Música

200 años de ‘Noche de paz': Una historia de amor y fe

Fue en 1816, cuando recién terminaban las guerras napoleónicas en Europa, que un sencillo padre llenó de esperanza a un pequeño pueblo y, después, al mundo.

“Noche de paz, noche de amor”... Las primeras palabras en español del famoso villancico navideño apelan a dos grandes necesidades en tiempos de tribulación y, más allá de ser solo una canción que se dedicó a la Navidad cristiana, la pieza encierra muchas historias románticas.

VEA: 'Noche de paz' en la voz de cuatro artistas de Costa Rica

Noche de paz , el villancico más conocido en el mundo, traducido a más de 300 idiomas y que año con año se reproduce en iglesias, fiestas, hogares, festivales, conciertos y cuanta celebración haya en diciembre, nació en Austria, en 1816. Este año se cumplen 200 años desde que se crearon la letra y la música de uno de los temas más icónicos del repertorio navideño.

La lírica de Stille nacht, heilige nacht (su título original) fue obra del sacerdote austriaco Joseph Mohr, quien también era un artista reconocido en la época. Mohr era el pastor de la iglesia San Nicolás (Nikolauskirche) de la localidad de Oberndorf, Austria.

Una de las leyendas asegura que la creación fue algo accidental. Se dice que el órgano de la pequeña parroquia estaba dañado y no se podía usar para las misas navideñas.

Mohr, al ver que sus feligreses no tendrían nada para acompañar sus cánticos, ideó una nueva canción para las alabanzas durante la “misa de gallo”.

Para la composición de la música, el sacerdote pidió la ayuda de Franz Gruber, un maestro de la escuela local. La petición del clérigo era que la melodía se ajustara para dos voces (tenor y bajo), acompañadas solamente por una guitarra.

LEA: Fervor y belleza del nacimiento

Otra de las aristas importantes en su historia es que, de acuerdo con la Stille Nacht Gesellschaft (Sociedad Noche de Paz) de Salzburgo, la pieza fue creada en tiempos muy difíciles y ayudó a los fieles a encontrar algo de tranquilidad en sus preocupaciones.

“Las guerras napoleónicas (1792-1815), que causaron gran sufrimiento, habían llegado a su fin. Con el Congreso de Viena había nuevas fronteras y un nuevo orden para Europa (...). La localidad de Oberndorf estaba separada de la ciudad, el transporte de sal se vio afectado y con ello, la economía local también (...), hubo una alta tasa de desempleo y el futuro era inseguro. Fue durante estos tiempos difíciles que el cura Mohr (testigo de los acontecimientos) ideó la pieza. Así, el cuarto versículo de Noche de paz adquiere un significado especial: su texto expresa un gran anhelo de paz y consuelo”, explica la socidad en su página web oficial.

La canción se hizo para conmemorar el nacimiento de Jesús, pero se convirtió en un cántico apaciguador para los europeos.

Sin embargo –y sin registro del por qué– Noche de paz no se interpretó de manera oficial hasta la Navidad de 1818.

La primera vez que se cantó el villancico fue el 24 de diciembre de ese año y, según el propio Gruber, la pieza fue recibida con la aprobación general de todos los que asistieron a la misa en la iglesia de San Nicolás, que principalmente eran trabajadores del transporte marítimo, constructores de barcos y sus familias), según confirma la Sociedad Noche de Paz.

ADEMÁS: El villancico, en alas del tiempo

La capilla donde fue concebida la canción ya no existe, fue demolida a principios del siglo XX luego de sufrir una inundación.

Pero, para recordar el importante acontecimiento, se erigió una nueva iglesia. Esta se encuentra ubicada en el mismo lugar, su nombre es Capilla Memorial Noche de Paz. Allí también se encuentra un museo dedicado a la historia de la canción y a sus creadores.

El documento original se perdió y fue hallado de nuevo en 1995. La Sociedad Noche de Paz resguarda dicha partitura que fue firmada por el propio Mohr y reconoce que la melodía está inspirada en el folclor austriaco.

Uno de los momentos más cálidos en tiempos difíciles en la historia tiene como protagonista este villancico, y sucedió el 24 de diciembre de 1914.

La llamada Tregua de Navidad ocurrió cuando hubo un breve alto al fuego en medio de la Primera Guerra Mundial. Los soldados alemanes celebraron –a su estilo– la fiesta y comenzaron a cantar Noche de Paz. Frente a ellos se encontraban las tropas británicas y, al escuchar la entonación, respondieron el cántico en inglés. La artillería fue silenciada por el hermoso villancico. Las trincheras de la Gran Guerra se rindieron por unas horas ante el espíritu de la época.

En el año 2011, el villancico fue declarado Patrimonio Intangible de la Humanidad por la Unesco.

Más allá de estas grandiosas historias, la canción también ha sabido renovarse y encantar a grandes representantes de la música. Bing Crosby, Il Divo, Elvis Presley, Frank Sinatra y Miley Cyrus, entre muchos otros, la han interpretado, y le han dado al viejo villancico nuevas vidas.

Contagiados por el espíritu navideño y por invitación de Viva , cuatro grandes voces nacionales –muy distintas en sus géneros musicales– aceptaron interpretar el villancico Noche de paz.

Como regalo para nuestros lectores y en agradecimiento a la buena voluntad de estos experimentados cantantes, realizamos un sentido video (adjunto) con la grabación del tema.

Jessica Rojas Ch.

Jessica Rojas Ch.

Bachiller en periodismo de la Universidad Internacional de las Américas. Cubre temas de música nacional e internacional, además de informaciones de entretenimiento.

En beneficio de la transparencia y para evitar distorsiones del debate público por medios informáticos o aprovechando el anonimato, la sección de comentarios está reservada para nuestros suscriptores. El nombre completo y número de cédula del suscriptor aparecerá automáticamente con el comentario.