Conflictos

Exempleado de FedEx mata a ocho personas en tiroteo en Indianápolis

El presidente Joe Biden ordenó que las banderas nacionales ondearan a media asta en la Casa Blanca y otros edificios públicos tras esta última tragedia

Washington. Un exempleado de FedEx mató a ocho personas e hirió a varias más en un tiroteo en un local de la empresa en la ciudad de Indianápolis, en el centro de Estados Unidos, antes de suicidarse, afirmaron este viernes las autoridades.

El incidente se produjo una semana después de que el presidente Joe Biden calificara la violencia con armas de fuego en Estados Unidos como una “epidemia” y una “vergüenza internacional” mientras relanzaba el debate al respecto, un delicado tema político en el país.

El mandatario ordenó que las banderas nacionales ondearan a media asta en la Casa Blanca y otros edificios públicos tras esta última tragedia.

La Policía de la capital de Indiana identificó al atacante como Brandon Hole, de 19 años.

“Los funcionarios de FedEx han confirmado que Hole era un exempleado de la instalación” hasta el 2020, comentó a los periodistas el subjefe de policía Craig McCartt, y agregó que las autoridades estaban reuniendo pruebas en varios lugares mientras buscaban determinar un motivo del ataque.

Al menos 100 personas se encontraban en las instalaciones en el momento del tiroteo, ocurrido en la noche del jueves mientras numerosos trabajadores cambiaban de turno o tomaban un descanso para cenar, dijo McCartt.

No estaba claro de inmediato si Hole había sido despedido o dejó su trabajo voluntariamente.

La matanza ocurrió en instalaciones de la compañía de logística FedEx, cerca del aeropuerto internacional de la ciudad. Además de los fallecidos, cinco personas debieron ser hospitalizadas.

“Creo que apenas duró uno o dos minutos”, sostuvo antes McCartt a CNN. “El sospechoso llegó desde el aparcamiento. Según tengo entendido, salió de su automóvil y empezó a disparar enseguida”, señaló, y dijo que portaba un rifle.

El presunto autor del tiroteo se suicidó cuando la policía llegó al lugar de los hechos.

Un trabajador de la planta de FedEx dijo a un canal local que vio cómo un hombre armado abría fuego en las instalaciones. “Vi al individuo con un subfusil, o un rifle automático, y empezó a disparar al aire libre. De inmediato me agaché, tenía miedo”, contó Jeremiah Miller.

“Estamos profundamente conmocionados y entristecidos por la muerte de los miembros de nuestro equipo en el trágico tiroteo en nuestras instalaciones de Indianápolis”, aseguró la empresa en un comunicado.

La planta donde ocurrió el tiroteo emplea a más de 4.000 personas, según informaciones de prensa.

Familiares de los trabajadores de esta instalación denunciaron la interminable espera que debieron sufrir para tener noticias de sus seres queridos debido a una norma que prohíbe a ciertos empleados de este almacén de FedEx usar sus teléfonos celulares.

“Nos dieron un número para llamar, pero que no aportaba información alguna”, criticó Tammy Campbell, la esposa de uno de los trabajadores, en Fox 59. “Tienen que cambiar su política para que podamos contactar a un empleado o permitirles usar sus teléfonos celulares”.

Un vocero de la compañía confirmó que “bajo protocolos de seguridad y con el fin de minimizar las distracciones... el acceso a teléfonos celulares en ciertas áreas de operaciones de FedEx Ground está limitado a miembros autorizados”.

“Esta mañana, la gente de Indianápolis se enfrenta a la horrible noticia de otro tiroteo”, lamentó Joe Hogsett, el alcalde de la ciudad. Estados Unidos ha sido escenario de matanzas similares en las últimas semanas en ciudades como Atlanta, Boulder (Colorado) y Los Ángeles.

Casi 40.000 personas mueren cada año en Estados Unidos a causa de las armas, y más de la mitad son suicidios.

Desde el 1.° de enero han fallecido más de 12.000 personas por esa causa, según el Gun Violence Archive.

Biden anunció este mes seis medidas ejecutivas que, según dijo, ayudarían a detener la ola de violencia armada.

De inmediato recibió la crítica de los republicanos, cuyo líder en la Cámara de Representantes, Kevin McCarthy, advirtió que una ley que limitara el porte de armas sería una “extralimitación inconstitucional”.

“La violencia armada es una epidemia en Estados Unidos. Pero no debemos aceptarla. Debemos actuar”, indicó Biden en un comunicado emitido este viernes después del tiroteo en Indianápolis.

La violencia con armas de fuego “hiere el alma” de la nación, lamentó. “Demasiados estadounidenses mueren cada día por la violencia de las armas”.

El líder de la bancada demócrata en el Senado, Chuck Summer, manifestó en tanto que tomará medidas.

“Llevaré la legislación para la prevención de la violencia con armas de fuego al Senado”, tuiteó. “Debemos romper este ciclo de sufrimiento”.

LE RECOMENDAMOS

En beneficio de la transparencia y para evitar distorsiones del debate público por medios informáticos o aprovechando el anonimato, la sección de comentarios está reservada para nuestros suscriptores para comentar sobre el contenido de los artículos, no sobre los autores. El nombre completo y número de cédula del suscriptor aparecerá automáticamente con el comentario.