El Nerdo del fútbol. 17 abril
Álvaro Saborío (de rojo) supera la marca del defensa brumoso William Quirós y vence al portero cartaginés Darryl Parker para marcar el gol 404 de su carrera. Foto: Mayela López
Álvaro Saborío (de rojo) supera la marca del defensa brumoso William Quirós y vence al portero cartaginés Darryl Parker para marcar el gol 404 de su carrera. Foto: Mayela López

Total: 404.

Con su anotación frente a Cartaginés, el sábado pasado, Álvaro Saborío alcanzó esta cifra de goles en su carrera, algo impensable hace poco más de dos años cuando anunció su retiro del fútbol profesional.

Sin embargo, tras cuatro meses de “retiro”, el delantero fue anunciado el 20 de junio de junio del 2017 como uno de los fichajes de la A. D. San Carlos, equipo que en ese momento militaba en la Liga de Ascenso.

639 días después, el oriundo de Ciudad Quesada no solo se encontraría de nuevo marcando goles en Primera División, sino que lograría algo que solamente otro costarricense había conseguido durante su trayectoria.

Hasta el 19 de marzo de este año, solo había un delantero tico con más de 400 goles en su carrera. Para ser exactos, Rolando Fonseca marcó 453, de acuerdo con el periodista e historiador Rodrigo Calvo.

Al día siguiente, el norteño concretó la primera anotación de su equipo en el empate 2-2 de San Carlos frente al Municipal Grecia para unirse a Fonseca en el Club de los 400.

Rolando Fonseca en su época como jugador del Monstruo. Foto Archivo La Nación.
Rolando Fonseca en su época como jugador del Monstruo. Foto Archivo La Nación.
De vuelta al 2017

Al momento de su retiro temporal, Sabo acumulaba 356 anotaciones. Al igual que Rolo, la mayoría de ellas llegaron fuera de nuestras fronteras.

*Dato I: Álvaro Saborío es el goleador histórico del Real Salt Lake City en la MLS con 79 anotaciones. En total marcó 98 goles contando todas las competiciones.

Dato II: Rolando Fonseca es el goleador histórico del Comunicaciones de Guatemala con 164 tantos.

Dato III: ambos integran el podio de los máximos anotadores de La Sele, Fonseca en primer lugar con 46 anotaciones en 110 partidos (0.61 goles por partido) y Saborío en tercera posición con 35 en 106 (0.33 gpp).*

*Promedio de goles por partido.

Con San Carlos en Segunda División, pocos pensaron en ese momento que el goleador volvería a romper marcas, en especial tras su fugaz paso por Saprissa, equipo con el que alguna vez pretendió llegar a las 100 anotaciones en Primera.

Menos de un año después y con un aporte de 22 goles, el jugador ayudó a los norteños a regresar a la máxima categoría, como nos explica el colega Juan Diego Villareal en esta nota.

De repente, los 100 goles en campeonatos locales estaban al alcance del atacante...

*Dato IV: Con los morados, Saborío sumó 96 goles en Primera División.*

A pesar del interés de equipos como Alajuelense y Herediano, el goleador siguió con San Carlos y llegó al centenar de goles el 11 de agosto del 2018, 17 años y tres días después de haber debutado con un doblete en la máxima categoría.

Coincidencialmente, logró este gol frente al Municipal Grecia.

Álvaro Saborío tras anotar su gol 100 en Primera

Con los Toros del Norte, Saborío ya suma 26 goles para un total de 122 goles en Primera (0.61 gpp) y, de paso, se coloca a siete de empatar a Fonseca, quien tiene 129 tantos (0.62 gpp), anotados con Alajuelense, Liberia y Saprissa.

A los 144 goles de Sabo en Costa Rica (Primera y Segunda), hay que agregar 108 de su paso por la MLS, con el Salt Lake y el D.C United, 51 en Suiza con el Sión, 14 en México con el Coyotes de Saltillo y el Monterrey B y cuatro en Inglaterra con el Bristol City.

Además de 22 goles en torneos interclubes y 10 en amistosos, también hay que sumar sus 51 goles con el uniforme patrio: 35 con la Mayor y 16 con la Olímpica.

Así es como llegamos a las 404 celebraciones de Álvaro Saborío a lo largo de su carrera, colocándose a 50 goles para superar a Rolando Fonseca como el delantero más letal nacido en Costa Rica.

“Pero ‘Nerdo’, la pregunta era si podrá superar a Rolo”, me reprocharán algunos de ustedes.

Contestar esa interrogante es un poco más complejo pero, para hacerlo de forma más objetiva, tomamos en consideración su promedio de goles por partido de este torneo, el del año pasado y el histórico para obtener el valor a usar en el cálculo.

En el Clausura 2019 el jugador acumula 10 goles en 19 partidos para un rendimiento de 0.53 gpp, mientras que en el Apertura 2018, el delantero llegó a 16 goles en 24 partidos para un promedio de 0.67 gpp.

Si sumamos estos dos números con su histórico en Primera (0.61 gpp) y dividimos entre tres obtenemos una media de 0.60 gpp.

Basándonos en que ese rendimiento se mantuviera, Álvaro Saborío tendría que disputar 83 partidos más para sobrepasar a Rolo en el primer lugar de la lista de máximos anotadores costarricenses.

Eso es el equivalente a cuatro torneos más, sin contar partidos de segunda fase en caso de clasificar.

Así definió Álvaro Saborío su gol número 100 en Primera División. El delantero llegó al centenar en agosto del 2018. Ocho meses y dos torneos después, suma 122 anotaciones. Foto: John Durán
Así definió Álvaro Saborío su gol número 100 en Primera División. El delantero llegó al centenar en agosto del 2018. Ocho meses y dos torneos después, suma 122 anotaciones. Foto: John Durán
¿Puede hacerlo?

Solo el tiempo lo dirá, aunque a sus 37 años el goleador sigue dando muestras de tener la puntería fina.

El torneo pasado el sancarleño fue el máximo goleador del certamen y en estos momentos se ubica en la segunda posición de anotadores del Clausura, solo uno por debajo del líder, Keilor Soto.

Tal vez no es tan loco pensar en que lo puede lograr.

Independiente de si lo consigue o no el delantero tiene todo el derecho para alzar la mano en la discusión del mejor delantero costarricense en la historia.

Por si fuera poco, su regreso triunfal también representa un espaldarazo a la práctica del crossfit, como nos explica el colega Esteban Valverde en esta interesante nota.

¿Quién hubiera pensando que el éxito de Sabo tendría que ver con esa disciplina?

(Video) Álvaro Saborío encontró en el crossfit el aliado para alargar su carrera