Jessica Rojas Ch.. 20 septiembre, 2017
En esta nueva propuesta Ojo de Buey presenta una entretenida variedad musical del reggae . Jhon Durán.
En esta nueva propuesta Ojo de Buey presenta una entretenida variedad musical del reggae . Jhon Durán.

Tras más de un año de trabajo intenso, el nuevo disco de la banda costarricense Ojo de Buey llegó en el mejor momento para ellos como artistas.

En el marco de su décimo aniversario, el estreno del repertorio los emociona pero les pone en el camino nuevos retos.

Su madurez espiritual, artística y personal están en un punto de equilibrio, esto ayudó para que más allá de grabar un disco dejen un mensaje que consideran de suma importancia para ellos y su público. Así nació Seguir sumando , compuesto por 12 temas originales, que estará disponible en plataformas digitales a partir de este viernes 22 de setiembre.

“Si a vos te va bien es pura motivación, rememos todos en la misma dirección”, es una de las frases más importantes del trabajo, la idea de que los costarricenses (desde cualquier trinchera) busquemos la manera de echar para el mismo saco es la que motivó al grupo.

“Este disco es un paso superimportante en nuestra carrera. Hubo un espacio de cuatro años entre Repelente pa'l dolor y este nuevo álbum. Nos llevó mucho tiempo porque nos pusimos mucho más exigentes en cuanto a la calidad”, comentó Cayeto.

El grupo se ha mantenido en la búsqueda de la mejora constante y para ello ha trabajado no solo en la producción propia sino en crear alianzas artísticas que le ayuden a lograrlo; así han aprovechado oportunidades fuera de las fronteras nacionales (como su reciente participación en el Reggae on the River, en California ) y se han abierto camino para tocar en grandes escenarios, sin olvidar su cable a tierra.

“Somos uno más de los que estamos sumando entre todos los que nos animamos a hacer música original. En lugar de sentarnos a llorar hay que buscar qué hacer para contrarrestar ciertas faltas de oportunidades con trabajo, no con comentarios nocivos en Facebook ni con serruchadas de piso”, explicó el vocalista y compositor Carlos Agüero (Cayeto), sobre el sentido de esta producción.

Sonidos y mensaje. Son tres pilares temáticos en los cuales se posan las canciones: el amor, trabajo en equipo y la consciencia social.

Desde el sencillo Jugada de pared , que fue la punta de lanza de este material, se nota la intención. La analogía de la jugada del fútbol con la vida es más que válida en la dirección que lleva esta producción.

Alejandro Chacón (guitarra), Víctor Rojas (batería), Dago Rodríguez (percusión)y Cayeto (cantante, guitarra) son parte de la banda Ojo de Buey. Foto Jhon Durán.
Alejandro Chacón (guitarra), Víctor Rojas (batería), Dago Rodríguez (percusión)y Cayeto (cantante, guitarra) son parte de la banda Ojo de Buey. Foto Jhon Durán.

Las canciones proponen un viaje por diferentes melodías y sentimientos. Más fácil y Seguir sumando son las encargadas de abrir el álbum, sus letras se encuentran muy enfocadas en la cooperación. Son fuertes en sus tonalidades gracias a la base del reggae impulsada por trompetas, saxofones, trombones y una percusión rítmica importante.

El punto más romántico se alcanza con No seas así y ¿Qué fue lo que pasó? , que son algo más relajadas en el ritmo, apenas para contar una historia de amor. Bajo esta misma onda presentan La luna cuya letra agradece la compañía del astro en la soledad.

“Se nota una gran diferencia en este trabajo. En estudio experimentamos con redoblantes y amplificadores; hubo mucha prueba y error en el proceso de aprendizaje”, dijo Cayeto sobre el trabajo de producción.

Es un disco de reggae pero con un panorama musical muy amplio. Hay influencias del ragga muy marcadas como en La razón pieza que tiene mucha más intensidad en su ritmo.

Llega el momento para darle voz a la responsabilidad y la crítica social con dos obras que muestran este sentido: No podrán y Bala sin nombre . La primera intenta hacer eco en la rebeldía juvenil desde un punto de vista positivo, mientras que la segunda hace un llamado a la valorización de la vida y pide un alto a la violencia.

“La música es un canal de desahogo muy importante, hay que saberlo usar para el bienestar de la sociedad”, explicó el compositor sobre su responsabilidad como artistas.

Ojo de Buey estrena su tercer disco: ‘Seguir sumando’
Ojo de Buey estrena su tercer disco: ‘Seguir sumando’

Una colaboración con el cantante estadounidense Eric Rachmany (de Rebelution) marca la primera pieza en inglés que graba el grupo, Flying High vuelve a presentar un roots con sentido. Para cerrar Ojo de Buey expone su parte más latina. Ven y Tu tiempo son divertidas, provocan una sonrisa con solo escuchar los primeros acordes. Incluso en la última, la salsa está muy expuesta con el aporte de los teclados, los timbales y el güiro.

Sabor en un tiempo cruel ( 2011) tiró más a lo californiano, Repelente pa'l dolor (2013) a lo jamaiquino con sabor latino. En Seguir sumando exponemos nuestra propia identidad sin dejar de lado, por supuesto, todas esas influencias que han estado presentes en nuestra música”, explicó Cayeto.

La producción. El álbum cuenta con colaboraciones muy importantes. La producción estuvo a cargo de los chilenos Daniel Guerrero y César Ibacache; también participó como productor en la canción Más fácil , el guitarrista Eliut González, de Cultura Profética.

En total 12 músicos participaron de la grabación. Víctor Rojas, James Zamora, Alejandro Chacón, Bruno Carboni, Fabián Sanabria, Federico Granados, José Pablo Chaves, Daniel Guerrero, César Ibacache, Dago Rodríguez y Carlos Agüero, fueron los encargados de musicalizar el álbum ejecutando instrumentos como guitarras, bajos, trompetas, saxofones, percusión y teclados.

El tema Ven es obra de Guerrero e Ibacache y fue un regalo a la banda. De acuerdo con Cayeto, la pieza tiene un significado muy especial ya que en principio está dedicada a los hijos de sus autores, pero desde cualquier otra perspectiva romántica que se aprecie, se puede dedicar a cualquier ser amado.

El disco físico se podrá adquirir por pedido en el Facebook de la banda: el valor es de ¢6.000 e incluye entrega a domicilio.