Conflictos

Operación policial en favela de Río de Janeiro deja al menos 25 muertos

Se trataría de la incursión policial más letal en la historia de la ciudad brasileña

Río de Janeiro. Al menos 25 personas, entre ellas un policía, murieron este jueves en una operación contra el tráfico de drogas en una favela Río de Janeiro, informaron fuentes policiales citadas por medios brasileños.

Según investigadores del área, de confirmarse el saldo de muertos, se trata de la incursión policial más letal en la historia de Río.

Fuertes contingentes policiales se desplegaron desde el amanecer en la favela Jacarezinho (en la zona norte de la ciudad), que se transformó en un campo de batalla.

Los habitantes relataron intensos tiroteos, con helicópteros que sobrevolaban las casas, personas muertas en terrazas y callejuelas y cuerpos cargados en un camión blindado de la Policía, confió un líder comunitario que pidió no ser identificado por razones de seguridad.

La operación se desencadenó en el marco de una investigación sobre una banda que reclutaba niños y adolescentes para el tráfico de drogas, robos, secuestros y asesinatos, informó la Policía Civil, que no comunicó de inmediato un balance oficial de muertos.

“Si pensamos en masacres con participación de policías fuera de servicio (operaciones ilegales de venganza), las de Vigario Geral en 1993 (22 muertos) y la de la Baixada en el 2005 (31 muertos)” se le asemejan, dijo Silvia Ramos, responsable del Observatorio de Seguridad del Centro de Estudios de Ciudadanía y Seguridad (Cesec) de la Universidad Candido Mendes.

“Pero en operaciones legales, la de Jacarezinho batió todos los récords”, agregó.

Jacarezinho es considerada una base del Comando Vermelho (Comando Rojo), la principal organización narcotraficante de Río.

Fotos que circulaban entre vecinos por las redes sociales mostraban cadáveres en diversos lugares del barrio.

A medida que el tiroteo cesaba, los atemorizados residentes trataban de ir al trabajo y reanudar sus actividades, informó un fotógrafo que dio cobertura al siniestro.

Dos pasajeros de metro, que en esa parte de la ciudad circula en la superficie, resultaron heridos y recibieron atención médica en el andén, mostró la televisión local.

Miembros de Organizaciones No Gubernamentales (ONG) defensoras de los derechos humanos acudieron a la favela y inspeccionaron junto a los vecinos las casas que fueron invadidas durante la acción policial, algunas con rastros de sangre y destrucción.

La operación se llevó a cabo a pesar de un fallo de la corte suprema que impide a la policía hacer redadas en los barrios periféricos mientras dure la pandemia del coronavirus, salvo en “circunstancias absolutamente excepcionales”.

“La policía sigue matando y diciendo que (las personas abatidas) son sospechosos de cometer delitos”, sin presentar pruebas, afirmó Ramos.

“¿Hasta cuándo la policía va a entrar a las favelas, dejar cuerpos en el suelo e irse, mientras los grupos armados se fortalecen aún más? ¿Cuál es el objetivo?”, cuestionó.

LE RECOMENDAMOS

En beneficio de la transparencia y para evitar distorsiones del debate público por medios informáticos o aprovechando el anonimato, la sección de comentarios está reservada para nuestros suscriptores para comentar sobre el contenido de los artículos, no sobre los autores. El nombre completo y número de cédula del suscriptor aparecerá automáticamente con el comentario.