Interés Humano

Hija de ambientalista hondureña Berta Cáceres va tras autores intelectuales del asesinato

La activista fue ultimada el 2 de marzo del 2016 en su vivienda, localizada en la comunidad de La Esperanza, en el oeste de Honduras

Tegucigalpa. La hija de Berta Cáceres, la reconocida ambientalista hondureña asesinada en el 2016, espera que la justicia alcance a los influyentes “autores intelectuales” del crimen, quienes, según un tribunal de sentencia, mandaron a matar a su madre por oponerse a la construcción de una hidroeléctrica.

Este lunes, Roberto David Castillo, alto ejecutivo de la firma Desarrollos Energéticos (DESA), se convirtió en el octavo sentenciado por el asesinato de Cáceres, una férrea opositora al proyecto que desarrollaba esa compañía en territorio indígena.

“Con este juicio a David Castillo quedó bastante clara la participación de otras personas, no solamente de los accionistas de la empresa, miembros de los Atala Zablah (influyente familia empresarial del país), sino que de un grupo criminal vinculado a la empresa DESA y donde también hay funcionarios del Estado”, afirmó Berta Zúñiga Cáceres.

Castillo, un egresado de la escuela militar estadounidense West Point y gerente general de DESA, fue declarado culpable este lunes como “coautor” del asesinato.

Berta Cáceres, premio Goldman de medio ambiente el 2015 y coordinadora del Comité de Organizaciones Populares e Indígenas de Honduras (Copinh), fue asesinada a los 44 años por pistoleros que entraron la medianoche del 2 de marzo del 2016 a su vivienda en la comunidad de La Esperanza, en el oeste de Honduras.

El juzgado, que el 3 de agosto dictará los años que pasará Castillo en prisión —que podrían llegar a 25—, concluyó en el litigio que la ambientalista fue asesinada por oponerse con manifestaciones indígenas a la construcción por DESA de una represa hidroeléctrica en el río Gualcarque, en el oeste del país.

“Esperamos una sentencia que reafirme el fallo”, expresó Zúñiga, quien ahora sucede a su madre como coordinadora de Copinh.

“Sabemos que en este país muchas cosas no se deciden por lo que se prueba en el juicio y ese era el temor justamente que teníamos de cara a este fallo: lo que opera son los pactos de poder y de corrupción”.

Sin embargo, este fue “un fallo contundente”, reconoció.

Añadió que la familia y Copinh esperan que los brazos de la justicia alcancen a los influyentes socios de DESA, que “hasta el momento han sido personas intocables”.

“Esa es nuestra lucha, que independientemente del poder que ostentan y sus contactos políticos, pues (...) que la justicia sea impartida sin distinciones de clase y que no solo haya un ensañamiento contra los autores materiales que, al final, son instrumento de los criminales de cuello blanco”, abogó.

En una carta emitida días antes de la sentencia a Castillo, varios eurodiputados mostraron su “preocupación” porque no se ha procesado a los autores intelectuales del asesinato “ni se ha cancelado el proyecto hidroeléctrico, empañado por graves denuncias de corrupción”.

En diciembre del 2019, el mismo tribunal condenó a entre 30 y 50 años de cárcel a siete implicados en el asesinato, incluyendo dos empleados de DESA.

En el fallo también dejó establecido que el asesinato de Cáceres se debió a su defensa del río.

Zúñiga destacó que “no ha sido juzgado hasta el día de hoy ningún autor intelectual” y que los allegados de la activista ambiental seguirán la batalla legal con ese objetivo.

Aunque admitió que en el juicio se comprobó que “hay un compromiso importante” del Ministerio Público.

LE RECOMENDAMOS

En beneficio de la transparencia y para evitar distorsiones del debate público por medios informáticos o aprovechando el anonimato, la sección de comentarios está reservada para nuestros suscriptores para comentar sobre el contenido de los artículos, no sobre los autores. El nombre completo y número de cédula del suscriptor aparecerá automáticamente con el comentario.