencido más de que el aviturismo bien manejado es una herramienta para generar bienestar y conciencia sobre la importancia de preservar nuestros recursos naturales", comentó Quesada.

Diego Quesada reportó la observación de 708 especies de aves, rompiendo así su récord personal del 2015 cuando registró 672 tipos.
Diego Quesada reportó la observación de 708 especies de aves, rompiendo así su récord personal del 2015 cuando registró 672 tipos.

Para Fonseca, las aves son indicadores de la salud del ecosistema. "Por eso es muy importante dar a conocer las especies existentes de cada sitio, así como promover su protección, tanto a nivel del turismo interno como externo. Sin dejar de lado lo agradable de su belleza y lo lucido de sus hábitats", dijo.

Asimismo, Fonseca agregó: "El turismo de observación de aves es una gran oportunidad para comunicar la importancia de estas, a la vez que abre las posibilidades de mayores divisas al país y el reconocimiento de los lugares turísticos más aptos para disfrutar de esta actividad. He podido conocer distintos lugares de Costa Rica e interactuar con personas de diferentes culturas a quienes me une el interés por las aves".

Ariel Fonseca alcanzó un récord de observación de 734 especies de aves en 2016.
Ariel Fonseca alcanzó un récord de observación de 734 especies de aves en 2016.
Convocatoria abierta

La convocatoria para el Big Year Costa Rica 2017 ya está abierta y el conteo cerrará el 31 de diciembre.

Para inscribirse, la persona solo debe enviar un correo electrónico a info@birdwatchingincostarica.com. Este debe detallar el nombre completo del concursante, su número de cédula o pasaporte, edad, sexo, lugar de residencia e información de contacto.

El reporte puede corresponder a un sitio en particular o abarcar todo el país, incluyendo el mar territorial y patrimonial. Eso sí, los participantes deberán respetar las zonas de acceso restringido establecidas por la legislación nacional.

Las listas se cotejarán contra la Lista Oficial de Aves elaborada por la AOCR. "No son válidas especies exóticas o en cautiverio; solo se permitirán registros de especies en estado natural. Tampoco cuentan los registros de captura para anillamiento", se lee en las bases.

El concurso promueve buenas prácticas de observación, por lo que prohíbe el uso de grabaciones para atraer pájaros, ya que esto afecta su comportamiento. Tampoco se permite el uso de luz artificial que encandile a los animales silvestres.

Para más detalles, se puede consultar el reglamento del concurso en el sitio: www.birdwatchingincostarica.com