Fabrice Le Lous. 15 agosto, 2020

El síndrome del ‘burnout’ o síndrome del “quemado”, es un estrés particular asociado al trabajo. Es un estado de agotamiento físico y emocional que puede generar un sentimiento de logro reducido y hasta pérdida de identidad personal.

Según la Clínica Mayo, la entidad estadounidense de medicina e investigación, este llamado síndrome no cuenta con un diagnóstico médico, aunque algunos estudios se han preguntado si debería considerarse como una enfermedad distinta.

Algunas consecuencias del ‘burnout’ son:

--Estrés excesivo

--Fatiga

--Insomnio

--Tristeza, enojo o irritabilidad

--Abuso de drogas o de alcohol

--Complicaciones cardíacas

--Presión alta

--Vulnerabilidad a enfermedades

En Costa Rica, a raíz de la pandemia por la covid-19, miles de trabajadores se vieron obligados a hacer teletrabajo prácticamente de la noche a la mañana como medida sanitaria.

Para miles de personas, el trabajo desde el hogar se ha convertido en la nueva normalidad desde marzo. Son cinco meses de compartir la casa y la oficina en el mismo espacio, la mayoría de las veces acompañado por la familia.

Según un estudio sobre teletrabajo realizado por la psicóloga laboral costarricense Eugenia Gamboa, y el investigador en psicología laboral y estrés, Pedro Gil Monte, de la universidad de Valencia, el 18% de 802 costarricenses que participaron en la investigación, tienen ‘burnout’.

Entrevistada para un reportaje de La Nación, la psicóloga laboral Eugenia Gamboa, explicó que el resultado de la encuesta es anormalmente alto en el país.

“Este es un nivel muy alto. Normalmente, en este tipo de estudios hay de un 4% a 5%; lo más un 7% u 8% de ‘burnout’. Hay que comprender: este es el nivel de estrés más alto que existe. No es dolor de panza, no es alergia, no es que le cayó mal lo que se comió, ni que esté con malestar generalizado. Es el grado en que ya la gente está enferma”, destacó Gamboa.

De acuerdo con la Clínica Mayo, algunos factores que pueden llevar a alguien a padecer el ‘burnout’ son:

--La persona se identifica tanto con su trabajo, que pierde el balance saludable entre su vida laboral y su vida personal.

--La persona tiene cargas de trabajo muy altas, incluyendo horas extra.

--La persona trata de abarcar demasiadas tareas en su trabajo para agradar a todos.

--La persona trabaja proveyendo un servicio de ayuda o cuidado a otros, como trabajador de la Salud.

--La persona siente que muy poco control o ningún control sobre su trabajo.

--La persona tiene un trabajo monótono.

Para saber si has padecido ‘burnout’, la Clínica Mayo recomienda hacerse estas preguntas:

--¿Te has vuelto cínico(a) o crítico(a) con tu trabajo?

--¿Te “arrastrás” al trabajo y tenés problemas para empezar tus jornadas?

--¿Te has vuelto irritable o impaciente con tus compañeros de trabajo o con clientes?

--¿Te falta energía para ser productivo(a) de manera constante?

--¿Te cuesta concentrarte?

--¿Te falta satisfacción por tus logros?

--¿Te sentís desilusionado(a) con tu trabajo?

--¿Estás consumiendo alimentos, drogas o alcohol para sentirte mejor o simplemente por evasión?

--¿Han cambiado tus hábitos de sueño?

--¿Está preocupado(a) por dolores de cabeza inexplicables, problemas estomacales o intestinales u otras molestias físicas?

Si podés responder “sí” a alguna o algunas de estas preguntas, es posible que estés padeciendo o hayás padecido ‘burnout’, según la Clínica Mayo. Y se recomienda buscar ayuda profesional o cambiar de hábitos durante el teletrabajo.

En este reportaje podés encontrar un listado de consejos para mejorar tus niveles de estrés y tu relación vida laboral - vida personal durante la pandemia.

Para ayudar a los colaboradores, las empresas deben respetar los horarios durante el teletrabajo. No pedir que los empleados estén disponibles 24/7, sino contactarlos únicamente dentro de los horarios establecidos.

De acuerdo con el estudio de Gamboa y Gil, los hombres resultaron ligeramente más propensos que las mujeres a experimentar el ‘burnout’. En ellos fue 6 puntos porcentuales más común que en ellas.

Por edades, este síndrome fue mayor en personas entre los 18 y los 40 años, quienes registraron el 55% de los casos, seguidos por el rango entre los 41 y 55 años, con un 41%.

En el siguiente gráfico se explica cómo debe ser una oficina en casa ideal para prevenir el agotamiento de las personas.

Oficina en casa
Oficina en casa