Áncora

David Foster Wallace: 60 años de una literatura que muerde

El artífice de la ‘La broma infinita’ fue cronista del espíritu turbulento del fin del siglo XX. Leer su obra tanto tiempo después es, más allá de topar con un prodigio, una forma de reflexionar sobre lo poco que ha progresado la humanidad en varias décadas

Quien haya puesto un ojo sobre alguna de las líneas escritas por David Foster Wallace, sabe que su literatura está viva: muerde, araña, te revuelca y te quita el sueño por semanas al punto que, cuando piensas haber superado lo que leíste, te das cuenta que aún queda mucho por procesar.








LE RECOMENDAMOS

En beneficio de la transparencia y para evitar distorsiones del debate público por medios informáticos o aprovechando el anonimato, la sección de comentarios está reservada para nuestros suscriptores para comentar sobre el contenido de los artículos, no sobre los autores. El nombre completo y número de cédula del suscriptor aparecerá automáticamente con el comentario.